domingo, 27 de julio de 2014

Subir Montañas

 
Por Nelcy de Corrales. (Mi abuelita).

Escoge las montañas que deseas subir; no te dejes llevar por los comentarios de los demás. Unos dicen " esa es mas bonita" o aquella es "más fácil".

Vas a gastar mucha energia y entuasiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tu el único responsable, y debes estar seguro de lo que estas haciendo.

Aprende de quien ya camino por allí: Por más que te consideres único, siempre habrá alguién que tuvo el mismo sueño antes que tu y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, pisadas, ramas quebradas, para facilitar la marcha.

La caminata es tuya; la responsibilidad también. Pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.

Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: Cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta la atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven rebaladizas como el hielo. Pero si sabes donde pisar, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

Salmos 23:1-4 NVI

El Señor es mi pastor, nada me falta;  en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce;  me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.  Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

No hay comentarios: