sábado, 7 de marzo de 2015

Sudor como gotas de sangre: Camino al Calvario # 6





Jesús: 42 "Padre, si quieres, quita de mi esta · copa de sufrimiento [ L taza; C sufrimientos o penas metafóricamente retratados como algo amargo para beber] . Pero ·que sea, lo que tu quieras [ L su voluntad] , no · lo que yo quiero [ L mi voluntad] . "

                                                                                                                Lucas 22:41-44 (EXB)



El escritor de Hebreos escribió estas palabras, "Durante los días de la vida de Jesús en la tierra, ofreció oraciones y peticiones con fuertes gritos y lágrimas al que podía salvarlo de la muerte" (Hebreos 5:7 NVI). 

Es una expresión de Jesús que nos desconcierta. Nunca hemos visto esta cara de el. 

Jesús sonriente, sí.

Jesús llorando, absolutamente

Jesús severo, hasta eso.

¿Pero un Jesús angustiado ? ¿Mejillas manchadas con lágrimas? ¿Cara inundada de sudor? Arroyos de sangre goteando de su barbilla?.

Jesús tenia más que ansiedad; tenía miedo. Lo notable es que Jesús sintió tanto miedo. Pero que tipo, que nos lo contó esto. Tendemos a hacer lo contrario. Ocultamos nuestros miedos. los cubrimos. Mantenemos nuestras palmas sudorosas en nuestros bolsillos, nuestras náuseas y bocas secas en secreto. No es así con Jesús. No vemos máscara de fortaleza. Pero escuchamos una solicitud para ser fuertes.

"Padre, si quieres, pasa de mí, esta copa de sufrimiento." El primero en escuchar su miedo es su Padre. Podía haber ido a su madre o confiado en sus discípulos. Podría haber montado una reunión de oración. Todo hubiera sido apropiado, pero ninguna era su prioridad.

¿Cómo soportó Jesús el terror de la crucifixión? Fue primero al Padre con sus lágrimas. Él modeló las palabras del Salmo 56:3: "Cuando tengo miedo, pongo mi confianza en ti" (NLT).

Haga lo mismo con los suyos. No evite los Jardines de la vida del Jardín de Getsemaní. Entre en ellos. Sólo no entre en ellos solo. Y mientras este allí, sea honesto. Golpear la tierra es permitido. Las lágrimas son permitidas. Y si suda sangre, no será el primero. Haga lo que Jesús hizo; abra su corazón.



Fuente: 3:16 Los Numeros de la Esperanza. Max Lucado (Thomas Nelson)] - www.biblegateway.com













No hay comentarios: