lunes, 4 de abril de 2011

Debilidades de los Temperamentos: Flemático

 Su más evidente debilidad es su falta de impulso y ambición; aunque siempre hará lo que se espera de él, rara veces hará algo más • No le gusta sufrir, por ello aprende a vivir como una tortuga construyendo una dura concha de autoprotección para escudarse de todos los dolores o afrentas del exterior • Una de sus debilidades menos evidentes es el egoísmo; éste lo hace indulgente consigo mismo y despreocupado de las necesidades de los demás • Son muy tercos, pero son a la vez muy diplomáticos que casi nunca se enfrentaran abiertamente a otra persona • Suelen ser exasperantes; nunca gritarán o discutirán, sólo arrastraran los pies o se plantarán firmes y no se moverán • Son ansiosos por naturaleza y temerosos; esta tendencia al temor los refrena frecuentemente de lanzarse a la ventura por su cuenta para conseguir hacer el máximo uso de su potencial. El temor les impide ser usados en sus iglesias; el temor los apaga • Una vez que se han entregado a una tarea, vienen a ser trabajadores muy fiables durante muchos años. Lo difícil es hacer que se comprometan a una tarea • Su más notoria debilidad es su tendencia a ser lento y ocioso. Se comportan como si arrastraran los pies, haciendo las cosas con la mayor lentitud posible. Su falta de motivaciones lo hace ser espectador en la vida, inclinado a hacer lo mínimo indispensable por la simple razón de que para él es “demasiado trabajo” • Debido a su agudo sentido del humor y a su habilidad como observador disimulado, echa mano a su ingeniosa capacidad para jugarles bromas a quienes lo molestan o amenazan motivarlo • Puede utilizar su rica imaginación para irritar y hacer enojar a los demás, mientras él jamás se excita o pierde su compostura • Son de los que se oponen a todo tipo de cambios por no querer correr el riesgo de verse comprometido; detesta apartarse de su conservadurismo principalmente de sus energías • Su tendencia a vacilar entre querer hacer algo y no querer pagar el precio hacen de su indecisión un hábito • Sus principales necesidades: amor, bondad, mansedumbre, templanza y fe

No hay comentarios: