Viviendo en casas sin hogar


Muchas personas viven en una Casa pero no en un Hogar. Dios te introdujo a una Casa para que la transformes en un Hogar. Y lo que le da  sentido a un verdadero Hogar es Dios; de otra manera nunca podrá formarse un Hogar. El que una casa se convierta en una cárcel o en un Hogar no depende de Dios o del diablo, sino de cada uno de nosotros como miembros de una familia. Nosotros creamos los ambientes. La atmosfera que reine en una casa es producto de los que viven en ella.
Y los príncipes se airaron contra Jeremías, y le azotaron y le pusieron en prisión en la CASA del escriba Jonatán, PORQUE LA HABIAN CONVERTIDO EN CARCEL. Jeremías 37:15
Cuantas casas en vez de ser un hogar las han convertido en cárcel. Y el peor error es creer que es el enemigo el que lo ha hecho cuando en realidad somos nosotros los que le damos lugar tanto a lo bueno como al malo. Hasta este día en que has convertido tu casa, en un hogar o en una cárcel? Muchos hijos toman la decisión de irse de casa a temprana edad por causa de que sus padres han hecho de lo que era un hogar una cárcel.
Hay casas las cuales anuncian lo que va a ser la tercera guerra mundial porque viven peleándose unos con otros y cada cual vela por si mismo en vez de trabajar en equipo y luchar por consolidar un hogar en unión, armonía, paz y amor; prefieren dejarse llevar por la competencia, envidia, celos, criticas y todo lo que lleva a la quiebra a una familia.
Incluso hay hermanos de sangre que ni se hablan por problemas que tuvieron cuando eran jóvenes y ha pasado el tiempo y en vez de perdonar viven con un odio en sus corazones que los consume y que los está enfermando poco a poco. Días pasados conversaba con un hermano al cual le decía: la paz, armonía y regocijo que reine en tu hogar no va a ser producto de los demás sino de ti.
Cuanto queremos que nuestra pareja no sea criticona, burlona, altanera; que nuestros hijos no sean malcriados, groseros, desobedientes pero, ¿estaremos nosotros creando ambientes y atmosferas de paz? o ¿estaremos siendo esclavos de guerras que llevan poco a poco a la destrucción de un hogar? Todos tenemos una imagen clara del lugar en donde nos criamos; muchos con malos recuerdos pero otros con buenas experiencias; la pregunta es; que estas construyendo en tu casa? ¿Un hogar o una cárcel?
Es mas déjame decirte que, nunca en tu casa va a reinar algo que no haya dentro de ti; muchos quieren que haya armonía, que cesen las peleas, los roces, iras y contiendas pero dentro de ellos están llenos de toda clase de mal; por el contrario sucede si dentro de ti hay bien lo que saldrá  a través de ti serán cosas buenas.
Te has empeñado hasta este día en construir un hogar? o en simplemente formar una casa mas de las miles que hay en el mundo llenas de contiendas, inseguridad y confusión? Hoy es el día en el cual debes detenerte y empezar a construir un hogar; ya basta de ser esclavos de los ambientes de amargura, tristeza, disensión y guerra; es tiempo de solidificar nuestras familias en un hogar lleno de toda riqueza de paz, amor y gozo por el Espíritu Santo de Dios que habita dentro de nosotros y nos capacita día con día para ejercer el papel que debemos realizar aquí en la tierra.
Y como convertimos una casa que se ha vuelto en una cárcel en vez de un hogar? El primer paso es darle lugar a Jesús. El segundo es perdonar y pedir perdón. El tercero es alinearnos a su palabra. Y el cuarto es levantar un  altar de oración diaria.
Por Guía del Espíritu Santo

Carlos y Chantalle Villarreal
Pastores y Evangelista,  Miami FL  USA

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

El camino a Jerusalen: En el Camino al calvario Nº 1

{Ester} Dia XVII...Decir “sí” en el aquí y el ahora - Desayuno Espiritual 02 de marzo de 2015