Cristo siempre te acompañara

“Pero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre. Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay nadie que me ayude”.

Salmo 22:9-11

Este es un salmo escrito por David y aunque expresa mucho de lo que él estaba sintiendo cuando lo escribía, es un salmo mesiánico donde se relataban los padecimientos que pasaría Jesucristo al morir en la cruz y los sentimientos que experimentaría.

El salmista comienza expresando su angustia, tristeza y la lejanía que siente de parte de Dios ante los problemas que está confrontando. ¿Por qué me has desamparado? –es su primera interrogante. ¿Por qué no me escuchas si clamo a ti día y noche? Creo que eso le daba vueltas en la cabeza una y otra vez. Así como muchas veces nosotros también nos sentimos y pensamos cuando atravesamos el desierto.

Pero luego de expresar eso, David comienza a recordar y relatar las grandezas que Dios había hecho en medio de su familia y en su pueblo. Dios había dado pruebas suficientes de que había estado con sus padres y aquella nación. Es entonces cuando él reclama esas promesas. Porque precisamente en todas esas promesas que están escritas en la Biblia es donde nuestra fe se incrementa y también donde acudimos ante el Padre a pedirle que nos auxilie, que así como estuvo con otros, esté con nosotros también.

Una de los versículos que más me impactan de este capítulo es precisamente el hecho en el que David declara y reconoce que aún antes de su nacimiento ya sus padres le habían encomendado a Dios su cuidado. Él confiesa que aún antes de que sus ojos hubieran visto la luz por vez primera, ya Dios era el señor de su vida y lo traía adherido a su corazón, aún cuando no lo comprendía porque era demasiado pequeño para razonar. David clama sabiendo que el único que le puede ayudar en medio de la angustia desesperante que el estaba viviendo era Dios.

Entonces sabe que la persona ideal a donde debe acudir y pedir auxilio es solamente al que tiene el poder de hacer las cosas imposibles, posibles. Al Rey de reyes y Señor de señores, Jehová de los ejércitos. Pero es que cuando uno recuerda las grandezas de Dios el alma se deleita aunque este pasando una agonía momentánea. Y desde lo más profundo sale el corazón de un verdadero adorador y comienza a hacer lo que David hacía. Exalta, glorifica y proclama la suprema majestad y poderío de Dios. Recuerda a su alma que un día todos los que le sirven y adoran estaremos ante Dios y que Jehová gobernará por siempre. No se nos puede olvidar que a pesar de la posición que tuvo David como rey de Israel, fueron muchas las aflicciones, persecuciones y lágrimas que tuvo que derramar y sufrir. Pero en cada uno de sus salmos podemos comprobar la fidelidad que él confesaba que recibía de Dios.

A veces nos turbamos y exclamamos confundidos: “¿Dios mío dónde estás, por qué me has desamparado?” Y Dios justo a nuestro lado observándonos. Queriendo que entendamos que aunque guarda silencio, sigue fiel a nosotros y que en su debido momento intervendrá. Por tal razón no dañemos los planes maravillosos que Dios tiene con nuestra vida alimentando la duda.

Creamos y con paciencia esperemos porque a su tiempo recogeremos un buen fruto.

Autora:
Brendaliz Avilés

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III