En el jardin : En el Camino al calvario Nº 5



32 Llegaron al fin a un jardín llamado Getsemaní.
Jesús: Quédense aquí. Voy un poco más lejos para orar y pensar .
33 Se llevó a Pedro, Santiago y Juan con él; y dejando el grupo detrás, Él se convirtió en un angustiado y lleno de tristeza.
Jesús: 34 Mi corazón esta tan pesado; Me siento como si pudiera morir. Esperen aquí por mí, y permanezcan  despiertos vigilando.

                                    Marcos 14: 32-34 La voz (VOZ)


Vaya conmigo durante un momento para atestiguar lo que era quizás la noche más brumosa en la historia. La escena es muy simple; lo reconocerá rápidamente. Un bosque de olivos retorcidos. Terreno con grandes rocas. Una cerca de piedra. Una noche oscura, oscura.

Ahora, examine el cuadro. Mira de cerca a través del follaje oscuro. ¿Ves esa figura solitaria? En el piso. Cara manchada de polvo y lágrimas. Puños golpeando la tierra dura. Ojos perdidos con un estupor de miedo. Cabello enmarañado con sudor salado. ¿Tiene sangre en la frente?

Ese es Jesús. Jesús en el huerto de Getsemaní.

Tal vez hayas visto el clásico retrato de Cristo en el jardín. Arrodillado junto a una gran roca. Bata blanca como la nieve. Manos juntas pacíficamente en la oración. Una mirada de serenidad en su rostro. Un halo sobre su cabeza.

El pintor no utilizó el evangelio de Marcos como patrón. Cuando Marcos escribió sobre esa noche dolorosa, utilizó frases como estas: "Horror y consternación vinieron sobre él", "mi corazón está listo para romper con el dolor", y "se fue un poco hacia delante y se cayó al suelo".

Marcos usa pintura negra para describir la escena. Podemos ver a un agonizante, extenuado, luchador Jesús. Vemos un "varón de dolores" (Isaías 53:3 LBLA). Vemos a un hombre luchando con el temor, luchando con los compromisos, y anhelando el alivio.

Vemos a Jesús en la niebla de un corazón roto.

La próxima vez que la niebla te encuentre, recuerda a Jesús en el jardín. La próxima vez que creas que nadie te entiende ni le importas, relee el Capítulo 14 de marcos y da una visita por el Getsemaní.

Y la próxima vez que te preguntes  si Dios realmente percibe el dolor que prevalece en este planeta polvoriento, escúchalo suplicando entre los árboles enroscados. La próxima vez que estés llamado a sufrir, presta atención, puede ser lo más cercano que nunca llegarás a Dios. Observa con atención. Muy bien podría ser que la mano que se extiende para guiarte de la niebla es una perforada por los clavos.



Fuente: No me extraña le llaman el salvador por Max Lucado (Thomas Nelson) - www.biblegateway.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III