lunes, 25 de abril de 2011

La Nueva Clase de Vida: la Vida Sobrenatural

Para vivir la vida sobrenatural en Cristo debemos: 

A- Pensar con la mente de Cristo (Prov. 23:7):
• Antes de ser cristianos no podíamos entender las verdades espirituales, pero ahora Cristo vive en nosotros y…1ª Cor. 2:16
• Nuestra rutina y nuestros hábitos pueden estar impidiéndonos pensar como Cristo
• Nuestra mente debe ser reprogramada y renovada: Efesios 4:17 y Romanos 12:2
• El Espíritu Santo es quien renueva nuestra mente por medio de la Palabra de Dios
• El proceso es continuo conforme cooperamos con Él
 Ilustración: imaginemos que nuestra mente es un armario o closet que necesita una limpieza espiritual anual. Encontramos cosas en ese armario que son inútiles o hasta dañinas. Las cosas útiles pueden estar ocultas bajo tanta basura, de modo que es difícil encontrarlas. Dios quiere que limpiemos y reorganicemos nuestro armario mental. Él quiere librarnos de la basura y del desorden. Quiere que las verdades bíblicas estén al alcance de la mano. Quiere que hagamos espacio para añadir más percepciones de parte suya con el paso del tiempo. Sin embargo, nosotros debemos cooperar en este proceso. Debemos darle a Dios libre control en el armario y no arrojar en él más basura
 Principios para tener la Mente de Cristo:
1. Pruebe sus pensamientos para ver si son de Dios: no debemos permitir que los pensamientos no sometidos corran libremente en nuestra mente. Debemos rechazar cualquier pensamiento que no honre a Dios (2ª Cor. 10:5)
2. Sujétese firmemente a la verdad y a la perspectiva de Dios: (Isaías 55:8 y 9), para pensar con la mente de Cristo necesitamos mirar la vida a través de los lentes de la Palabra de Dios; no debemos confiar en nuestros sentidos o sentimientos porque pueden ser engañosos
3. Pídale a Dios dirección, sabiduría y percepción espiritual: (Prov. 3:5-8; Sant. 1:5 y 6)
4. Nutra su mente con la Escritura: (Sal. 119:11, 97-99), la Biblia es un divino sistema de purificación del cerebro
5. Mantenga su mente fija en lo que es verdadero: (Fil. 4:8), Dios nos ordenó disciplinar nuestra mente para cambiar su enfoque. La televisión, las revistas, los anuncios y el Internet nos bombardean con lo inmoral, lo violento y lo obsceno. Pero Dios quiere que nuestra mente habite en lo que es justo, puro y admirable. Los buenos hábitos mentales son cruciales.

No hay comentarios: