lunes, 8 de septiembre de 2014

Viviré En Reconciliación - Desayuno espiritual 08 de septiembre de 2014

“Vivíamos en este mundo , sin Dios y sin esperanza.  Pero ahora, unidos a Cristo Jesús por la sangre que él derramó, ustedes que antes estaban lejos están cerca”  Efesios 2:13-14.
Reconciliación es la expresión del corazón y amor de Dios hacia aquellos que han sido o están enajenados.  La reconciliación bíblica es más significativa que la unificación humanista y más poderosa que una igualdad política.  Reconciliación significa que permitimos a Dios que reemplace nuestros prejuicios personales con su perspectiva.  Soy llamado a aceptar los valores esenciales de cada creyente, entendiendo que nos necesitamos unos a otros para estar completos.
Hoy quiero moverme en ese sentir de reconciliación, comprendiendo que ya Dios se ha reconciliado conmigo a través de Jesucristo. La reconciliación demanda acercarnos en nuestra pobreza común, debilidades y pecado, de manera que recibamos las riquezas, fuerza y gracia de Dios.
Nuestra unidad y trabajo común con otros son el testimonio del poder de Jesucristo para romper divisiones y propagar su evangelio.  Debido a que Dios  me ha reconciliado hacia sí mismo a través de Jesucristo, puedo reconciliarme entonces con los que están a mi alrededor, sin tomar en cuenta sus ofensas  hacia mi.  La reconciliación comienza al conocernos, se mueve hacía la amistad y termina restaurando la hermandad en Cristo.   Es hermoso vivir en paz y unidos en la hermandad de Jesús.delicados-reconciliacion9b
Reconciliación es el compartir de la hermandad de la misma forma en que los combatientes pelean juntos.  Reconciliación es el compartir de nuestra salvación, experimentando nuestro amor y lucha contra nuestro común enemigo.  El objetivo de la reconciliación incluye a creyente y a no creyentes, al hombre consigo mismo, al hermano con el hermano, al hombre con la mujer, al esposo con la esposa, al padre con los hijos, a la iglesia con la iglesia y a los líderes con los líderes.  Este es el día para pensar en reconciliación y aún para ir más allá… hacia la reconciliación misma, porque la Biblia dice que ahora estamos unidos con Cristo por la sangre que él derramó y fue  sangre de reconciliación.
Señor, gracias por darme la reconciliación.  Cuando por mis pecados yo estaba separado, llegaste a mi vida para envolverme en tu perdón.  Hoy, quiero vivir en esa reconciliación . Amén.
Dr. Serafin Contreras Galeano

No hay comentarios: