{Ester} Dia XII... Un año - Desayuno espiritual 16 de febrero de 2015


Leer: ester 3.7-11 / Meditar: Salmos 52.2



“En el año duodécimo del rey Asuero, en el primer mes … echaron el pur en presencia de Amán para seleccionar un día y el mes. Y la suerte cayó en el mes duodécimo … “Ester 3: 7

Un año… ¿Te das cuenta?

Los Judíos tuvieron un año para prepararse para el día de su muerte. El mes y el día para el exterminio de todos los Judíos establecido por Amán estaba a un año de distancia. ¿Te imaginas escuchar que dentro de un año, los cristianos en nuestro país del menor al mayor, los hombres, las mujeres y los niños serán todos asesinados? Me estremezco al pensar lo que debe haberse sentido al vivir con la amenaza que se cernía sobre sus cabezas durante todo un año. El estrés, la angustia… el miedo.

Una vez que la fecha fue fijada, Amán se acercó el rey Asuero con su malvado plan. Observa lo astuto y malicioso que fue Amán cuando le habló al rey Asuero sobre ese “cierto pueblo” en los versículos ocho y nueve.

En primer lugar vemos que Amán despersonaliza a los Judíos al no mencionar sus nombres, en lugar de eso se refiere a ellos como “cierto pueblo.” Hemos visto esta misma táctica en los campos de exterminio nazis de la Segunda Guerra Mundial, cuando Hitler hacía tatuar números en los brazos de los prisioneros judíos y deliberadamente excluyeron sus nombres. Los números son anónimos, vagos y no promueven las emociones… pero los nombres hacen que “Mardoqueo el Judío”, sea personal, específico y reconocible.

Amán pasa a describir cómo los Judíos están “dispersos y esparcidos en todas las provincias”, a lo largo de todas las áreas del reino del rey Asuero… un reino que incluía a Israel.

Sus costumbres son “diferentes a las de todas las demás personas”, en otras palabras no caben en el reino. Nada podría estar más lejos de la verdad. Aprendimos del Artículo de Joy este lunes, que los Judíos se asimilaron casi totalmente en la cultura persa. El propio rey Jerjes ni siquiera se dio cuenta de que su propia reina era judía.

“Ellos no obedecen a sus leyes”… si no me equivoco, ¿no era Mardoqueo, un Judío, el que protegió al rey Jerjes de un intento de asesinato por sus propios guardias personales?

“Al rey nada le beneficia”. En otras palabras, no era en el mejor interés de Amán dejarlos vivir. Recuerda, Amán era un descendiente de Agag y era descendiente del rey Agag de los amalecitas que resultaron ser antiguos enemigos de los Judíos (Éxodo 17:16, 1 Samuel 15:20 y Deuteronomio 25: 17-19). El odio tiene una historia y se transmite de generación en generación. Nadie nace con prejuicios; los aprendemos y luego nos encargamos de pasarlos a la siguiente generación.

Finalmente vemos que Amán incluso presenta la ventaja añadida que le ayudará a pagar por esta malvada acción en el versículo nueve. ¿De dónde crees que Amán planeó conseguir el dinero para pagar a los hombres que llevarían a cabo este decreto? ¡De los propios Judíos, por supuesto! Amán planeaba saquear las casas y negocios de todos los Judíos que serían asesinados, embolsarse algo para sí estoy segura, e incitar al rey con el resto.

Nota que a pesar de que Amán era un orador de verdades a medias, un engañador y finalmente un completo mentiroso, él no era mudo. Mediante el uso astuto y mañoso de sus palabras, Amán fue capaz de convencer al rey Asuero de poner este horrible plan en acción.

Pero recuerda, lo que Satanás planea para el mal, Dios lo usa para el bien.

Aunque este decreto fue inconcebiblemente malvado, Dios lo usó para unir a sus hijos. A pesar de lo que afirmó Amán, tal vez los Judíos se habían asimilado demasiado bien en la cultura persa. Tal vez, sólo tal vez Dios estaba permitiendo que esto sucediera, para que sus hijos recordaran quiénes eran, cómo los había librado del mal en el pasado a través de su dependencia a Él, ellos una vez más vuelven a Él.

Creo que todas nosotras en un momento u otro tendremos “Amans” en nuestras vidas. Las personas que hablan mentiras sobre nosotras, nos odian por lo que representamos, los hombres o las mujeres que son prejuiciosos contra nosotros por una razón u otra, e incluso a veces van a idear “decretos” para hacernos daño. Pero no te desanimes mi querida amiga, aunque en esta vida vamos a tener aflicción, Jesús nos recuerda en Juan 16:33 que ¡Él ha vencido al mundo!


Creo que es hora de que Sus hijos se unan una vez más, se mantengan firmes en Su Palabra, orando con nuestros corazones por un mundo que no lo conoce y con fe confiar en Él en los días duros sabiendo que Él está trabajando.



Nuestras vidas son muy parecidas a Esther, aunque no lo podamos ver, sin embargo, sabemos que Él está con nosotras, trabajando en y a través de todos los diferentes eventos de nuestras vidas. Nada es por azar.

Querida amiga, yo no sé qué “Amans” tienes en tu vida ahora mismo, pero sí sé esto, Dios puede traer crecimiento de tu dolor. Aunque puedas sentirte invisible, Él te ve justo donde estás. Justo cuando tu “enemigo” parece tener la sartén por el mango, pon tu confianza en Dios y date cuenta de que el día señalado para tu destrucción puede ser en realidad el día de tu liberación. ¡Insiste, persevera y busca Sus huellas digitales en tu vida!

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III