jueves, 30 de junio de 2011

Sorpresas del Dios Verdadero

“…Para aquellos que lo aman, Dios ha preparado cosas que nadie jamás pudo ver, ni escuchar ni imaginar”.

1 Corintios 2:9 (Traducción en lenguaje actual)

¿A quién no le gustan las sorpresas?, pero sobre todo, ¿A quién no le gustan las sorpresas positivas?, creo que todos o mejor dicho a la mayoría de nosotros nos encantan las sorpresas positivas, aquellas que acaparan nuestra atención y nos hacen sentir muy bien.

Dios es un Dios de Sorpresas y sus sorpresas son impresionantes, más de lo que un día imaginamos que podíamos recibir de Él.

Y es que en la vida hay momentos en los que parece que por más que anhelemos o queramos el panorama no quiere cambiar. Posiblemente hemos estado pidiéndole a Dios que todo cambie de la noche a la mañana y no hemos visto una respuesta.

Lo más difícil aun, en medio de esas etapas de la vida es que pareciera que Dios guarda silencio o por lo menos no lo podemos escuchar y muchas veces hasta sentir.

Y es que ocurre que también en esos momentos de afán, pareciera que nuestros oídos se ensordecen y que nuestra sensibilidad espiritual desaparece, todo por centrarnos en el mal panorama que tenemos en frente.

Pero si por un momento nos diéramos cuenta que en medio de esas etapas de aparente silencio de Dios, en esas etapas de aparente ausencia de Dios (según nosotros), es cuando El está preparando una hermosa sorpresa para nosotros.

En mi vida he sido testigo de las maravillosas sorpresas que Dios ha elaborado especialmente para mí, y estoy seguro que tú no eres la excepción. Y es que lo que ocurre es que en medio de esas etapas grises lo menos que esperamos es que Dios nos sorprenda con algo fabuloso, algo sacado de la sobrenaturalidad de Dios y que no estaba previsto para nosotros, a eso yo le llamo EL ESTILO DE DIOS.

Si, y es que Dios tiene un estilo propio para actuar, pues en medio del panorama gris, El puede sacar un arcoíris y un sol radiante, en medio de llanto, El saca una sonrisa espectacular, en medio de la calamidad, El hace TODAS las cosas nuevas, y es que así es mi Dios, así es tu Dios, EXPERTO en SORPRESAS.

En este momento no te desesperes si vez todo en contra, si estas en un laberinto y te encuentras sin salida, estoy seguro que Dios está preparando una de sus SORPRESAS espectaculares para dibujar una hermosa sonrisa en tu rostro.

Pueda que no entiendas todo lo que estás viviendo, y mejor no mal gaste tu tiempo en quererlo entender, simplemente espera en el Señor, porque estoy seguro que está preparando una SORPRESA que te SORPRENDERA en gran manera y de la cual darás Gloria y Honra a Él, por todo lo que hace en tu vida.

Y no es porque merezcas algo, sino porque simplemente te ama y por tal razón no se cansara jamás de preparar sus sorpresas llenas de bendiciones para tu vida, solamente no te desesperes, no pierdas la calma, tranquilízate y confía en que Dios tiene una sorpresa para tu caso y que dicha sorpresa será de la forma que ni siquiera pensaste que Dios actuaria.

¡Tu Sorpresa viene en Camino!
Autor: Enrique Monterroza

miércoles, 29 de junio de 2011

Restaurando en Cristo Jesus

“Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó.” Lucas 10:34 (NVI)

La historia del buen samaritano es una de las más conocidas de la Biblia. Y de las muchas enseñanzas que se pueden sacar de ella, escuche anoche este concepto que me sedujo.

El enemigo siempre lastima, en la historia el caminante había sido desnudado, lastimado y dejado medio muerto. No es muy distinta a la realidad que nos toca vivir hoy con tanta violencia. Pero la aplicación espiritual es aún más terrible. El diablo lastima nuestra alma, nos quita la paz y nos desnuda dejándonos vacios. Nos promete mucho, nos da poco y nos saca todo. Y cuando lo hizo, nos deja tirados como aquel hombre de la parábola.

Ni el sacerdote ni el levita se detienen, y prefieren seguir su camino. Pero el samaritano fue movido a misericordia. Vio al caminante herido de muerte y aunque no eran amigos, ni tenían relación decidió detenerse para ayudarlo. Igual que hizo Jesucristo con vos y conmigo. Nos vio sin esperanza y condenados al infierno y decidió ayudarnos. ¡Un grande de verdad!

