Desayuno espiritual 01 de agosto de 2014 - Plenitud de la Alegria

 Por Roy Lessin

Disfruto de golf, pero lo disfruto mucho más cuando estoy jugando un partido de golf con un amigo. Tener la compañía de un amigo en el campo de golf cambia todo para mí. Cuando llegué a un buen tiro o hacer un putt largo, me resulta más agradable cuando un amigo comparte el momento conmigo (incluso los tiros malos son más fáciles de soportar cuando un amigo comparte su dolor).

¿Qué te gusta? ¿Qué tal un día en la playa o una caminata en las montañas? ¿Quieres multiplicar tu alegría? Pasar el día con alguien que amas.

Cuando yo era niño, mi padre me llevó a visitar Palm Springs. Recuerdo disfrutar tantas cosas sobre Palm Springs, no sólo porque me gustaba el desierto, sino porque me encantaba estar con mi padre en el desierto. Era mi profundo disfrute de estar con él, que hizo Palm Springs tan agradable para mí.

La Biblia nos dice que Dios nos ha dado todas las cosas ricamente para disfrutar ( 1 Timoteo 6:17 ), sin embargo, el gozo que Él tiene para nosotros es aún más profunda. Él no sólo quiere que disfrutemos las cosas que Él nos da.  Él  también quiere que experimentemos la alegría en su máxima medida ( Juan 15:11 ). no solo para recibir las bendiciones que Dios da, y tener disfrute, sino,  que el tener a Dios mismo, nos trae más de disfrute, trae plenitud de gozo. 

Plenitud de alegría significa tener su presencia en medio de todas las bendiciones que Él nos da.

Compartir una comida con un amigo cercano trae gran placer, tener a Jesús contigo a cada momento, como una maravillosa compañia, te trae plenitud de gozo; tener un golpe de viento fresco a través de tu cara en un día de verano caliente, es el disfrute para que el viento refrescante del Espíritu Santo se mueva en tu corazón y traiga plenitud de gozo; caminando por un jardín de flores trae el disfrute, para caminar a través de un jardín de flores con el que creó las flores, trae plenitud de gozo; para relajarse por una corriente que fluye tranquila trae el disfrute, a unir al yugo reparador de Jesucristo trae plenitud de gozo. Es como si Dios nos está diciendo, "Las alegrías que vienen de las bendiciones que te doy sólo puede ir tan lejos, ya que vienen  de mí,  pero no son yo .Quiero que te permitas disfrutar de lo que te doy, pero aún más, yo quiero que Me tengas -Mi vida, mi amor, mi presencia. Estes Conmigo, en Mí, y solamente en mí es  que vas a conocer la plenitud de la alegría que quiero que tengas. "

Me enseñarás el sendero de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra hay placeres para siempre. Salmo 16:11 NVI

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III