martes, 28 de junio de 2011

Hoy caminaré Hasta El Fin.

Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días. Daniel 12:13.
Nosotros no podemos entender todas las profecías, pero no debemos mirarlas con espanto, sino con verdadero placer.

En la voluntad del Padre, nada puede haber que pueda inquietar a su hijo.
Aun cuando viéramos levantarse la abominación de la desolación, no será contaminado el verdadero creyente; al contrario, será purificado y emblanquecido en la prueba.

Aunque la tierra fuere abrasada, no llegará el olor del fuego a los escogidos.
En el derrumbamiento de la materia y la ruina del mundo, el Eterno sabrá preservar a los suyos.
Resueltos a cumplir con nuestros deberes, valientes en el combate, sufridos en la prueba, sigamos rectos nuestro camino, sin desviarnos ni a la diestra, ni a la siniestra.
Un día llegará el fin: avancemos por el camino hasta que venga.

El descanso será nuestro.
Todo lo de este mundo vacila y se estremece, mas nuestro fundamento permanece
inconmovible.
Dios reposa en su amor, por eso nosotros reposamos en Él.
Nuestra paz es, y será siempre, a manera de río.
Una suerte nos ha sido reservada en la celestial Canaán, y la ocuparemos suceda lo que suceda.
El Dios de Daniel dará una porción digna a todos los que se deciden valerosamente como Daniel, por los fueros de la verdad y santidad.
Ningún foso de leones nos privará de nuestra herencia eterna.
Hoy me animo a seguir caminando hasta llegar al final.
Señor, Gracias por sostenerme con tu mano fuerte y decidida. Gracias por llevarme hasta el final. Amén.

Charles Spurgeon.
Libro De Cheques Del Banco De La Fe.

No hay comentarios: