jueves, 10 de marzo de 2011

Cambiando de adentro hacia afuera

Por Max Lucado
Él ha depositado una semilla de Cristo en nosotros. A medida que la semilla crece, usted empezará a cambiar.

Cuando usted cree en Cristo, Cristo trabaja un milagro en usted. Usted está permanentemente purificado y facultado por Dios mismo. El mensaje de Jesús a las personas es simple: No es lo que tu haces. Es lo que Yo hago. Al igual que Pablo usted puede decir, "ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí" (Gálatas 2:20).
Si soy nacido de nuevo, ¿por qué fallo tan a menudo?
Cuando empezamos a caminar caemos en el proceso de aprendizaje, por lo tanto, ¿Debemos esperar algo diferente en nuestro caminar espiritual?
Pero he fallado tan a menudo, que me pregunto acerca de mi salvación.
Una vez más, ¿No es tropezando como aprendemos a caminar?
El tropiezo de un niño pequeño no invalida el acto de su nacimiento. Y el tropiezo o las fallas de un cristiano no anulan su nacimiento espiritual.
¿Entiende usted lo que Dios ha hecho? Él ha depositado una semilla de Cristo en nosotros. A medida que la semilla crece, usted empezará a cambiar. No es que el pecado desaparezca de su vida, sino más bien que el pecado ya no tiene más poder sobre su vida. La tentación lo acosará pero no lo dominará.
Escuche esto. No es cuestión suya!
Piense en ello de esta manera. Supongamos que, durante la mayor parte de su vida, han tenido una enfermedad cardíaca. Su frágil corazón restringe sus actividades. Cada mañana en el trabajo cuando los empleados saludables toman las escaleras, usted debe esperar el ascensor.

 Pero luego le realizan un trasplante. Un corazón sano es puesto dentro de usted. Después de la recuperación, retorna al trabajo y al encuentro nuevamente con las escaleras - el mismo tramo de escaleras que anteriormente evitaba. Por hábito, usted piensa en tomar el ascensor. Pero luego recuerda que ya no es la misma persona. Usted tiene un corazón nuevo. Dentro de usted habita un nuevo poder.
Tiene dos opciones, vivir como la persona enferma del corazón que era o vivir como la nueva persona que es ahora después de la operación, vivir como la persona que falla a menudo o vivir como la persona nueva que Dios ha hecho de usted por medio de su poder
Usted puede decir, "No puedo subir escaleras; soy demasiado débil." ¿Su elección es negar la presencia de un nuevo corazón? Omitir la labor del cirujano? Escoger el ascensor sugiere sólo un hecho - que no ha aprendido a confiar en el nuevo poder de su corazón.
Necesitará tiempo. Pero en algún momento tendrá que subir esas escaleras. Tiene que probar que puede subirlas. Tendrá que experimentar con su nuevo corazón.

Cristo ya pago por nuestras culpas. El cumplió la ley por usted. Dios se compromete a ayudar a los que dejan de tratar de ayudarse a sí mismos.
"El que comenzó un buen trabajo en el que se llevan a la conclusión de que hasta el día de Cristo Jesús" (Fil. 1:6.)
Dios te va a cambiar de adentro hacia afuera.
Avanzapormas

No hay comentarios: