miércoles, 24 de septiembre de 2014

la alegría de ser perdonados: Santidad y la Redención - Desayuno espiritual 24 de septiembre de 2014

09232014.mmitm.mjb
Santidad
La luz sagrada de Jesús quiere brillar en nuestros corazones.
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; sino que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Me postraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu verdad: Porque has engrandecido tu palabra conforme a tu nombre. Cantad al Señor un cántico nuevo; porque ha hecho maravillas: su diestra y su santo brazo, lo ha salvado la victoria. Envía tu luz y tu verdad: éstas me guiarán; me conducirán a tu santo monte, y a tus tabernáculos. Pero en cuanto a mí, voy a entrar en tu casa, en la multitud de tu misericordia y de tu temor me postraré hacia tu santo templo. Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor: Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.
Jesucristo es más que un profeta, un maestro, o un buen hombre. Él es el Dios-hombre, tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. Él es Dios encarnado ... Emanuel, Dios con nosotros ... el Verbo hecho carne ... el unigénito del Padre ... que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
Uno de los grandes milagros de Dios es para formar su vida en nosotros.  Sólo Él puede tomar una persona profana, limpiar y perdonar a esa persona, y la autonomía de la persona para vivir una vida santa. La santidad es para nuestro espíritu lo que la buena salud es para nuestro cuerpo. La santidad es la salubridad. Es la canción dentro de nosotros que declara: "Está bien con mi alma."
La santidad es la belleza. Es la belleza del carácter de Dios se ve en el rostro de Jesucristo. La santidad es el amor. Es la copa de la bendición del Señor de la bondad, la bondad, la gentileza y el amor que se vierte en nuestros vasos vacíos.  Llegamos a ser saludable porque es sano ... nos hace hermosos porque es hermoso ... Llegamos a ser amandos porque Él es amor.
Señor, gracias porque todo acerca de usted es bueno, puro y correcto.  Gracias porque tu camino es verdad, todos justos. Quiero seguirte en la verdad, y haced sendas derechas para mis pies. Me regocijo en su limpieza, su renovación y su presencia sanadora dentro de mí.
Redención
Jesús murió para redimir para Dios.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel; Que ha visitado y redimido a su pueblo, que se entregó por nosotros, que por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Cuanto sabéis que vosotros no fueron redimidos con cosas corruptibles, como oro o plata, de vuestra vana conversación, la cual recibisteis de vuestros padres; Pero con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación: Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús: Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual Dios se hizo para nosotros sabiduría , justificación, santificación y redención: En el cual tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.
Necesitábamos un redentor, alguien que nos recompra de la titularidad del pecado y de Satanás sobre nuestras vidas.  Jesucristo es el único que nos puede redimir de nuevo a Dios. Sólo había un precio que podría ser pagado para liberarnos, y que era la sangre derramada de Jesucristo en la cruz. El que no conoció pecado, se hizo pecado por nosotros.
Se cuenta la historia de un joven que hizo un hermoso velero de madera. Cuando terminó de crear el barco que lo llevó a un lago cercano a la vela. El niño estaba encantado con su creación y lo colocó con orgullo en el agua. El barco fue todo el muchacho había esperado que sería. Todo iba bien hasta que una fuerte ráfaga de viento sopló la casa por la ventana de los chicos llegar y salir en el lago. En unos momentos el barco se perdió.
Varias semanas más tarde, cuando el chico pasó una tienda de juguetes, se dio cuenta de un barco de vela en la ventana. Tras un examen más el chico descubrió que era su barco. "Esa es mi barco en la ventana", dijo el niño a la dueña de la tienda, "y me gustaría volver."
"Lo siento", dijo el dueño de la tienda, "pero soy propietario del barco ahora. Si usted quiere que tendrás que comprarlo ".
Cuando el niño se enteró el precio de la embarcación se fue a casa y vendió todo lo que tenía para comprar el barco de vuelta. Después de regresar a la tienda con el pago completo, el muchacho tomó el barco a su corazón y dijo: "Pequeño barco que eres dos veces el mío. Yo te hice, y yo te compré. "
Y porque Jesús nos creó y nos redimió, somos dos veces del Señor.
Señor, yo sé que no estoy sola y que me has comprado con el precio de su propia sangre. Yo quiero glorificarte. Gracias porque yo soy tu propiedad y que Satanás no tiene ningún derecho sobre mí.
Me regocijo en la libertad que tenemos en Jesucristo. Qué bendición que estoy de que me amas tanto que diste todo lo que tenías que comprarme vuelta de la esclavitud del pecado.
-

No hay comentarios: