Protegeme del pecado.



    
Por Alistair Begg. 



Y Como yo soy tu siervo, protegeme de mi inclinación hacia el orgullo, y cuidame de que el pecado gobierne mi vida.
Si usted hace esto, voy a estar sin mancha, e
inocente de grandes delitos.
Salmo 19.13 (Voice)


Tal fue la oración del "hombre conforme al corazón de Dios". ¿Para ser Santos, como David, necesitamos orar así? Cuando es necesario, entonces, que esa oración deba ser para nosotros nacidos en la Gracia! Es como si dijera: Guárdame, aunque me precipite de cabeza sobre el precipicio del pecado. 



Nuestra naturaleza pecaminosa, como un caballo mal humorado, tiene tendencia a escaparse. Más puede la Gracia de Dios poner el arnés sobre ello y sujetarnos para no apresurarnos al mal.

Que podría el mejor de nosotros hacer, si no fuera por los controles que establece el Señor sobre nosotros,  tanto en la Providencia y en la Gracia!.

La oración del salmista está dirigida contra la peor forma de pecado, que se realiza con la deliberación y obstinación. Hasta el más santo necesita estar "protegido" de las viles transgresiones.  Es algo solemne, encontrar al apóstol Pablo, advirtiendo a los Santos en contra de los pecados más repugnantes: Aniquila!Así, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría. "1        



 ¿Qué! ¿Los Santos realmente necesitan ser advertidos contra tales pecados como estos? Sí, sí lo son. Las batas blancas, a menos que su pureza sea conservada por la Gracia Divina, serán profanadas por los puntos más negros.    



Cristiano experimentado, no se jacte en su experiencia;  se tropezará si aparta su mirada de Él que es capaz de impedirle que caiga. Usted cuyo amor es ferviente, cuya fe es constante, cuyas esperanzas sonbrillantes, no diga, "Nosotros nunca pecaremos," sino más bien clama, "no nos dejes caer en tentación.Tal fue la oración del "hombre conforme al corazón de Dios".

Hay suficiente leña en el corazón del mejor de los hombres para encender el  fuego que arderá en el infierno más bajo, a menos que Dios  apague las chispas de los que caen.



¿Quién se hubiera imaginado,  que muchos  justos podían encontrarse ebrios y cometiendo inmoralidad? Hazael dijo: "Es tu siervo, un perro, para que haga esto?" y somos muy capaces de usar la misma pregunta santurrona. Mas la  infinita sabiduría,  puede curarnos de la locura de la confianza en nosotros mismos.



1 Colosenses 3:5

El material devocional se toma de "mañana y tarde," escrito por CH Spurgeon, revisado y actualizado por Alistair Begg. /www.truthforlife.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III