Agua en el desierto

“Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.” - Si alguna vez has viajado a través del desierto, usted notara que se trata de milla tras milla de zonas secas y áridas en el paisaje. En el camino encontraras aéreas, verdes arbustos, arboles, árboles y plantas con flores. Esto significa que hay corrientes de agua cerca. Con agua aun en el desierto llega la vida.

Lo mismo ocurre, en nuestra vida., sin Dios nuestra vida tiende a ser como el mismo desierto. Nos arrebata nuestra la energía, la creatividad y nos obliga. Eventualmente a sentimos golpeados, cansados, y secos. Pero Jesús dice, “yo soy agua viva; el que me acepte nunca tendrá sed.” El no hablaba de sed física. El hablaba sobre satisfacer nuestra sed espiritual, para poder florecer y venir a la vida.

¿Qué con eso? ¿Te sientes a veces como vacio, seco como un estanque sin agua? Ven a Cristo y disfruta de una bebida fría cuando lo necesites.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III