Cinco principios para auto-motivarse.

Por Bernardo Stamateas

1- Hay que levantarse rápidamente.
Un principio psicológico llamado “fugacidad emocional” dice que todas las emociones pasan. El momento más lindo vivido a las dos, tres o cuatro horas ya es un recuerdo.
Las emociones pasan, nada es para siempre.
Lo bueno y lo malo también pasa, por eso debemos levantarnos rápidamente. David llora.
Salmos 2: “Porque las naciones hacen maldad…, pero el Señor está en su trono.”
Salmo 3: “Muchos son mis enemigos, me persiguen, se ríen… pero tu me rodeas con tu gloria.”
David se bajoneaba y a los tres versículos estaba de pie, hablando las promesas que lo auto-motivaban. A cada emoción, una promesa.
Salmo 4: “Responde a mi clamor, dame alivio, estoy angustiado, tu has hecho mi corazón rebozar de alegría.” O sea, David lloraba y a los cinco minutos estaba contento.
Salmo 5:”Atiende mis palabras escucha mi gemido,… pero en tu gran amor puedo entrar a tu casa”.
Todos los salmos son así: llora, entra en desesperación y más adelante se anima con una palabra, se automotivaba. ¡Levántate rápidamente con una promesa de Dios!
Debemos matar las expresiones: “Suerte”, “Dios mediante”, “Que sea lo que Dios quiera”, “Y… por algo pasó, El lo sabe todo”. Porque “parecen espirituales” pero son erróneas.
Las frases correctas son: “Voy a triunfar” o “No voy a triunfar”, porque son verdaderas las dos y se harán realidad cuando lo crees. Promesa es declarar el cuadro completo en tu vida y lo que Dios te prometió, lo cumplirá.

2- Cuestionar todo lo difícil.
No cuestiones lo bueno: “Es muy difícil”, “Y nadie lo hizo aún, “Estoy vieja”, “Gorda”, “Es que soy nuevita y no conozco la Biblia”, “A mí nadie me amó y no valgo nada”.
Lo que todos piensan de algo crea una atmósfera; no te metas en la atmósfera y cuestioná todo; no te dejes contaminar por la atmósfera de lo que la gente habla.
-Goliat durante cuarenta días dijo: “Vengan que los mataré.” Todo el pueblo estaba contaminado por lo que Goliat decía y se creó una atmósfera de miedo, de que era difícil enfrentar al gigante. Pero David no estaba contaminado por esa atmósfera y, cuando lo escuchó, reaccionó a su provocación.
-Cuando Jesús fue a sanar a la hija de Jairo, estaban todos llorando en la habitación y los sacó afuera, para que no contaminaran la atmósfera del milagro que iba a hacer.
Todo es posible para el que cree.
Cuestioná lo difícil, y si otro lo logró también podrás lograrlo y, si otro no lo alcanzó, podrás sentar un capítulo en la historia de tu vida.
Salir de la atmósfera y cuestionar lo que me han dicho (y me digo) que es difícil.
Cuando los españoles llegaron a colonizar   América dijeron que soñar era ambición, por eso heredamos una religión que no sueña y cuando alguien tiene metas dice: “¡Qué es ambicioso!” Cuando alguien quiere ganar más, multiplicarse, dice: “¿Dónde está la humildad? ¿Por qué no das gracias a Dios por lo que tenés? Sos ambicioso y eso es pecado.”
¿Para qué Dios nos dio la cabeza y las promesas?



Las promesas son lo que vendrá y ya está establecido de que serán más grandes que la gloria de hoy.


Lo que no crece, se estanca y no produce, tiene que ser cuestionado.


Cuestioná lo que no da resultado, los ritos, las oraciones sin sentido.
Por ejemplo: “Estoy orando hace cuarenta años” (¿Cuarenta años y todavía Dios no respondió?) “No importa, pero seguiré orando.”
¡Cambiá la manera de orar! Nosotros creemos en la oración, pero no en ese tipo de oraciones.


3- Estar encima de todo lo que hago.
Supervisar todo lo que haces y decís. Dios le dijo a Adán: “Ahora que producirás, la tierra dará espinos.”
En Prov. 24 Salomón dice: Pasé por la viña de un hombre vago y habían crecido los espinos.
Si no estás encima de tu matrimonio, de tu vida espiritual, crecerán espinos.


Mucha gente no cuidó su vida espiritual, su oración, su adoración, la lectura de la Palabra, muchos padres no cuidaron a sus hijos (todos los días debés que estar encima de ellos) y crecieron espinos.
Mefi boset como hijo de Jonatán y nieto de Saúl, merecía el trono, pero estaba lisiado en la mente.
Si no estamos encima nunca nos motivaremos. Vigilar, atender, velar, supervisar cada día y podrás resolver las cosas rápidamente. ¡Cuidá tu salvación!

4- Presión a más.
Una persona que vive presionada interiormente está auto-motivada.
Una presión saludable es dar un poco más, hacerlo mejor: “Puedo más”, “Voy por más.”
Mejorá, llevá una agenda. Debemos deshacernos de todo lo viejo, de lo que no sirve, de lo roto. Entre comprar una bebida de dos litros y tres jugos “XX” preferí la bebida.
Teniendo las mismas posibilidades comprá lo mejor para que tu paladar se acostumbre a ser un rey. ¡Aspirá a lo mejor!



Dejá de opinar como un mediocre, no hables en “chiquito” sino en grande.
No hagas chismes, es una bajeza tanto hablar como oírlos.
Sé una persona de excelencia. Hablá cosas grandes, pensamientos de grandeza, y tendrás resultados extraordinarios.


Dejá de lado la viveza criolla de sacar tajada, Dios nunca respalda a esa gente, porque le irá bien por un tiempo pero, si Dios no lo acompaña, nunca llegará a la cima.
Superá la calidad de tus pensamientos, tu capacidad de hablar; mejorá como líder, como discípulo, tus notas, tu físico, tu ropa.


¡Podés ir un poco más! Y alcanzar el destino de los sueños que Dios puso en tu corazón.
Mefi boset, vivía lisiado, en un lugar sin palabras, pero le esperaba Jerusalén y el palacio del rey para que vivir como un príncipe. ¡Esa es tu herencia!

5- Tener pequeñas cosas nuevas.
La rutina nos saca toda motivación. Sonreír motiva.
La gente que se droga o alcoholiza busca una sensación física, la misma experiencia de la gente que está alegre.
Cuando reímos, estamos felices, liberamos “endorfina”, una sustancia que adormece, relaja y da sensación de paz.
La música, los colores, las cosas nuevas nos motivan.
Estar lleno del Espíritu Santo auto-motiva.
Una persona llena de la fuerza y el fuego del Señor, vive auto-motivada aunque siempre dependa de los demás.
David le dio a Mefi boset:
1- Lo perdido.Una persona en movimiento recupera todo lo perdido.
David dijo: “¿Hay alguien de la casa de Jonatán? ¡Tráiganlo!” Y Mefi boset fue movido, sacado de Lo Debar.
David le dijo: “Las tierras de tu abuelo volverán a tus manos.”
Cuando una persona se mueve por el Espíritu de Dios, está obedeciendo la orden del rey cuando lo llama, y recibirá todo lo que el diablo le robó desde sus abuelos; todo lo que Dios le prometió y pactó con su familia volverá a sus manos,  activándolo hasta su descendencia.
La persona motivada recupera todo lo perdido.
2- Se sentó en la mesa del rey.
Una persona en movimiento se sienta en la mesa del rey.
Te vas a sentar al lado de los grandes,  codearás con los importantes y estarás al lado del Espíritu Santo de Dios, a la derecha del Padre quien establecerá tu honra.
Cuando Mefi boset se presentó a David le dijo: “Señor tu eres rey, yo soy un perro muerto”.
¿Por qué le dijo “perro muerto”?
Muerto porque no tenía movimiento, estaba lisiado en las piernas y también en el espíritu, en la mente; no tenía vida sin movimiento.
Y David le dijo: Te sentarás todos los días a mi mesa.
Todos los días te sentarás al lado del Señor y, del otro lado, la gente grande que admiraste te admirarán, porque Alguien que se mueve y obedece la orden del rey, deja de ser un muerto para ser un príncipe entre los príncipes.
3- Puso una familia a su servicio.
Atrajo conexiones de oro.
Una persona auto-motivada atrae treinta y seis conexiones de oro.
Treinta y seis sembrarán y cosecharán, traerán treinta y seis puertas bendiciones, conexiones de oro, negocios maravillosos porque, Cuando Dios te da, será por treinta y seis que trabajarán para vos, y están esperando que te pongas en movimiento y obedezcas al rey.
4- Vivió en Jerusalén.
Una persona auto-motivada vive en Jerusalén.
Le dijo: “Sáquenlo de Lo Debar, -sin palabras- está lisiado, sin motivación, muerto, sin movimiento, sin nada. Tráiganlo porque se va a sentar con los reyes, le devolveré las tierras, treinta y seis trabajarán para él, pero se quedará viviendo en  Jerusalén”
En la Biblia es Sion, la ciudad del gozo, de la fiesta, de la alegría, de la abundancia. Representa la tierra donde las cosas pasan y el gozo se desborda.
Te sacará de la tierra de la nada para llevarte a festejar por siempre y para siempre con él.
Me voy a levantar rápidamente con una promesa. Voy a cuestionar todo lo difícil. Voy a supervisar y estar encima de todo lo que haga. Voy a presionarme a más. Seré creativo
Seré lleno del Espíritu Santo.
Aprendimos a ser libres de la motivación de la gente y caminaremos con el fuego del Señor.
      Si estuviste lisiado, Dios te llama para decir que tenés herencia de príncipe.

.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III