Así que se acercó, curó las heridas y las vendó. Primero nos sanó el alma. Y luego nos hizo montar sobre su propia cabalgadura. Y este es el concepto que seduce. El que estaba tirado, desnudo y moribundo, termina la historia montando sobre un caballo y regresando a casa. El que había perdido todo, regresa dignamente. Porque el Señor Jesucristo tiene esta gracia adicional. No solo nos salva y nos sana, sino que además nos reivindica. Nos devuelve la dignidad que teníamos y nos pone en un lugar de privilegio.

En esta sociedad que siempre te tira para abajo y que nunca te reconoce tus logros Jesucristo te ofrece devolverte el valor que tenías. Tal vez hoy no estés mal y te sentís satisfecho con tus logros. Tal vez hoy estás necesitando cambiar tu situación que te agobia y te entristece. Tal vez hoy estás como el caminante, tirado al lado del camino sin futuro.

Cualquiera sea tu situación, hoy Jesucristo te quiere llevar en su cabalgadura, y darte una dignidad que nunca antes tuviste y que el dinero no puede comprar. Ser un hijo de Dios es ser el heredero del universo.

REFLEXIÓN — Subete.
Un gran abrazo y bendiciones

martes, 28 de junio de 2011

Hoy caminaré Hasta El Fin.

Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días. Daniel 12:13.
Nosotros no podemos entender todas las profecías, pero no debemos mirarlas con espanto, sino con verdadero placer.

En la voluntad del Padre, nada puede haber que pueda inquietar a su hijo.
Aun cuando viéramos levantarse la abominación de la desolación, no será contaminado el verdadero creyente; al contrario, será purificado y emblanquecido en la prueba.

Aunque la tierra fuere abrasada, no llegará el olor del fuego a los escogidos.
En el derrumbamiento de la materia y la ruina del mundo, el Eterno sabrá preservar a los suyos.
Resueltos a cumplir con nuestros deberes, valientes en el combate, sufridos en la prueba, sigamos rectos nuestro camino, sin desviarnos ni a la diestra, ni a la siniestra.
Un día llegará el fin: avancemos por el camino hasta que venga.

El descanso será nuestro.
Todo lo de este mundo vacila y se estremece, mas nuestro fundamento permanece
inconmovible.
Dios reposa en su amor, por eso nosotros reposamos en Él.
Nuestra paz es, y será siempre, a manera de río.
Una suerte nos ha sido reservada en la celestial Canaán, y la ocuparemos suceda lo que suceda.
El Dios de Daniel dará una porción digna a todos los que se deciden valerosamente como Daniel, por los fueros de la verdad y santidad.
Ningún foso de leones nos privará de nuestra herencia eterna.
Hoy me animo a seguir caminando hasta llegar al final.
Señor, Gracias por sostenerme con tu mano fuerte y decidida. Gracias por llevarme hasta el final. Amén.

Charles Spurgeon.
Libro De Cheques Del Banco De La Fe.

domingo, 26 de junio de 2011

Amy Grant - Lead Me On


Shoulder to the wheel
For someone else's selfish gain
Here there is no choosing
Working the clay
Wearing their anger like a ball and chain.
Fire in the field
Underneath a blazing sun
But soon the sun was faded
And freedom was a song
I heard them singing when the day was done
Singing to the holy One.
Lead me on
Lead me on
To a place where the river runs
Into your keeping, oh.
Lead me on
Lead me on
The awaited deliverance
Comforts the seeking...lead on.
Waiting for the train
Labelled with a golden star
Heavy hearted boarding
Whispers in the dark
"Where are we going--is it very far?"
Bitter cold terrain
Echoes of a slamming door
[From: http://www.elyrics.net/read/a/amy-grant-lyrics/lead-me-on-lyrics.html]
In chambers made for sleeping, forever
Voices like thunder in a mighty roar
Cry to the Lord.
Lead me on
Lead me on
To a place where the river runs
Into your keeping, oh.
Lead me on
Lead me on
The awaited deliverance
Comforts the seeking...lead on.
Man hurts man
Time and time, time again
And we drown in the wake of our power
Somebody tell me why.
Lead me on
Lead me on
To a place where the river runs
Into your keeping, oh.
Lead me on
Lead me on
The awaited deliverance
Comforts the seeking...lead on.
Lead me on
Lead me on
To a place where the river runs
Into your keeping, oh.
Lead me on
Lead me on
The awaited deliverance
Comforts the seeking...lead on.



sábado, 25 de junio de 2011

El crecimiento en Cristo

“Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo aquel que es la cabeza, esto es Cristo”. Efesios 4, 15. Una dieta correcta y el ejercicio adecuado son dos factores necesarios para el desarrollo y el crecimiento. Necesitamos ambos no solo uno o el otro.



¿Cómo puede uno crecer y desarrollarse espiritualmente?
Requiere más que leer una meditación bíblica a diario.
A la vez, un artículo inspirador, más de una buena lectura de la palabra, podría ser una dieta saludable para el cristiano. ¡A diario debemos de digerir la palabra de Dios!

¿De qué debemos alimentarnos? Filipenses 4, 8 nos indica que debemos de pensar en “todo lo amable, todo lo que es de buen nombre” también debemos de pensar en lo que Dios ha hecho por nosotros personalmente.

¿Quieres mantener una buena salud espiritual? Practica lo que sabes. Sigue haciendo lo correcto, sin importar lo que suceda. Haz de buen uso de tu dieta de la palabra de Dios. Usa toda la fuerza que recibas para ejercitar tu fe. El ejercicio es trabajo y mantener una dieta saludable y balanceada puede ser difícil; para ello requiere sacrificio. Pero a la vez, ¡vale la pena! Así podremos desarrollar una buena relación con Dios, tener una gran visión, recibir fuerza para hacer su voluntad y crecer en El.

Mientras comas y trabajes hoy, no te olvides de orar: “Gracias Señor por haberme proveído de todo lo necesario para mi crecimiento y desarrollo espiritual. Ayúdame a seguir creciendo en ti, hasta que, en el tiempo de la gran cosecha me llames a casa. Amén”

Publicado por: Marcelo Zúniga

viernes, 24 de junio de 2011

Un Amigo de Verdad

Un amigo SENCILLO nunca te ha visto llorar.
Un amigo VERDADERO tiene los hombros húmedos por causa de tus lágrimas.
Un amigo SENCILLO te pregunta cómo estás…
Un amigo VERDADERO te dice que te ves bien, te abraza y te besa.
Un amigo SENCILLO te manda flores y una tarjeta cuando estás internado en el hospital.
Un amigo VERDADERO se queda a dormir en una silla, a tu lado.
Un amigo SENCILLO no conoce los nombres de tus padres .
Un amigo VERDADERO tiene sus números de teléfono en su libreta de direcciones y los llama “mi viejo” y “mi vieja”
Un amigo SENCILLO trae bebidas a tu fiesta.
Un amigo VERDADERO llega temprano para ayudarte a cocinar y se queda hasta tarde para ayudarte a limpiar.
Un amigo SENCILLO odia cuando le llamas después de haberse acostado.
Un amigo VERDADERO te pregunta por qué te tardaste tanto en llamar.
Un amigo SENCILLO procura hablar contigo acerca de tus problemas.
Un amigo VERDADERO procura ayudarte con tus problemas.
Un amigo SENCILLO te ofrece el sofá para que duermas.
Un amigo VERDADERO te brinda su cama, se acuesta en el suelo… y no te deja dormir en toda la noche conversando contigo.
Un amigo SENCILLO te pide que le hagas un café.
Un amigo VERDADERO pasa a la cocina y monta la cafetera y hasta le pide azúcar a una vecina si no tienes.
Un amigo SENCILLO piensa que ha terminado la amistad después de un argumento.
Un amigo VERDADERO sabe que no tienen una amistad sino hasta después de haber tenido una pelea.
Un amigo SENCILLO espera que siempre estés ahí para Él o ella.
Un amigo VERDADERO siempre estará ahí para ti.
Un amigo SENCILLO puede serlo por un tiempo…
Un amigo VERDADERO es para toda la vida.
Proverbios 18:24 “El hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigo: Y amigo hay más conjunto que el hermano.”

Desea la Palabra Porque Dios es Bueno

“Gustar la benignidad del Señor” (vs.3) significa que has experimentado en tu vida que Dios es bueno. Si sacas de tú corazón lo negativo, la queja y el pesimismo, podrás encontrar un montón de razones para ver la bondad de Dios. ¡Él es bueno!

No merecemos su bondad pero Él nos la regala todos los días. Cuántas veces no somos buenos con Él y sin embargo Él sigue siendo bueno con nosotros. Adora al Señor porque Él es bueno.

Si tienes la experiencia de la bondad del Señor entonces hay dos decisiones muy importantes que tienes que tomar:

Desecha el pecado de tú vida (vs.1). Dios no te libra de aquello a lo que tú no quieres renunciar. Dios no saca de tú vida aquello que tienes que sacar tú. Pero si estás dispuesto a hacerlo, Él te dará el poder para sacar de tú vida todo lo que te impide vivir en libertad.

Tienes que renunciar a la maldad, a la mentira y a la hipocresía.

Tienes que renunciar a las envidias y al hablar mal de otros.

Tú sabes a qué otras cosas tienes que renunciar. Hazlo.

La libertad de tu vida comienza con la confesión y la renuncia. Pero no termina ahí. Necesitas tomar una segunda decisión:

Desea la Palabra de Dios y cómela (vs.2). Cuando sacas lo sucio, lo contaminado, quedas limpio, pero necesitas llenarte de algo nuevo que mantenga tu limpieza interior, que te de fuerzas y poder espiritual. Necesitas alimentarte de la Palabra Dios.

¿Cómo lo haces? Aprende a pensar como Dios piensa, cree la Palabra, métela en tú cabeza y corazón y declárala con tu boca. Tú vida será sanada con su verdad y se liberará su poder en tu interior. Serás fuerte, serás sabio y avanzarás en madurez.
Piénsalo.

¿En qué situaciones estás experimentando la bondad del Señor?
¿A qué tienes que renunciar hoy mismo?
¿Cuánto “comes” de la Palabra de Dios cada día?
¿Cuánto disfrutas de TODAS las bendiciones del Señor?
¡¡Disfruta!! Él es bueno.
Pasaje clave: 1º Pedro 2:1-3.

Por Edgardo Tosoni

jueves, 23 de junio de 2011

Los diez mandamiento de satanas

No leas mucho la Biblia; te puede afectar la mente e irrita la vista.
No ores mucho; te puede dar reumatismo en las rodillas.
No aceptes cargos en la iglesia; cualquier otro puede hacerlo mejor que tú.
No vayas al templo a adorar; tu puedes hablar con Dios en cualquier parte.
No des tus diezmos y ofrendas; Dios es muy rico.
No digas siempre la verdad; hay que ser prudente.
No te preocupes por la conversión de tus hijos; ellos ya son salvos.
No te afanes por llevar una vida limpia; hay otros más sucios que tú.
No te preocupes por la segunda venida de Cristo; El te avisará cuando vendrá.
No te afanes por hacer algo; lo importante es que tu creas.

miércoles, 22 de junio de 2011

Cristo siempre te acompañara

“Pero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre. Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay nadie que me ayude”.

Salmo 22:9-11

Este es un salmo escrito por David y aunque expresa mucho de lo que él estaba sintiendo cuando lo escribía, es un salmo mesiánico donde se relataban los padecimientos que pasaría Jesucristo al morir en la cruz y los sentimientos que experimentaría.

El salmista comienza expresando su angustia, tristeza y la lejanía que siente de parte de Dios ante los problemas que está confrontando. ¿Por qué me has desamparado? –es su primera interrogante. ¿Por qué no me escuchas si clamo a ti día y noche? Creo que eso le daba vueltas en la cabeza una y otra vez. Así como muchas veces nosotros también nos sentimos y pensamos cuando atravesamos el desierto.

Pero luego de expresar eso, David comienza a recordar y relatar las grandezas que Dios había hecho en medio de su familia y en su pueblo. Dios había dado pruebas suficientes de que había estado con sus padres y aquella nación. Es entonces cuando él reclama esas promesas. Porque precisamente en todas esas promesas que están escritas en la Biblia es donde nuestra fe se incrementa y también donde acudimos ante el Padre a pedirle que nos auxilie, que así como estuvo con otros, esté con nosotros también.

Una de los versículos que más me impactan de este capítulo es precisamente el hecho en el que David declara y reconoce que aún antes de su nacimiento ya sus padres le habían encomendado a Dios su cuidado. Él confiesa que aún antes de que sus ojos hubieran visto la luz por vez primera, ya Dios era el señor de su vida y lo traía adherido a su corazón, aún cuando no lo comprendía porque era demasiado pequeño para razonar. David clama sabiendo que el único que le puede ayudar en medio de la angustia desesperante que el estaba viviendo era Dios.

Entonces sabe que la persona ideal a donde debe acudir y pedir auxilio es solamente al que tiene el poder de hacer las cosas imposibles, posibles. Al Rey de reyes y Señor de señores, Jehová de los ejércitos. Pero es que cuando uno recuerda las grandezas de Dios el alma se deleita aunque este pasando una agonía momentánea. Y desde lo más profundo sale el corazón de un verdadero adorador y comienza a hacer lo que David hacía. Exalta, glorifica y proclama la suprema majestad y poderío de Dios. Recuerda a su alma que un día todos los que le sirven y adoran estaremos ante Dios y que Jehová gobernará por siempre. No se nos puede olvidar que a pesar de la posición que tuvo David como rey de Israel, fueron muchas las aflicciones, persecuciones y lágrimas que tuvo que derramar y sufrir. Pero en cada uno de sus salmos podemos comprobar la fidelidad que él confesaba que recibía de Dios.

A veces nos turbamos y exclamamos confundidos: “¿Dios mío dónde estás, por qué me has desamparado?” Y Dios justo a nuestro lado observándonos. Queriendo que entendamos que aunque guarda silencio, sigue fiel a nosotros y que en su debido momento intervendrá. Por tal razón no dañemos los planes maravillosos que Dios tiene con nuestra vida alimentando la duda.

Creamos y con paciencia esperemos porque a su tiempo recogeremos un buen fruto.

Autora:
Brendaliz Avilés

martes, 21 de junio de 2011

Formatea tu Mente

Hace varios días no puedo quitar de mi mente una frase que aprendí: “Somos los que pensamos”

A propósito de pensamientos: ¿Cuáles son los tuyos? ¿Qué existe en tu mente?
Hay quienes tienen pensamientos impuros
Hay mentes con pensamientos negativos.
A lo largo de nuestra vida acumulamos miles de miles de pensamientos de frustración, pensamientos de fracaso y derrota.

Si “somos lo que pensamos”, imagine el resultado de todo pensamiento ajeno a la palabra y voluntad de Dios, el desenlace de estos nos hace vivir deprimidos, derrotados, tristes y amargados.

En Japón existe la frase “shoshin”, que significa “mente de principiante” Esto no quiere decir mente cerrada, sino mente vacía y dispuesta. Una mente vacía está preparada para recibir cualquier pensamiento. En la mente del principiante hay muchas posibilidades de acumular nuevos. Creo que tú y yo necesitamos “una mente de principiante”

Si quieres tener una mente “shoshin” si quieres tener una mente abierta y dispuesta a producir excelentes pensamientos, primero tienes que borrar tus antiguos pensamientos. Este es el momento oportuno para “formatear tu mente”, este es el momento para invitar a Jesucristo el “formateador de mentes” para que borre todos los pensamientos impuros, que borre de nuestra mente todos los pensamientos negativos, que borre los pensamientos de frustración y derrota, hoy es el momento oportuno para estrenar una mente nueva.

Con una mente renovada es necesario poner en ella pensamientos nuevos. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Y ahora que pensamientos debemos tener?

En la Biblia encontramos como tienen que ser nuestros pensamientos: “Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama, piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.(Filipenses 4,8)

Oración: Señor en este día te ruego y suplico que formatees mi mente, borra de mi mente todo pensamiento impuro y malicioso, borra todos los pensamientos negativos. Señor enséñame a tener buenos pensamientos, ayúdame a pensar en lo recto y verdadero, ayúdame a tener pensamientos puros, enséñame a pensar en toda clase de virtudes, quiero pensar en todo lo que merece alabanza. Con tu ayuda Señor confió tener pensamientos positivos, pensamientos que me lleven a tener Fe, Esperanza y Amor todos los días de mi vida terrenal, Gracias Señor. Amen

Autor: Adhemar Cuellar

lunes, 20 de junio de 2011

La imagen de Mamá

A los 4 años: "¡Mi mamá puede hacer cualquier cosa!"

A los 8 años: "¡Mi mamá sabe mucho! ¡Muchísimo!"

A los 12 años: "Mi mamá realmente no lo sabe todo."

A los 14 años: "Naturalmente, mi madre no tiene ni idea sobre esto"

A los 16 años: "¿Mi madre? Pero ¿qué sabrá ella?"

A los 18 años: "¿Esa vieja? ¡Pero si se crió con los dinosaurios!"

A los 25 años: "Bueno, puede que mamá sepa algo del tema..."

A los 35 años: "Antes de decidir, me gustaría saber la opinión de mamá."

A los 45 años: "Seguro que mi madre me puede orientar"

A los 55 años: "Qué hubiera hecho mi madre en mi lugar?"

A los 65 años: "¡Ojalá pudiera hablar de esto con mi mamá!"


Fuente:
http://www.leonismoargentino.com.ar/

sábado, 18 de junio de 2011

¿Qué es un Papá?

Un papá, lo que se llama papá, es un superhombre, porque puede responder con prontitud una pregunta sobre Biología, seguida de una de Matemáticas.

Es un súper héroe que se disfraza de Superman y se desvela esperando que sus hijos regresen de la fiesta.
Un papá es una combinación extraña de razón y sentimientos, es el que sabe decir no cuando es lo justo y sabe decir sí cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple con su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpitos fríos.

Es el único de la casa que persigue un ratón hasta atraparlo, así se muera de miedo por dentro.

Un papá es un higo que parece duro por fuera y es puro dulce en su interior, es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida.

Los papás tienen la billetera llena de fotos, de tarjetas, de teléfonos, de citas, de compromisos, menos de dinero.

Un papá tiene mucho de mamá aunque tenga cuerpo de hombre. Si hay que cambiar pañales, los cambia, cuando el hijo llora, él es el refugio, cuando el hijo ríe, él es la compañía.

Ser papá es jugar en la vida el papel de rey, no de un reino; sino del amor, la comprensión y la razón.

