{Ester} Dia IV...Consejos para una Reina - Desayuno espiritual 29 de enero de 2015


s1 jueves

Leer: Ester 1.13-18/ Meditar; Proverbios 14.8

Y ahí me encontraba nuevamente frente al libro de Ester, no se cuántas veces lo he leído, no se cuántas interpretaciones le he dado a los versículos, pero cuando me enteré de éste estudio en Ama a Dios Grandemente sabía que debía tomarlo ¡era necesario!

Un estudio entre mujeres es distinto al hacerlo a solas porque conoces como Dios habla de tantas maneras a la vida de cada mujer y sin duda crecemos con Su enseñanza.

Ester es una de las mujeres más nombradas en las reuniones de damas, por ser valiente y por ser la mujer que luchó (en silencio) por la preservación de su pueblo.

Es admirable y es también una mujer que puede ser ejemplo de hija, de esposa, de vecina, de consierva y servidora de Dios.

Sin embargo, su vida tal vez no habría sido nombrada en la Palabra de Dios si ella no hubiese tenido la oportunidad de conocer y casarse con el rey Asuero, rey de Persia.

Me sorprende tanto leer esta primera parte del libro y ver que, Asuero durante 187 días estuvo de fiesta sin su reina, y el último día del banquete real él la recordó:

Al séptimo día de la fiesta, cuando el rey Jerjes estaba muy alegre a causa del vino, les ordenó a los siete eunucos que lo servían —Mehumán, Bizta, Harbona, Bigta, Abagta, Zetar y Carcas— que le trajeran a la reina Vasti con la corona real en la cabeza. Quería que los nobles y los demás hombres contemplaran su belleza, porque era una mujer sumamente hermosa; pero cuando le comunicaron la orden del rey a la reina Vasti, ella se negó a ir.

Esa respuesta enfureció al rey y lo hizo arder de enojo.

Ester 1:10-12

Leo esos versículos y se me viene a la mente preguntas como:
¿Por qué no estaba la reina al lado de él?
¿Por qué la recordó hasta el último momento?
¿Por qué envión a 7 hombres por ella?
¿Por qué desobedeció la reina Vasti?

Y siendo honesta contigo, pienso como esposa y creo que tal vez no fue ante Asuero porque estaba molesta por tanto tiempo de estar descuidada u olvidada por él, tal vez no quiso ir porque estaría entre tantos y tantos hombres quienes tenían días alcoholizados, tal vez no quería ver a su esposo en estado de ebriedad, no lo sé… pero veo ese lado de la mujer y probablemente no quería ser lastimada o humillada y aunque pudo haber sido una explicación coherente, para ella fue la peor decisión que pudo tomar.

Imagínate a una mujer que por querer guardar su integridad o su pudor fue quitada del lugar de honor en su hogar. No estoy diciendo que eso fue lo que sucedió, solo me pongo en el lugar de ella como esposa y pienso que eso pudo haber sucedido.

Entonces el rey consultó de inmediato con sus sabios consejeros, quienes conocían todas las leyes y costumbres persas, porque siempre les pedía consejo. Sus nombres eran: Carsena, Setar, Admata, Tarsis, Meres, Marsena y Memucán, siete nobles de Persia y Media. Esos hombres se reunían frecuentemente con el rey y ocupaban los cargos más altos del imperio.

— ¿Qué debe hacerse con la reina Vasti? —Preguntó el rey—. ¿Qué sanción impone la ley para una reina que se niega a obedecer las órdenes que el rey le envía debidamente por medio de sus eunucos?

Memucán contestó al rey y a los nobles:

—La reina Vasti ofendió no sólo al rey sino también a cada noble y ciudadano del imperio. Ahora, en todas partes, las mujeres comenzarán a despreciar a sus maridos cuando se enteren de que la reina Vasti se negó a presentarse ante el rey. Antes de que termine este día, las esposas de todos los nobles del rey en toda Persia y Media oirán lo que hizo la reina y empezarán a tratar a sus maridos de la misma manera. Nada pondrá fin a su desprecio y enojo.

Ester 1:13-18

¿Por qué no fue él a buscarla para saber qué estaba pasando? Entiendo perfecto que en esos días eran costumbres diferentes y el rey era “intocable” aún para su esposa.

¿Y cuando estamos en crisis? ¿A quiénes acudimos? ¿A quiénes solicitamos consejo cuando lo necesitamos?

En aquellos tiempos los consejeros eran los sabios, aquellos que conocían la ley y el derecho, pero nada tenían de la sabiduría de Dios.

Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos. Daniel 2:21

No busquemos consejo en el lugar erróneo con las personas equivocadas pues, todo eso nos podría llevar a tomar malas decisiones y por supuesto alguien saldría dañado, si no eres tú misma probablemente alguien más lo sea.

Seamos mujeres sabias. 


Rodeémonos de personas sabias y llenas de la presencia de Dios para tener la confianza de que al solicitarles consejo, ellos habrán orado por y con nosotras para recibir la instrucción divina y el consejo de parte de Dios. 

Escuchemos la versión de otros cuando tengamos algún conflicto, tan sencillo como escuchar a tu esposo el día que te molestaste por el olvidó algo, el día que tu hijo desobedeció una instrucción, el día que tus padres tomaron una decisión que te pareció incorrecta, etc. Antes de tomar decisiones, acude donde ellos y escúchales, tal vez no es lo que piensas y todo podrá solucionarse de manera correcta antes de precipitarte y actuar. 

El mejor consejo siempre, siempre vendrá de Dios, busquemos eso en su Palabra, en oración y adoración a Él.


Las palabras sabias son como aguas profundas; la sabiduría fluye del sabio como un arroyo burbujeante. Proverbios 18:4


Aunque ésta porción de la escritura aún no habla de Ester, ya se estaba preparando todo para su llegada y que su propósito fuese cumplido; pronto veremos como la sabiduría y buen consejo hacia Ester hicieron de ella una reina valiente y cambió el rumbo y destino de su pueblo.

Recibe bendiciones mujer, que en ti reine la sabiduría y el buen consejo para otros.



Dedicada a Servir al Rey

fuente: amaadiosgrandemente

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III