lunes, 31 de enero de 2011

Cada día merece una oportunidad


Pastor Max Lucado

Saboteamos nuestro día, lo programamos para el desastre acarreando los problemas de ayer y asumiendo las luchas de mañana


Ya no cuentas con el ayer. Se desvaneció mientras dormías. No existe. Te quedaría más fácil volver a juntar una bocanada de humo. No puedes cambiarlo, alterarlo ni mejorarlo. Las acciones mediocres no permiten una repetición de la jugada. La arena del reloj no se desliza hacia arriba. La segunda mano del reloj se niega a ir en sentido contrario. 

El calendario mensual se lee de izquierda a derecha, no de derecha a izquierda. Ayer ya pasó.

Todavía no tienes el mañana. A no ser que aceleres la órbita de la tierra o convenzas al sol de salir dos veces antes de ponerse una vez, no puedes vivir mañana, hoy. No puedes gastar el dinero de mañana, celebrar los logros de mañana ni resolver los acertijos de mañana. Únicamente tienes hoy. Este es el día que ha hecho el Señor. Vívelo. Debes estar presente en él para ganar. No agobies hoy con los pesares de ayer ni lo agries con los problemas de mañana. ¿Acaso no tendemos a hacer justamente eso?

Le hacemos a nuestro día lo que yo hice una vez que salí a montar una bicicleta. Mi amigo y yo emprendimos una excursión larga en el campo. A contados minutos de iniciar el viaje empecé a cansarme. A la media hora mis muslos estaban doloridos y mis pulmones parecían los de una ballena desorientada en la playa. Apenas podía impulsar los pedales. Aunque no soy un contendor en el Tour de Francia tampoco soy un novato, pero ese día me sentí como uno. Después de cuarenta y cinco minutos tuve que bajarme de la bicicleta y recuperar el aliento. Ahí fue cuando mi compañero se dio cuenta del problema. ¡Los frenos estaban rozando con mi rueda trasera! El agarre del caucho contrarrestaba cada pedaleo, y el recorrido estaba destinado a ser espinoso.



¿No hacemos lo mismo? La culpa ejerce presión por un lado. El pavor se encarga del otro. Con razón vivimos tan cansados. Saboteamos nuestro día, lo programamos para el desastre acarreando los problemas de ayer y asumiendo las luchas de mañana.Remordimiento por el pasado, ansiedad por el futuro. No le estamos dando un chance al día.

¿Qué podemos hacer al respecto? Esta es mi propuesta: Consultemos a Jesús. El Anciano de días tiene algo que decir sobre nuestros días. Aunque no emplea el término día con mucha frecuencia en las Escrituras, las contadas veces que lo usa nos proveen una fórmula estupenda para optimizar con excelencia el manejo de cada uno de nuestros días. Satura tu día en su gracia. «Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lucas 23.43). Encomienda tu día a su cuidado. «El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy» (Lucas 11.3). Acepta su dirección. «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame» (Lucas 9.23). 

domingo, 30 de enero de 2011

Un bello sueño.....

Salmo 23


Salmo 23

El Señor es mi *pastor, nada me falta; 

2 en verdes pastos me hace descansar. 

   Junto a tranquilas aguas me conduce; 
3 me infunde nuevas *fuerzas. 
   Me guía por sendas de *justicia 
      por amor a su *nombre.

   4 Aun si voy por valles tenebrosos, 
      no temo peligro alguno 
      porque tú estás a mi lado; 
   tu vara de pastor me reconforta.

   5 Dispones ante mí un banquete 
      en presencia de mis enemigos. 
   Has ungido con perfume mi cabeza; 
      has llenado mi copa a rebosar.

   6 La bondad y el amor me seguirán 
      todos los días de mi vida; 
   y en la casa del Señor 
      habitaré para siempre.

sábado, 29 de enero de 2011

"¿Ha expirado su expectativa"

Por John Maxwell

Las decisiones deberían ser hechas en base a la evidencia y sonar razonables, no durante momentos de marea emocional alta.

Limitar nuestras vidas a las experiencias pasadas es engañamos a nosotros mismos y no desarrollar nuestro potencial aumentando nuestras posibilidades de éxito.
Mi amigo Joe Sawyer cuenta una tierna historia acerca de un muchachito que un día estaba pescando. Un anciano que pescaba cerca se dio cuenta que el niño estaba teniendo bastante éxito en su trabajo. Lo más llamativo no era la cantidad de pescados sino lo que hacía una vez que los traía con éxito a la tierra. El muchacho tomaba cada pescado en su mano y lo medía. Si el pescado era más largo que su mano, lo tiraba de nuevo al agua. Sólo se quedaba con los pequeños.

Finalmente la curiosidad motivó que el anciano fuera hasta donde estaba el muchacho y le preguntara: "Hijo, ¿por qué te quedas con los pequeños peces y tiras los grandes al agua?" El jovencito contestó: "No puedo quedarme con los grandes, '¡tengo una fuente que mide solamente veinte centímetros!". Me temo que hay muchas personas que se achican porque se limitan a una fuente de veinte centímetros. ¡No piensa en más grande, no ven más, no actúan para más, no esperan más! En lugar de expandir sus horizontes aumentando sus expectativas, reducen su potencial achicando sus esperanzas.

Demasiadas personas fracasan en darse cuenta que sus expectativas limitan la altura de sus futuras posibilidades. Es imposible lograr el éxito si no lo esperamos.

Muchas personas no reciben milagros en sus vidas porque sus "expectómetros" han expirado. Una vez tuvieron sueños; ahora tienen dudas. El futuro se veía brillante; ahora se ve borroso. Los mejores días por venir se han nublado por los amargos días del pasado. Están en problemas. Si esto le ha sucedido a usted, revitalice su "expectómetro" adoptando los siguientes principios:


1. Su vida debe estar influenciada por sus expectativas, no por su experiencia

Las vidas de las personas con frecuencia están guiadas por alguna experiencia dramática del pasado. Trágicamente, no han ganado ningún territorio nuevo porque son prisioneros de problemas pasados. Con frecuencia comentan, "Lo intenté aquella vez y fracasé", o "No puedes enseñar a un viejo perro, nuevos trucos" o "Siempre se hizo así". Estos individuos han cometido un terrible error al creer que las cosas nunca cambian y que la experiencia es el mejor maestro: da la prueba primero y la lección después. .

Limitar nuestras vidas a las experiencias pasadas es engañamos a nosotros mismos y no desarrollar nuestro potencial aumentando nuestras posibilidades de éxito. Mark Twain dijo: "Si un gato se sienta en una pava caliente, nunca más se sentará en una pava caliente. Por supuesto, tampoco se sentará en ninguna que esté fría". Olvide sus fallas pasadas y comience a extender sus expectativas para mañana.


2. Su vida debe ser influenciada por sus expectativas, no por los ejemplos ajenos.

Todos tenemos a alguien a quien admiramos. Por momentos es una tentación el tratar de imitarlos. Por eso, siento que es importante para nuestro país producir héroes que vivan por los principios cristianos. Se ha preguntado últimamente: ¿Dónde se han ido todos los héroes buenos?" El peligro de modelar nuestra vida imitando otras es que con demasiada frecuencia olvidamos que ellos son humanos. Sus pies están hechos de arcilla, y son susceptibles de fracasos tal como nosotros.

Sus valles posiblemente podrían transformarse en los suyos. Sus caídas podrían limitar el ascenso suyo a la cima de la montaña.


3. Su vida debe ser influenciada por sus expectativas, no por su optimismo

Los estados de ánimo de las personas varían en gran proporción. Por momentos durante un estado de gozo y felicidad, hay decisiones que se hacen que no son del mejor interés de la persona. Las decisiones deberían ser hechas en base a la evidencia y sonar razonables, no durante momentos de marea emocional alta. Sus emociones son creadas por demasiados factores inestables en su vida. El mundo es dirigido por personas que no "lo sienten así". No hay otra área en su vida que revele más su disciplina que su habilidad para conquistar sus estados de ánimo y descansar fuertemente sobre sus expectativas.

Tómese un momento para inspeccionar su expectómetro.

Sus expectativas no deben estar basadas en lo que usted es hoy, sino en lo que espera llegar a ser algún día. Su expectómetro debe ser energizado, porque es la llave que abre la puerta de muchos milagros. La Palabra nos enseña que "no tenemos porque no pedimos" (Santiago 4:2). La mayoría del tiempo usted no pide porque no tiene expectativas. Sus peticiones aumentarán en coraje a la medida de que sus expectativas aumenten. En otras palabras, energice su expectómetro y espere ganar.

viernes, 28 de enero de 2011

El BEEEP de las buenas decisiones (5 claves para tomar buenas decisiones en medio de situaciones difíciles)

En nuestra vida nos enfrentamos a muchas decisiones. De hecho, tomamos decisiones todos los días. Decisiones que van desde que ropa ponernos en la mañana hasta otras tan importantes como con quien nos casaremos nos desafían a tomar la mejor opción dentro de la luz y la información con la cual contamos en ese momento.
Si queremos vivir como cristianos muchas de esas decisiones nos van a desafiar y algunas  veces entrarán en conflicto con lo que creemos.

¿y tú? ¿cómo tomas tus decisiones? Aquí te presento una idea que te puede servir a recordar en 5 puntos las claves para tomar buenas decisiones:
B (buscar)
E (escuchar)
E (examinar)
E (evaluar)
P (pensar)

Es decir, cuando estés frente a una decisión haz un BEEEP (biiip - ¡el sonido de alarma te puede salvar en alguna situación!)

¿qué significan cada uno de esos pasos? Veámoslo en detalle a continuación.

El BEEEP de las buenas decisiones

1.     BUSCAR en relación a lo que dice la Biblia

Antes de cualquier paso, debemos buscar si en la palabra de Dios si existe algún lineamiento que nos pueda traer luz en relación a esa situación en específico que estamos enfrentando. Lo ideal es que este paso sea mentalmente, es decir, tener en nuestra mente una “base de datos” importante de conocimiento bíblico. Con eso solo nos bastará hacer un “Google-mental-bíblico”

Si aún no tenemos claridad de que es lo que dice la Biblia, será bueno acercarse a alguien que tenga más experiencia en esta área (un pastor, anciano de tu iglesia, líder de jóvenes, un amigo estudioso de la biblia, etc).

De todos modos es un buen desafío que a partir de hoy comiences a leer mucho más la Biblia. Es aquí donde podemos encontrar luz para nuestro caminar. Comienza tal vez con alguno de los primeros libros del nuevo testamento.
Ten en cuenta lo que dice 2 Timoteo 3:16-17

Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra. (NVI)

Tal vez no podremos encontrar respuesta textualmente específica para la decisión a la cual nos estamos enfrentando (por ejemplo que tipo de música escuchar o si debo o no ver alguna película) ya que la Biblia fue escrita en una época distinta a la nuestra, pero si podremos encontrar lineamientos generales dentro de lo que Dios quiere para nosotros.
Recuerda siempre que la Biblia la debes interpretar en su contexto y no solo desde tu paradigma o forma de pensar.

2.     ESCUCHAR la voz del Espíritu Santo en ti

El Espíritu Santo nos puede hablar de distintas manera:
-       El Espíritu nos habla cuando oramos (Hechos 13:1-3)
-       A veces pone un fuerte deseo de hacer o no hacer algo (Filipenses 2:13)
-       También Dios nos puede guiar de maneras más extraordinarias: Profecías -- Ej. Ágabo (Hechos 11:27-28; 21:10-11), Sueños --(Mateo 1:20), Visiones -- Imágenes mentales (Hechos 16:10), Ángeles--(Génesis 18,Mateo 2:19,Hechos 12:7), Voz audible --(1 Samuel 3:4-14)
Es muy importante que no confundamos la voz del Espíritu con nuestra propia voz. ¿cómo se logra eso? Primero que nada teniendo una comunión continúa con el Espíritu Santo y contrastando el mensaje con la verdades bíblicas. Recuerda: nunca la voz del Espíritu va a contradecir la palabra escrita de Dios.  También para esto podemos hacer algunas preguntas “filtro” como las siguientes: ¿Promueve el amor?, ¿Edifica, exhorta y consuela?( 1 Corintios 14:3)¿Trae la paz de Dios? (Colosenses 3:15)


3.     EXAMINAR la intención de tu corazón
El otro paso para tomar buenas decisiones es examinar la intención de tu corazón . Mira lo que dice Mateo 6:1-4  1 »Cuídense de no hacer sus obras de justicia delante de la gente para llamar la atención. Si actúan así, su Padre que está en el cielo no les dará ninguna recompensa. 2 »Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies al son de trompeta, como lo hacen los *hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente les rinda homenaje. Les aseguro que ellos ya han recibido toda su recompensa.3 Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha,4 para que tu limosna sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.
No debemos olvidar nunca que Dios evalúa la intención de nuestro corazón. No lo externo, no lo que mostramos a los demás.
Aquí te puedes hacer algunas preguntas frente a la decisión que estás tomando ¿qué quiero lograr con esto?¿Hay alguna intención “sub-terranea” que me esta movilizando?¿Estoy tratando de autoconvencerse de que mi intención es buena cuando, en realidad, yo sé que no es así?

Hay veces que tratamos  de engañarnos a nosotros mismos, sin embargo, en el fondo nosotros sabemos cuando algo no es verdad. Podemos engañar a todos pero no podremos engañar a Dios ya que el ve nuestro corazón.


4.     EVALÚAR si el resultado de esta decisión te lleva a:
¿El resultado de lo que estás apunto de hacer en que dirección te lleva? Puedes analizarlo con estas tres preguntas:
a)     ¿Mejora tu camino a ser más como Cristo?
b)    ¿Estanca tu camino a ser más como Cristo?
c)     ¿Te hace retroceder en tu camino a ser más como Cristo?

Recuerda lo que Pablo nos dice en Efesios 4:13 De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.
Nuestra meta es llegar a ser como Cristo. Lo que vas a hacer ¿te ayuda a alcanzar esa meta?

5.     PENSAR si esta decisión afectará positiva o negativamente a los que te rodean
Finalmente debemos pensar en los demás. Sobre todo debemos tener en cuenta a aquellos que están comenzando en el camino de Cristo y que nos rodean o están observando lo que yo hago. (Romanos 14:13-15). No se trata aquí de tratar de quedar bien con todos. De hecho, la mayoría de las veces que decidamos por Cristo vamos a tener oposición de otros. ¡Y esto inclusive puede ser consecuencia de una buena decisión!
Lo que estamos diciendo aquí es que nuestra decisiones deben ayudar a que otros también conozcan de Jesús. Si te das cuenta que con tu decisión no estarás sumando a eso, entonces tal vez es momento de detenerse.

Conclusión:
Después de estos pasos viene la gran pregunta ¿estás realmente dispuesto realmente a que Jesús gobierne en tus decisiones  Si no es así ninguno de estos pasos te ayudará ya que en el fondo de tu corazón no estás queriendo vivir como Cristo. La invitación sin embargo está abierta. El camino de Dios es el que a la larga traerá mejores beneficios para tu vida. El quiere que lleves una vida de abundancia y de buenas decisiones.

Recuerda, cuando te encuentres frente a otra decisión ¡haz un BEEEP!

jueves, 27 de enero de 2011

CRUZA TU MAR!

Por Diana Carolina Mendoza Corrales

Algo muy común y trascendental, en nuestro diario vivir, para quienes estamos buscando la intimidad, el secreto y profundidad de la amistad con Dios, es el encontrar la guía y sabiduría del SEÑOR, para hacer su perfecta voluntad en nuestras vidas.

De ello surgue una válida pregunta... Como conozco la perfecta voluntad de Dios para mí, como sé que camino en ella y que es Dios, el que me guía???

Son muchas las veces que yo misma me he hecho estos interrogantes, pero también surge una realidad, y esta radica en que Dios es quien se revela a nuestras vidas, nadie busca primero a Dios, él hace el llamado a nuestro corazón y cuando se dá en nosotros una aceptación incondicional, surge el deseo de buscarlo, de anhelarlo y necesitarlo. Cuando esa expectativa y urgencia de él llega a  nuestras vidas,  buscamos afanosamente conocerlo, entonces, él se deja encontrar, nos habla al corazón y podemos escuchar su voz, habrá veces que su voz será tan audible en tu vida que no la podrás evadir.

La marca que deja Dios en ti, cuando estas a su encuentro es ideleble, querrás disimularla o mostrarla, pero el mísmo se encargará de hacerla visible y no habrá nada que puedas hacer para ganar su favor y transmitir su toque a otros, a través de tu vida, en medio de tus imperfecciones.

Pero para que ello se dé, tiene que haber las circunstancias adecuadas, para que la amistad se desarrolle y crezca, y de esta manera  podrás ver la gloria de Dios, permitiendo que otros la puedan ver a través de ti. Una  de las más importantes de esas circunstancias, es la de un corazón dispuesto a recibir del amor, la palabra y la transformación del Señor.

Decir adiós a las excusas, los peros se fueron, solo estar dispuesto a creer y obedecer, como la máxima verdad, la palabra de Dios. Como una bendición, como la puerta y el medio por excelencia para tu liberación, restauración y plenitud.

Que te motiva a buscar a Dios????? realmente quieres experimentarlo en tu vida y amarlo por encima de todas las cosas, entregarle tus pensamientos, sentimientos, expectativas, temores, cuerpo, comodidades, logros, belleza y encanto, entre otros, para que el sea el SEÑOR de tu vida???, o quieres experimentarlo solo para esperar de él, lo que tu deseas de él, sin compromisos, sin rendición???? cosas...cosas..cosas.. Dios al servicio de la humanidad!!!

Quieres casarte, tener un buen trabajo, realización personal, familiar, emocional, economica y  social, lo quieres conseguir a cualquier costo, y mejor si es Dios quién me lo da! Pero hasta ahi. No me interesa la segunda parte de la historia.

Buscarlo, si claro. Yo oro, voy a la iglesia, leo la biblia, ayudo a los demás, no es eso buscar y amar a Dios?, dices, yo creo en Dios! soy cristiano. Pero cuando él te pide que le entregues todos tus sueños, planes y quereres, para amarlo a él y depender de él..estas dispuesto??? Aunque te diga que a cambio de lo que tu le entregas, él te dará mucho más, de lo que tu siquiera puedas imaginar, o en el sueño más alocado soñar!!!!!

Es cuando recuerdo la situación de los israelitas que muestra el cápitulo 14 de Éxodo.

Dios les está diciendo que salgan de la esclavitud de Egipto, que dejen de ser mozos, dependientes,subyugados, unos "Don Nadie", para ser llevados de la mano de Dios, con sus ojos, su nube y su Ángel a la tierra que fluye leche y miel, donde ellos serán sus propios amos, y no serán serviles con nadie, donde el único que tendrá dominio sobre ellos será el mismo Espiritu de Dios, que privilegio!!!, pero lo increíble, ellos no lo valoran, lo menosprecian, ahhh eso si, pero cuando vinieron las dificultades. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia..jejeje


Mientras escucharon la dulce voz de Dios estaba todo bien, las cosas se ajustaban a su conveniencia, cuando les tocaba creer y despojarse de sus miedos y limitación para confiar en un Dios Grande, ya que se encontraron en medio de un mar inmenso, donde no había lugar para bordearlo y lograr escapar de los hermosos y sofisticados armamentos  de última tecnología militar de Faraón, con sus soldados, super dotados para circunstancias militares extremas. Que momentos tan cruciales y determinantes para decidir confiar en Dios!!!, para ir hacia lo que no veo, o cuestionarme y aceptar la duda, permitiendome pensar que probablemente nos trajo hasta aquí para abandonarnos en pleno desierto, como derrotados, pasando por la vergüenza de haberte creído y resulta que no era un Dios real y Todopoderoso, sólo para hacernos ver ese mar de "nadas", restregándolo en nuestras narices, ante lo cual preferirían morir en Egipto, por que allá si que habían tumbas y piramides, wow!!!! casas de lujo, mejores que las nuestras y muchas de nuestra época para los muertos!!!!. Prefiriendo las comodidades de Egipto y me pregunto cuales eran?????


Sin saber a que Dios tenían y en el que habían creído, sin tomarse un momento para adorarle y preguntarle sobre sus planes, olvidando que él espera nuestro bienestar y nos ama con Amor eterno, la biblia dice que clamaron ante Moisés, y este ante el SEÑOR, ah pero clamaron , osea pidieron no??? entonces....


Me dió inquietud esa situación, de que los Israelitas y Moisés habían clamado, pero la actitud no era de reconocimiento de la gloria de Dios, ni de reverencia o de búsqueda de su voluntad, y fue cuando encontré en el diccionario de la Real Lengua Española la palabra Clamar, y miren lo que encontré. 
Clamar:Quejarse, dar voces lastimosas, pidiendo favor o ayuda.


No nos quejemos ni reneguemos delante del SEÑOR, por que no veamos sus respuestas y salidas a nuestras peticiones de la forma que nosotros creemos debe ser, tengamos presente que el es DIOS de imposibles, y ninguna circunstancia limitará su poder, el es tan creativo, que no actuaría de manera obvia, por que limitaría su talento. Déjate sorprender de su Salvación y maravillas!


Los "Don Nadie" en la tierra de los "NO Sé Donde", son conformistas, prefieren tener mentes limitadas, como todo el mundo lo hace, no es tan bueno pero....es que sino no, no estoy en el parche....prefiero seguir buscando satisfacción y amor, aunque no lo encuentre y sinceramente se que no lo encontraré, pero me parece un poco más fácil eso, resignarme como lo hacen todos, que tirarme  a lo desconocido en los brazos de Dios y esperar lo mejor, la excelencia... es que no veo nada!!!!, .....ah ahora sí que te entiendo,dices, ya veo por que hablas de los israelitas, me estas diciendo que como ellos salían de un lugar donde no tenían expectativa de nada, pero tampoco se les exigía mucho, por que ya sabían lo que vendría....estoy igual, lo que me rodea y me limita es un mar tan grande, un profundo abismo de "nadas" e imposibles.

Pero esta es la Buena Noticia para ti hoy, aún allí, Dios llegó, y es precisamente a donde él nos quiere llevar, a encontrarnos, enfrentarnos y rodearnos, de lo que no podemos, no vemos y no nos sacia, para hacer su despliegue de poder, si lees el cápitulo completo, te darás cuenta que fué Dios quien diseñó el plan, de que ellos quedaran en esa circunstancia, para que tuvieran que decidir entre tener que pelear, enfrentarse o rendirse a Faraón, o confiar plenamente en la Salvación del Señor.... o..... quizás, tirarse al mar.....jejejjeeje ;)

Mientras los Egipcios creyeron que ya tenían atrapados y rodeados a los israelitas, ah.... por que ahi que aclarar!!!, no iban con la intención de matar a los israelitas, noooooooo!!!, la idea era devolverlos a la sumisión de Egipto, y así mantenerlos derrotados, a su servicio y explotación para no dejar que ellos vieran la luz de la Gloria de Dios.

Decide!!!!! Prefieres ver el despliegue de fuerza y poder en las delicadas y sabias manos de tu Redentor, y ver como no te ofrece que rodees y consientas la "nada" en tu vida, sino que en medio de lo imposible el se abre paso, para transfomarlo en algo posible y glorificarse en ti,  darte la vida y la satisfacción que solo él puede dar y vivir así en la paz que produce estar envuelto de su perfecta voluntad.!!!!
Abrazos.

Abigail ;)


Entonces le reclamaron a Moisés:—¿Acaso no había sepulcros en Egipto, que nos sacaste de allá para morir en el desierto? ¿Qué has hecho con nosotros? ¿Para qué nos sacaste de Egipto?.

Ya en Egipto te decíamos: "¡Déjanos en paz! ¡Preferimos servir a los egipcios!" ¡Mejor nos hubiera sido servir a los egipcios que morir en el desierto!—No tengan miedo —les respondió Moisés—. 

Mantengan sus posiciones, que hoy mismo serán testigos de la *salvación que el Señor realizará en favor de ustedes. A esos egipcios que hoy ven, ¡jamás volverán a verlos!. Ustedes quédense quietos, que el Señor presentará batalla por ustedes. 

Pero el Señor le dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha!. Y tú, levanta tu vara, extiende tu brazo sobre el mar y divide las aguas, para que los israelitas lo crucen sobre terreno seco.          Éxodo 14.11-17

miércoles, 26 de enero de 2011

Aprender a esperar con confianza

Dios tiene planes para nosotros, pero a veces nos hace detenernos para cambiar                     nuestros corazones.


Las lecciones son parte de la vida que nunca acaban. Aunque la educación formal llegue a su fin, nunca dejamos de aprender lecciones vitales. Las verdades que Dios nos enseña afectan el desarrollo de nuestro carácter, las decisiones que tomamos, y nuestro estilo de vida. Su influencia trasciende nuestra vida terrenal, hasta la eternidad.

Una de las lecciones más difíciles en cuanto a la fe que aprenderemos en esta vida, es esperar en el Señor. Quizás usted está enfrentando ahora una decisión crítica y no sabe qué camino tomar. O tal vez ha estado orando por un asunto, pero Dios no le ha respondido. ¿Se trata de una situación difícil o dolorosa que le está consumiendo?
En esos momentos, lo único que queremos es tener dirección o alivio inmediatos, pero Salmo 27.14 dice: "Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová". Esperar en el Señor significa mantenernos en nuestras circunstancias o condiciones presentes hasta que Él nos dé más instrucciones. Lejos de estimular la pasividad, este versículo llama a la decisión activa de descansar confiados en el Señor y en su tiempo perfecto. No es el cese de las actividades, sino la paz de espíritu que nos acompaña durante todo el día.
Por qué hacernos esperar..
La espera es particularmente difícil cuando una situación es estresante, o demanda una decisión. Pero comprender el porqué Dios no ha respondido nuestras oraciones, dado alivio o dirección, puede ayudarnos a confiar en su sabiduría y tiempo perfecto.
A veces, no estamos preparados para dar el siguiente paso. Dios tiene planes para nosotros, pero a veces nos hace detenernos para cambiar nuestros corazones. Quizás hemos estado tolerando un pecado en nuestra vida, o necesitamos ocuparnos de una mala actitud, o de una manera de pensar pecaminosa. El Señor tiene lugares adonde llevarnos, y conoce aquello que debemos dejar atrás.

La demora puede tener el propósito de prepararnos para su llamado. David fue ungido rey siendo joven, pero pasó muchos años en el desierto, huyendo de Saúl. Por medio de todas las dificultades, el Señor depuró su carácter y agudizó sus habilidades para el liderazgo. Cuando llegó el momento apropiado, Dios lo puso en el trono.

Asimismo, Dios puede mantenerle a usted en una situación incómoda, una labor aburrida, o una situación difícil. Pero recuerde esto: Él le está preparando para algo mucho mejor. Coopere con Dios mientras espera, sabiendo que sus planes son buenos.

Es posible que los detalles de la voluntad de Dios no estén todavía donde deberían estar. El Señor es el dueño del tiempo, y Él lleva a cabo su plan con soberanía. No hay oración o ayuno que haga mover su mano antes de que esté dispuesto a actuar. Cuando Moisés vio la opresión de los israelitas, trató de corregir la situación matando a un egipcio abusivo (Éx 2.11-12). Pero el Señor usó esta situación para enviarlo al desierto por cuarenta años hasta que murió el rey de Egipto (vv. 23-25). Después puso en acción su plan de liberación, utilizando a un Moisés de 80 años mucho más humilde.

Tal vez, las demoras del Señor tienen el propósito de aumentar nuestra fe. Si Él nos diera de inmediato todo lo que quisiéramos, nunca aprenderíamos a caminar por fe. Pero cuando lo único que tenemos es una promesa de la Biblia sin una evidencia visible en la cual confiar, entonces nuestra fe es puesta a prueba. ¿Confiaremos en Él o en nuestras circunstancias? Al aferrarnos confiadamente a la Palabra de Dios, sabiendo que Él nunca ha dejado de cumplir sus promesas, veremos la evidencia de su fidelidad todo el tiempo.

Dios quiere enseñarnos perseverancia. Nos guste o no, la capacidad de perseverar en circunstancias difíciles, es un ingrediente esencial de la vida cristiana. Romanos 5.3, 4 (NVI) nos dice que "el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza". Nuestras tribulaciones tienen el propósito, no de aplastarnos, sino de moldearnos a imagen de Cristo. Cuando soportamos la presión con absoluta confianza en el Señor, con su fortaleza y perspectiva, emergemos pareciéndonos más a nuestro Salvador.

Posiblemente nuestra atención necesita reenfocarse en Cristo. Es fácil llegar a estar tan absorbidos por nuestros asuntos, que nos olvidamos del Señor, pero nada capta tanto nuestra atención como una situación difícil o inquietante. Si Dios no se apresura a darnos una respuesta o a solucionar el problema, entonces, en nuestra desesperación, comenzamos a hacer de Él nuestro enfoque principal. Sin embargo, hay una diferencia entre buscar al Señor, y buscar su intervención. Si nuestra única intención es que Él haga a nuestro favor lo que queremos, habremos errado el blanco. Esperar en el Señor significa estar enfocados en Él, no simplemente en el resultado que deseamos.


Cómo debemos esperar

El provecho de nuestro tiempo de espera dependerá mucho de nuestra actitud y disposición mental. Ponerse nervioso y caminar de un lado a otro no solo es inútil, sino que perturba emocionalmente. El Señor sabe qué es lo que hay que hacer.

Esperar con paciencia, tranquilidad y confianza. Esta clase de actitud es posible solo para quienes se han sometido a la autoridad de Dios. Si creemos y aceptamos que Él quiere lo mejor para nosotros, y que todo lo hace para nuestro bien, entonces podremos descansar en su derecho de elegir el método y el momento adecuados. Si verdaderamente confiamos en Él, no maniobraremos, no manipularemos, y no nos apresuraremos.

Descanse en la Palabra de Dios. La Biblia es nuestra ancla en los tiempos de espera. Una de las cosas más sabias que usted puede hacer es leer las Sagradas Escrituras todos los días, y pedirle al Señor que le dé pasajes que traigan tranquilidad a su vida. Cuando hojeo mis Biblias viejas, encuentro versículos marcados que me ayudaron en los momentos difíciles.


No confíe simplemente en la oración cuando tenga dificultades o necesite dirección. Aférrese a una palabra específica de Dios, lo que le dará la perspectiva y la promesa de Él para usted. Entonces podrá decir con confianza: "Señor, esto es lo que me has prometido en tu Palabra. Tú nunca vas en contra de tus promesas, y por eso me aferro a esta verdad mientras espero en ti".

Esperar confiadamente, creyéndole a Dios. Después de habernos sometido al Señor y anclado en su Palabra, podemos esperar confiadamente en que su voluntad se hará presente. Él sabe exactamente qué hacer y cuándo lograrlo. El Señor tiene el poder de reacomodar cualquier detalle para llevar a cabo su plan. Lo único que tenemos que hacer es creerle, y esperar su intervención.

Impedimentos de la espera

Sabiendo que la voluntad del Señor se hace presente en quienes esperan pacientemente en Él, ¿por qué preferimos arreglar las cosas por nosotros mismos?
Porque tenemos un estilo de vida apresurado. Estar quietos y esperar la dirección de Dios parece contraproducente, y por eso nos apresuramos a actuar. Además, sentarse en silencio con el Señor toma demasiado tiempo. Preferimos pedirle orientación en el automóvil de camino al trabajo. Nuestras agendas están llenas, y la perspectiva de pasar un tiempo sin prisas y sin interrupciones para saber qué piensa Cristo, nos parece imposible. Pero es la única manera de escuchar su voz y de saber qué quiere.

Porque tenemos una perspectiva de corto plazo. Los restaurantes de comida rápida y los cajeros automáticos, son prueba de la mentalidad de nuestra sociedad de "tener las cosas ya". Si duda de esto, observe la impaciencia de las personas cuando están en la fila del supermercado o esperando el cambio de luz en un semáforo. Queremos todo rápido, pero no hay una vía rápida hacia la madurez espiritual, y aprender a esperar en el Señor es un elemento crucial para lograrlo. Nuestra exigencia de una gratificación inmediata nos ha cegado a los beneficios de la espera, que nos da una recompensa mayor. Al aprender a confiar en el Señor y descansar en su tiempo perfecto, nos beneficia a lo largo de nuestra existencia, y también en el cielo.

Porque buscamos la orientación de otros. ¿A quién acude usted cuando no sabe qué hacer? Si toma el teléfono y describe su situación a tres o cuatro amigos, es muy probable que reciba consejos diferentes de cada uno de ellos. Aunque el consejo de otras personas puede ser útil, siempre debe pasar por el filtro de la verdad de la Palabra de Dios. Convierta en un hábito buscar primero la dirección del Señor antes de cualquier otra. Al fin y al cabo, solamente Dios conoce los planes específicos que Él tiene para usted.

Porque dudamos de la ayuda de Dios. Cuando se acerca amenazadoramente la fecha tope para tomar una decisión, o cuando situaciones indeseables siguen sin cambiar, podemos comenzar a preguntarnos si el Señor intervendrá realmente. Nuestras circunstancias gritan: "¡Dios se olvidó de mí!" Pero, el hecho de no poder ver lo que está sucediendo, no significa que el Señor no está involucrado. "El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles" (2 Cr 16.9 NVI). 
Cuando sus ojos no puedan ver la evidencia, confíe en lo que usted sabe que es verdad.


Los resultados de la espera

¿Qué recibirán los que deciden esperar en el Señor? Ante todo, Él promete escuchar y responder a quienes esperan pacientemente en Él (Sal 40.1) para darles instrucciones claras a fin de que puedan seguir el camino de Jehová (Sal 25.4, 5). También experimentarán todo lo bueno que Él tiene reservado para ellos, porque han permanecido en su voluntad (Lm 3.25).

Uno de los resultados más sorprendentes será la renovación de las fuerzas (Is 40.31). Normalmente, nos sentimos fuertes cuando estamos al frente de una responsabilidad, haciendo planes y ejecutándolos. Pero los caminos de Dios son muy diferentes a los nuestros. Él promete fortalecer a quien se mantenga quieto y en silencio delante de Él, escuchando activamente su voz. El Señor nos da poder para soportar la espera, y cuando finalmente habla, nos da las fuerzas para hacer lo que nos pide.

No sé lo que usted está esperando, pero sí sé que si cree en lo que Dios le dice en su Palabra, y descansa con paciencia en la decisión y en el tiempo perfecto de Él, experimentará un nuevo espíritu de gozo y confianza. Crea en sus promesas y descanse confiadamente en la seguridad de Isaías 49.23: "No se avergonzarán los que esperan en mí".


Preguntas para más estudio

Para obtener el máximo provecho durante su tiempo de espera, hágase estas preguntas:
¿Dónde está mi enfoque? Lea Lamentaciones 3.19-26. ¿Dónde está el enfoque de Jeremías en los vv. 19 y 20? ¿Qué cambio intencional hace él en su manera de pensar, y cuáles son los resultados (vv. 21-23)? ¿Cómo transforma esta nueva perspectiva su actitud en cuanto a su situación y a los propósitos del Señor para él (vv. 24-26)?

¿Dónde está mi fortaleza? Lea Isaías 40.27-31. Cuando parezca que Dios se ha olvidado de nosotros, ¿cómo puede la descripción de Él en el v. 28 estabilizar nuestra fe? ¿Qué promete dar a quienes esperan en Él? Según Isaías 30.15-21,

¿donde está nuestra fortaleza? ¿Cuál es el resultado de rechazar el camino de Dios? ¿Qué hará el Señor si esperamos en Él?


