Como experimentar la paz de Dios

Por Frank King


En nuestro mundo de hoy, muchas cosas están sucediendo a nuestro alrededor que no entendemos y que podemos hacer poco al respecto. Los desastres naturales que hemos visto recientemente en el camino de los derrames de petróleo del Golfo, grandes terremotos y tsunamis, así como la propagación de los disturbios en los países árabes no tienen precedentes en términos de la frecuencia y la magnitud que están sucediendo.


Pero Dios puede darnos paz en medio de estos tiempos difíciles. Una de las cosas fascinantes de la Biblia es la forma en que nos da ideas prácticas para hacer frente a todos los aspectos de nuestra vida. Así que permítame presentarle un pasaje de la Biblia que nos instruye sobre la manera de experimentar una paz que sólo Dios puede dar: “No se preocupen por nada. Más bien oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo”. (Filipenses 4:6-7, TLA). Ahora, vamos a profundizar en los tres componentes de este camino a la paz.

No se inquieten. Es natural para nosotros la preocupación y la ansiedad cuando parece como si nuestro mundo personal se estuviera cayendo a pedazos, y hay muy poco que podamos hacer al respecto. Pero como pueblo de Dios, debemos aprender a remitir todas nuestras preocupaciones en el Señor (ver 1 Pedro 5:7). Cuanto más hagamos esto, menos ansiosos estaremos acerca de la vida. Esto nos lleva al segundo componente del camino hacia la paz:

Presenten todas sus peticiones delante de Dios en oración y ruego y con acción de gracias. Este es el medio por el cual dirigimos nuestra ansiedad sobre el Señor, como he mencionado anteriormente. Tenga en cuenta que el verso yuxtapone nuestro ser ansioso, con enseñándonos a pedir a Dios por todo. Esto nos dice que tenemos dos maneras de lidiar con lo que nos llena de preocupación y ansiedad. Podemos preocuparnos por ello, o podemos pedirle a Dios con acción de gracias. Pero, ¿cómo puedo orar con acción de gracias por algo que me preocupa? usted puede preguntar. Ahí es donde entra en juego nuestra fe en Dios. Debemos creer que si Él nos manda a hacer eso, se puede hacer. Los primeros intentos quizá no salgan tan bien. Pero debemos disciplinarnos y hacer de esta nuestra forma de vida.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y sus mentes. Cuando nos enteramos de la forma de sustituir nuestra tendencia natural a preocuparnos con la oración con acción de gracias, Dios nos dará una paz que sólo Él puede dar. La Biblia se refiere a esta paz como una que trasciende nuestro entendimiento. Eso significa que no hay manera de que nuestra mente natural pueda conocer posiblemente este tipo de paz.

La gente de hoy buscan la paz en todo tipo de cosas y en otras personas. Pero todos estos palidecen en comparación con la paz que Dios nos puede dar. El pensamiento humano nunca podría desear el nivel de paz que Dios desea darnos. Eso es porque esta paz de Dios trasciende nuestra comprensión. Es superior a cualquier disposición de paz en esta tierra. Aunque nuestra mente ni siquiera puede imaginar esta paz, la buena noticia es que Dios nos la concede a nosotros cuando colocamos nuestras cargas sobre Él a través de la oración.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III