domingo, 22 de diciembre de 2013

Es encontrado por aquel que le busca - Desayuno espiritual 22 de diciembre de 2013

Por Roy Lessin

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.  Isaías 55:6 NVI


Para buscar a Jesús es la búsqueda de la realidad. Él no sólo tiene las direcciones para que nosotros lo sigamos,  Él es el camino sobre el cual viajamos.

Él no sólo tiene cosas que decir a nosotros, sino que Él es la Verdad que buscamos saber.
Él no sólo tiene las respuestas para nuestra existencia, sino que Él es la Vida Eterna que buscamos tan desesperadamente.

Una gloriosa verdad de la Escritura es la certeza de que si buscamos al Señor, no te decepcionará. Solicitantes son buscadores. La belleza de la promesa de Dios es lo que nos encontramos y quién nos encontramos con que el resultado de nuestra búsqueda.

No sólo encontramos la paz, sino que también nos encontramos con el Príncipe de la Paz.
No sólo encontramos la justicia, pero también encontramos el Justo.

No sólo encontramos un abogado, sino que también nos encontramos con el consejero.
No sólo encontramos maravillas,  también encontramos al unico maravilloso.

No sólo encontramos el alimento espiritual,sino que también nos encontramos con el Pan de la Vida.
No sólo encontramos disposición, sino que también nos encontramos con el Pastor de nuestras almas.

No sólo encontramos la salvación, sino que también nos encontramos con el Salvador.
No sólo encontramos el Reino, sino que también nos encontramos con el Rey.

El valor de la búsqueda de Jesucristo es sin medida. Su valor es de más de un campo lleno de diamantes-Él es un cofre del tesoro ilimitado de piedras preciosas y joyas.

Él es más que una mina llena de pepitas de oro-Él es una veta inagotable de oro puro.
Su esplendor es más glorioso de mil puestas de sol, y Su majestad es más noble que todos los reyes que jamás han reinado.

Su gracia es mayor que nuestros brazos pueden abrazar, su belleza es más que nuestros ojos pueden contemplar, y Su amor es más profundo que nuestros corazones pueden explorar.

Cómo verdaderamente grande es la recompensa de aquel que le busca.

No hay comentarios: