Sólo te necesito, Señor - Desayuno espiritual 10 de noviembre de 2013

Por Roy Lessin

Sólo te necesito, Señor, cuando la primera luz del amanecer aparece en el cielo del este hasta que los últimos tonos dorados de la puesta del sol se desvanecen en el horizonte occidental. Sólo te necesito, Señor, cuando el cielo nocturno está sobre mi cabeza.

Sólo te necesito, Señor, cuando me levanto y cuando me siento, cuando salgo y cuando entro, cuando estoy tranquilo y cuando estoy activo, cuando estoy solo y cuando estoy con los demás, cuando estoy sano y cuando estoy enfermo, cuando estoy de animo y cuando estoy desanimado, cuando estoy en el camino y cuando tengo que esperar.

Sólo te necesito, Señor, cuando mis pulmones necesitan respirar, cuando mi sangre tiene que fluir, cuando mi cuerpo necesita moverse, y cuando mis músculos tienen que trabajar, y cuando la mente tiene que pensar, cuando mi corazón necesita amar.

Sólo te necesito, Señor, por el tiempo que las aves necesitan de vuelo, durante el tiempo que las ballenas necesitan el mar, por el tiempo que las nubes necesitan humedad, durante el tiempo que necesitan las flores silvestres gotas de lluvia, durante el tiempo que necesitan los girasoles al sol del verano.

Sólo te necesito, Señor, para este momento presente, para el momento en que me lleves a casa, por todos los momentos intermedios, y por todos los momentos para siempre.

En Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Hechos 17:28 NVI

Todo fue creado por medio de él y para él ... y él tiene toda la creación. Colosenses 1:16-17 NVI

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III