¿Dónde está mi esperanza? En Salmo 130.5, ¿dónde pone el salmista su esperanza mientras espera? ¿Cómo podemos saber que Dios cumplirá su palabra (Is 55.10, 11)? ¿De qué manera nos dan confianza los dos versículos anteriores (vv. 8, 9) cuando la demora sea larga o el proceso inquietante? ¿Cuáles son los beneficios de creerle a Dios mientras esperamos (Ro 15.13)?

lunes, 24 de enero de 2011

Gloria de un Dia VS Gloria por Simpre!

Por Diana Carolina Mendoza Corrales


Saluditos ami@s....
He encontrado unas fotografías fascinantes de otra de mis grandes pasiones, como verán... las flores.

Cada vez que observo una de estas grandes maravíllas de la creación, no puedo dejar de pensar en toda la opulencia, majestad, soberanía, gloria, hermosura, misterio, inteligencia que a ellas las envuelve. Ese carácter que llevan implícito, apesar de ser tan delicadas. Son tan imponentes que su sola presencia intimida.
No dejo de pensar que ante ellas reyes y grandes principes quedan doblegados por su grandeza.
Quiere decir esto, que no hay ser humano que no se pueda rendir ante su hermosura y dignidad??? creo responderme a mi mísma, sabiendo que lo acertado será decir que NO.

Por que aún el mas meláncolico y  solitario de los corazones, en ella encuentra deleíte, aún los corazones góticos, en las flores negras encuentran inspiración, quizás, los más tradicionales, que es pósible no tengan esa lucha con sentimientos fuertes, se dejaran seducir por las flores blancas o de colores suaves, también existen aquellos de sentimientos apasionados y soñadores que se inspirarán por colores morados, azules, rojos o fucsias....

Apesar de todos los sentimientos y sensaciones sobrecogedoras con que ellas nos envuelven, no se me olvida, que son solo creación de Dios, que el las hizo para su gloria, para adoración suya y también para nuestro deleíte, sumamente trascedental de ellas es que cada vez que las veamos, recordemos el maravilloso poder del Señor, para que tengamos presente su soberania, majestad y un mensaje muy especial que quiero recalcar en este dia.... y es su tierno y exquisito amor, que así como es un Dios grande y portentoso, que se ocupa de toda la creación, de que con su palabra se crea el universo, no esta ocupado para nosotros, sino, al contrario se encuentra presente a cada instante y  nos ama con amor eterno.

Quiere que lo conozcamos y permitamos que se revele a nuestras vidas como ese Dios de paz, de amor, que nos escucha, que nos cuida, que nos sotiene, que quiere que vivamos para él, que aprendamos a reconocer que su palabra es la única que nos puede dar Vida y satisfacción. Que dejemos de buscar en lugares y cosas equivocadas,.... si quieres ser feliz, amado, realizado y pleno es adorandóle a él.

Ese es el próposito para el cuál hemos sido creados, mientras no vivamos en ese plan trazado por Nuestro Señor, estaremos en continúa busqueda, no lograremos llenar los vacíos y soledades. Podremos engañar a los demás e intentar engañarnos a nosotros mismos, pero cada día que pase sera peor.
Te volveras más dependiente a lo que considerabas tu salida y fuga del caos, entonces ya no es libertad, sino esclavitud de ti mismo, de tus temores y fracasos.

Tan real es todo esto, que JESUS mismo, nos dice en su palabra, que aun con el esplendor de las flores y toda su majestad, ellas duran solo un día o unos días, su gloria es pasajera;  Dios las crea y las sustenta, ahora cuanto mas, no nos cuidará a nosotros sus amados...

Te comparto un misterio,........ Con la gloria y hermosura de las flores, JESUCRISTO no dió su vida por amor a ellas, eso debe decirnos algo... Que para él somos más majestuosos que una simple flor del campo, que el cuida de nosotros,que quiere para nosotros lo mejor, osea que sus palabras no son un castigo, o una tortura sino la más grande manifestación de su amor, poder y cuidado por nuestras vidas.

El nos dice que no nos afanemos por nada, no promete que no tendremos dificultades, pero si una fortaleza, una esperanza y una guia en medio de ellas, que tendremos la visión suya, que ampliaremos nuestros horizontes y no veremos solo lo que tenemos frente a nuestras narices, sino que podremos proyectarnos mas alla de los horizontes y fronteras de nuestras mente e imaginación.

Eso es demasiado!!!!!, debemos meditarlo con detenimiento, todas estas declraciones me llevan a pensar y deducir, si prefiero con lógica aplicada, que no tenemos un  llamado limitado cuando amamos y obedecemos a Dios.  Es imposible decir que somos de mente limitada, si el reto es renovarnos, trasformarnos y no limitarnos solo a lo que creemos o vemos posible; Sino a planear como las aguilas en las alturas de las maravillas y las profundidades del amor y del conocimiento de Dios.

Asi que piensalo dos veces, cuando quieras rechazar el llamado que Dios hace a tu vida. Por que si lo que quieres es algo grande, no conozco nada mas GRANDE y REVOLUCIONARIO!!!!

Abigail ;)

¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios!
      ¡Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos! Romanos 11. 33

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Romanos 12.2

 »Fíjense cómo crecen los lirios. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, gente de poca fe! Así que no se afanen por lo que han de comer o beber; dejen de atormentarse. El mundo *pagano anda tras todas estas cosas, pero el Padre sabe que ustedes las necesitan. Ustedes, por el contrario, busquen el reino de Dios, y estas cosas les serán añadidas. Lucas 12.22