Como maximizar tu vida 3 - Desayuno espiritual 03 de enero de 2014. Creando Espacio para la Bendición

Creando Espacio para la Bendición

Hay una frase que utilizo mucho en nuestra iglesia - “Somos bendecidos para bendecir.” Creo que resume muy bien el porqué de la bendición según Dios. Abundancia y éxito fueron los primeros mandamientos del pacto que Él dio al ser humano. Sed fructíferos, multiplicaos, llenad, ejerced dominio... Dios no estaba refiriéndose solamente a tener descendencia, sino que hablaba de toda una vida, de un lugar de bendición y crecimiento generacional y sin fin.
Esta bendición y crecimiento tenían el mismo propósito que siguen teniendo hoy. Somos bendecidos para ser de bendición a los demás y, así mostrar la bondad de Dios con nuestras vidas.

Si queremos ser de bendición a otros, nuestra manera de pensar debe alinearse con lo que la Biblia enseña acerca de vivir bendecidos.

Es crucial que examinemos cómo entendemos la abundancia y las riquezas. Tristemente, hay muchos cristianos que no se dan cuenta de que las riquezas y la codicia no son lo mismo. La Biblia habla de estos dos temas de manera diferente porque no son lo mismo. El Salmo 35:27 dice: “Engrandecido sea el Señor, que se deleita en la prosperidad de Su siervo.”

Dios es nuestro Padre y, como cualquier padre que ama a sus hijos, Él se deleita en que Sus hijos sean bendecidos en todo, incluida su economia. Dicho de otra manera, ¡Dios desea bendecirnos porque nos ama!

Del mismo modo, nuestra actitud ante el dinero es igual de importante. La Biblia confronta continuamente nuestra actitud ante el dinero y las posesiones – las tengamos o no.
1 Timoteo 6:10 dice que “el amor al dinero es la raíz de toda clase de males.” La clave para alinear tu actitud con la bendición está en lo que pones en PRIMER lugar en tu vida. “Buscad primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33)

Lo que debes examinar dentro de tu corazón es el porqué deseas vivir una vida próspera y de bendición - ¿Cuáles son los propósitos de tu corazón? Crea espacio para recibir bendición en tu vida, comprometiéndote a entender la verdad de la prosperidad de Dios y poniendo a Su reino primero en cada paso del camino. Una vez hecho esto, decide que vas a vivir tu vida siendo bendecido para bendecir a otros.

ORACIÓN: Querido Dios, te pido que me muestres Tu voluntad para mi en el tema económico. Dame ojos para ver y oídos para escuchar la necesidad de aquellos a mi alrededor. Que sea yo Tus manos y pies, preparado y disponible en todo momento para bendecir a los demás.Creando Espacio para la Bendición

Hay una frase que utilizo mucho en nuestra iglesia - “Somos bendecidos para bendecir.” Creo que resume muy bien el porqué de la bendición según Dios. Abundancia y éxito fueron los primeros mandamientos del pacto que Él dio al ser humano. Sed fructíferos, multiplicaos, llenad, ejerced dominio... Dios no estaba refiriéndose solamente a tener descendencia, sino que hablaba de toda una vida, de un lugar de bendición y crecimiento generacional y sin fin.
Esta bendición y crecimiento tenían el mismo propósito que siguen teniendo hoy. Somos bendecidos para ser de bendición a los demás y, así mostrar la bondad de Dios con nuestras vidas.

Si queremos ser de bendición a otros, nuestra manera de pensar debe alinearse con lo que la Biblia enseña acerca de vivir bendecidos.

Es crucial que examinemos cómo entendemos la abundancia y las riquezas. Tristemente, hay muchos cristianos que no se dan cuenta de que las riquezas y la codicia no son lo mismo. La Biblia habla de estos dos temas de manera diferente porque no son lo mismo. El Salmo 35:27 dice: “Engrandecido sea el Señor, que se deleita en la prosperidad de Su siervo.”

Dios es nuestro Padre y, como cualquier padre que ama a sus hijos, Él se deleita en que Sus hijos sean bendecidos en todo, incluida su economia. Dicho de otra manera, ¡Dios desea bendecirnos porque nos ama!

Del mismo modo, nuestra actitud ante el dinero es igual de importante. La Biblia confronta continuamente nuestra actitud ante el dinero y las posesiones – las tengamos o no.
1 Timoteo 6:10 dice que “el amor al dinero es la raíz de toda clase de males.” La clave para alinear tu actitud con la bendición está en lo que pones en PRIMER lugar en tu vida. “Buscad primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33)

Lo que debes examinar dentro de tu corazón es el porqué deseas vivir una vida próspera y de bendición - ¿Cuáles son los propósitos de tu corazón? Crea espacio para recibir bendición en tu vida, comprometiéndote a entender la verdad de la prosperidad de Dios y poniendo a Su reino primero en cada paso del camino. Una vez hecho esto, decide que vas a vivir tu vida siendo bendecido para bendecir a otros.

ORACIÓN: Querido Dios, te pido que me muestres Tu voluntad para mi en el tema económico. Dame ojos para ver y oídos para escuchar la necesidad de aquellos a mi alrededor. Que sea yo Tus manos y pies, preparado y disponible en todo momento para bendecir a los demás.Creando Espacio para la Bendición

Hay una frase que utilizo mucho en nuestra iglesia - “Somos bendecidos para bendecir.” Creo que resume muy bien el porqué de la bendición según Dios. Abundancia y éxito fueron los primeros mandamientos del pacto que Él dio al ser humano. Sed fructíferos, multiplicaos, llenad, ejerced dominio... Dios no estaba refiriéndose solamente a tener descendencia, sino que hablaba de toda una vida, de un lugar de bendición y crecimiento generacional y sin fin.
Esta bendición y crecimiento tenían el mismo propósito que siguen teniendo hoy. Somos bendecidos para ser de bendición a los demás y, así mostrar la bondad de Dios con nuestras vidas.

Si queremos ser de bendición a otros, nuestra manera de pensar debe alinearse con lo que la Biblia enseña acerca de vivir bendecidos.

Es crucial que examinemos cómo entendemos la abundancia y las riquezas. Tristemente, hay muchos cristianos que no se dan cuenta de que las riquezas y la codicia no son lo mismo. La Biblia habla de estos dos temas de manera diferente porque no son lo mismo. El Salmo 35:27 dice: “Engrandecido sea el Señor, que se deleita en la prosperidad de Su siervo.”

Dios es nuestro Padre y, como cualquier padre que ama a sus hijos, Él se deleita en que Sus hijos sean bendecidos en todo, incluida su economia. Dicho de otra manera, ¡Dios desea bendecirnos porque nos ama!

Del mismo modo, nuestra actitud ante el dinero es igual de importante. La Biblia confronta continuamente nuestra actitud ante el dinero y las posesiones – las tengamos o no.
1 Timoteo 6:10 dice que “el amor al dinero es la raíz de toda clase de males.” La clave para alinear tu actitud con la bendición está en lo que pones en PRIMER lugar en tu vida. “Buscad primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33)

Lo que debes examinar dentro de tu corazón es el porqué deseas vivir una vida próspera y de bendición - ¿Cuáles son los propósitos de tu corazón? Crea espacio para recibir bendición en tu vida, comprometiéndote a entender la verdad de la prosperidad de Dios y poniendo a Su reino primero en cada paso del camino. Una vez hecho esto, decide que vas a vivir tu vida siendo bendecido para bendecir a otros.

ORACIÓN: Querido Dios, te pido que me muestres Tu voluntad para mi en el tema económico. Dame ojos para ver y oídos para escuchar la necesidad de aquellos a mi alrededor. Que sea yo Tus manos y pies, preparado y disponible en todo momento para bendecir a los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III