Autor: Desconocido

jueves, 16 de junio de 2011

No más lagrimas

“y enjugará el Señor toda lágrima de todos los rostros”
Isaías 25: 8b


Seguramente es duro y también difícil, las cosas no salieron como esperabas que salieran, todo se dio vuelta, nunca imaginaste que sería así. Pensaste que lo tenías bajo control y no fue así y ahora las lágrimas no dejan de fluir, te preguntas una y otra vez ¿Que fue lo que fallo?, ¿Por qué las cosas salieron mal?

Lagrimas inundan tu vida, día y noche, quizá nadie lo sabe, lloras a solas esperando de esa manera desahogarte, pero a solas para que nadie se entere que te afecto, con lagrimas en tus ojos observas el cielo y en una actitud de interrogación quisieras preguntarle a Dios ¿Por qué?

Lagrimas y mas lagrimas es el pan de cada día y tu actitud de derrota no se puede esconder, te sientes culpable por algo que no fue tu culpa, por algo que no iba a ser de otra manera, aun cuando tu hubieras hecho todo lo que pudieras, nada iba a cambiar, iba a ser siempre así como fue.

Una voz en el cielo se deja oír, es Dios mismo que ha visto todo lo que en tu vida a sucedido, como las cosas se fueron dando de esa manera, en muchas ocasiones quiso tomar parte de eso, pero por más intento que hubo de su parte de llamar tu atención estabas totalmente segada y sorda.

Esa voz del cielo que se deja oír en este momento dice: “No más lagrimas”, “No llores más”.

Dios se hace sentir, hay algo diferente en el ambiente, es algo sobrenatural y al mejor estilo suyo, con una paño de amor Dios seca cada lagrima, te ve al rostro y te dice que anhela ver una sonrisa, tus lagrimas vuelven a salir, la mano de Dios está sosteniendo tu barbilla observando tus ojos, mientras te dice: “Yo estoy contigo, estoy aquí”, tus ojos como cristal no dejan de brillar, nuevas lagrimas salen, pero estas no son tan amargas como las otras, estas lagrimas son de sentirse apreciada por Dios.

El Señor te mira y te dice: “Eres mi hija y yo soy tu Padre”; quieres decir algo, más un nudo en tu garganta no te lo permite, Dios te dice: “No necesitas decírmelo, yo puedo sentirlo”, lo abrazas fuerte y el consuela tu cabeza, como un Padre a su hija mas amada.

Te sientes segura, estas entre sus brazos, las lagrimas terminan de salir, hay un suspiro de tu parte como los hay después de buen momento de lagrimas y sollozos, suspiros de sentimientos aparecen, Dios acaricia tu cabello y te dice: “Tranquila todo paso, Yo hare nuevo todo”.

No hallas como agradecer, quieres hacer algo, necesitas hacerlo, pero Dios que te comprende como el Padre mas Amoroso que existe solo te dice: “No más lagrimas, no llores más”.

En este día Dios quiere que sepas que ya no quiere que sigas llorando y lamentándote, que Él tiene el control de todo y más aun del tiempo, no tienes de que preocuparte, El está contigo, que es tu Padre y que hará TODO nuevo.
Dios te dice hoy:

No más lagrimas, No llores más, yo hare NUEVAS todas las cosas

Autor: Enrique Monterroza

miércoles, 15 de junio de 2011

La Obstinación

“Con todo, no hicieron caso, sino que fueron tan tercos como lo habían sido sus antepasados, que no confiaron en el Señor su Dios.” 2 Reyes 17:14 (NVI)

Salmanasar, rey de Asiria, atacó al rey Oseas de Israel. Invadió el país entero, marchó contra Samaria y sitió la ciudad durante tres años. Cuenta la historia que el sitio a Samaria fue uno de los más terribles y cruentos de la humanidad. El país quedó devastado, las finanzas en quiebra, el ejército aniquilado y los sobrevivientes deportados a Asiria. Un terrible final para el pueblo de Dios. Pero lo que les sucedía no fue una sorpresa. Dios lo había anticipado.

Desde Jeroboam, el primer rey de Israel hasta Oseas, todos se esforzaron en contradecir a Dios, en impulsar la adoración a los dioses falsos vecinos, en ofender a Dios y en cambiar sus principios. Frente a esta conducta tan reprobable, Dios enviaba a sus profetas para hacerlos recapacitar y los llamaba al arrepentimiento.

Pero en lugar de ser razonables, se obstinaban en alejarse más de Dios. Y generaban un insano círculo vicioso. Más pecado los alejaba de Dios, quien los llamaba al arrepentimiento. Ellos no querían escuchar y en respuesta pecaban más y así se alejaban más de Dios. Y quedaron en la historia como la generación de la tontería.

Fueron tan tercos que no quisieron cambiar sus malos hábitos. Y sufrieron las consecuencias. Y esa es la razón de todos sus males: Terquedad. Dios sabe que el ser humano va a pecar, porque está en su naturaleza. Y le es imposible mantenerse limpio. Pero el amor de Dios es tan grande que está dispuesto a perdonar si ve arrepentimiento. Su grandeza es tan amplia como la estupidez humana, que en lugar de aceptar el regalo divino, se obstina en querer seguir equivocándose.

Hombres tontos que pensaron que eran más inteligentes que Dios, y quisieron imponer sus reglas de juego. Sin darse cuenta que lo único que lograban era complicarse la vida. En lugar de confiar en la inteligencia de Dios, confiaron en su juicio. Y así les fue.

Hoy la situación no cambió mucho. Seguimos siendo personas tercas, que nos obstinamos en llevarle la contra a Dios. Solo basta analizar tu última semana para confirmar esta afirmación. Por eso es que Dios hoy vuelve a llamarte a la reflexión. Recapacitá y escuchá a Dios.

REFLEXIÓN — No seas obstinado.
Un gran abrazo y bendiciones
Dany

martes, 14 de junio de 2011

Entonces, ¿Qué hago si estoy enojado?

Mucha gente tiene esta idea poco realista de que los cristianos se supone que no se enoja. No sé de dónde sacaron eso, pero es muy divertido cuando todo el mundo espera que seamos oh tan agradable, mientras que todo el mundo puede explotar en cualquier momento la indignación que quieren.

Lo que muchos se niegan a reconocer es la gran cantidad de versos en la Biblia donde Dios no le importaba su pueblo está enojado. El Libro de los Salmos está lleno de una amplia gama de emociones humanas y uno de los temas recurrentes que me di cuenta, aparte de los elogios de costumbre la desesperación y la esperanza es la inclusión de oraciones enojado. Uno de los que yo voy a citar a continuación. Este es de los Salmos 83: 13-15:

13 Haz que como rodadora, oh mi Dios,
como el tamo delante del viento.

14 Así como el fuego consume el bosque
o una llama conjuntos de las montañas en llamas,

15 para perseguirlos con su tempestad
y aterrorizarlos con su tormenta.

El verso no suena muy enojado cuando usted lo lee así. Pruebe con otra versión y ver por ti mismo:

¡Dios mío! Lo he tenido con ellos!
Golpe a la basura!
Tumbleweeds en el desierto de residuos,
palos carbonizados en el quemado sobre el fondo.
Elimina el derecho de aliento de ellos, por lo que son sin aliento
para respirar, jadeo, "Dios."
Llevarlos hasta el final de su cuerda,
y los dejan allí colgando, impotente.
Entonces van a aprender su nombre: "Dios,"
el único y verdadero Dios Altísimo en la tierra.


Usted ve, muchos de nosotros nunca han sido lo suficientemente molesto como para orar para que Dios perseguir a nuestros enemigos y asustarlos más allá de su ingenio. Sospecho que en su mayor parte, son simplemente molesto con algunas personas y nunca realmente quiere Dios para derribar como el escritor de este Salmo oró.

Pero ¿por qué permite Dios que tales salmos enojado que se incluirán en la Biblia? ¿No es la Biblia supone que el buen libro? No soy un experto pero tengo el presentimiento de que Dios lo permitió, porque la capacidad de sentir una amplia gama de emociones y tener la elección de qué hacer con esas emociones son las marcas distintivas de nuestro libre albedrío y de la humanidad. Quería decir que tengamos una elección.

Efesios 4: 26 nos da sabios consejos.

  • Si se enojan, no pequen: No deje que el sol se ponga estando aún enojados ...

Enojarse puede no ser tan malo en absoluto. A veces incluso puede conducir a ser muy apasionado por algo bueno y noble. Es lo que haces con esa rabia que explica la diferencia rayita.

lunes, 13 de junio de 2011

Inténtalo Nuevamente

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”
Salmos 51:10


Algo anda mal, tú lo sabes bien, no hay el mismo sentir en ti que en otros tiempos, todo te parece monótono, y el sabor de las cosas espirituales se va perdiendo poco a poco.

Seguramente dejaste de orar hace un tiempo, leer la Palabra se te hace aburrido y hasta cierto punto tedioso, haces un sobre esfuerzo para leer estas líneas, porque realmente no es de tu agrado en estos momentos de simpleza espiritual.

Tú sabes que las cosas no están caminando como debes de caminar, tú muy bien sabes que poco a poco te vas alejando de lo que un día estuviste tan pero tan cerca. En tu mente hay una intención fugaz de comenzar de nuevo, pero todo parece muy pesado y difícil de conseguir.

Estas muriendo espiritualmente poco a poco y eso hasta cierto punto te preocupa, pero el desgano y la falta de motivación ha hecho de ti, presa fácil del desanimo y falta de interés por hacer algo más que eso.

Por un momento recuerda tus mejores momentos, aquellos que marcaron tu vida, aquellos que te convencieron que estabas en el verdadero camino, aquellos que te hicieron por una vez en tu vida sentirte con un propósito de existencia, esos momentos que quisieras volver a repetir, pero que lastimosamente están muy lejos para ti, de volver a experimentar.

Aquellos momentos de adoración delante de su presencia en donde las lagrimas no faltaban, en donde tu corazón y espíritu se derretían frente a la presencia del Señor, esos momentos de Alabanza en los que te gozabas y sentías que explotabas de alegría, sonreías, saltabas, levantabas tus manos, simplemente eras libre.

Momentos en los que orabas y sentías como Dios te abrazaba, como la presencia del Santo Espíritu de Dios se hacía presente en esos lugares a solas contigo, aquellos momentos en donde mientras leías la Palabra las lagrimas de felicidad y de confianza brotaban de tus ojos al darte cuenta el amor con el que te amo el Señor.

Pareciera que todos esos momentos inolvidables que hicieron de ti una persona diferente, han desaparecido, ¿Por qué?, quizá por algún momento difícil que no quisiste superar, quizá por un fracaso sentimental o emocional con el cual permitiste que el enemigo te engañara y te llevara a la soledad. Quizá la espera por aquella petición tan anhelada que hasta el momento no ha llegado y eso te ha llevado a desconfiar de lo que Dios quiere y puede hacer en tu vida.

¿Qué pasa contigo?, ¿Por qué permites que el enemigo te saque ventaja?, ¿Por qué no haces nada por salir de eso y comenzar de nuevo?, NO ME DIGAS NO PUEDO, porque en Cristo TODO lo puedes, NO ME DIGAS NO QUIERO, porque Dios da el querer como el hacer.

Es hora de comenzar de nuevo, de levantarte e intentarlo nuevamente, tu puedes, Dios en ti puede hacer cosas maravillosas, no porque seamos merecedores, sino por su Gracia y Misericordia infinita, ¡Vamos!, ¡Arriba!

Todos aquellos momentos que un día experimentaste pueden volver a repetirse y aun ser mejores, solo basta que te rindas al Señor, que reconozcas tus debilidades y que permitas que El tome tu vida y te dé el aliento que necesitas para volver a comenzar.

No te creas indigno por todo lo que has hecho, no te creas inmerecedor de algo que Dios te quiere dar porque te ama, porque eres su hijo y porque eres propiedad suya. No te menosprecies mas, no creas en las mentiras del enemigo que te quieren hacer creer que eres un derrotado y un fracaso, tú no eres nada de eso, pero lo que si estoy seguro que eres en Dios es: MAS QUE VENCEDOR.

Con todo mi corazón te pido que no te rindas, que lo intentes una vez más, que no te des por vencido, que lo que Dios ha hecho en tu vida es más grande que cualquier otra cosa y por ello vale la pena intentarlo nuevamente, estoy seguro que Dios esta anhelando que lo intentes nuevamente, ¡Vamos!, ¡Por favor, Inténtalo Nuevamente!

Yo te invito a que lo intentemos nuevamente, a que nos paremos en el lugar que Dios quiere que estemos, que comencemos poco a poco a cultivar aquellos hábitos que descuidamos y que hoy Dios quiere que volvamos a restaurar, quizá será difícil, pero nunca imposible, quizá fallaremos, pero no nos rendiremos y lo intentaremos hasta ver lo que Dios ha prometido hacer en nosotros.
Hoy Dios te dice:

¡Inténtalo Nuevamente!

Autor: Enrique Monterroza

viernes, 10 de junio de 2011

Jars of Clay-Two Hands live in Charleston, ME Maine on the Shelter Tour

Venciendo la tentación

Imagínese que un amigo suyo le ha dado a usted un palacio lleno de cosas hermosas. Son suyas para que las disfrute. Lo único que su amigo le pide es que “por favor no se arroje desde la torre, porque morirá”.

Después viene un enemigo y le dice a usted: -“¿Quién te dijo que no te arrojaras de la torre? ¡Vamos, salta y te sentirás muy bien! Sabrás lo que se siente al volar. Podrás contemplar el palacio desde otro ángulo. No te preocupes por lo que pueda suceder cuando rebotes en el suelo. Sólo piensa en todas las cosas nuevas que aprenderás mientras desciendes”.

¿Correría usted a lo alto de la torre para arrojarse al vacío? ¡Por supuesto que no! Sería una tontería confiar en su enemigo y hacer lo que le pidiera.

Todos buscamos tener vidas de poder, victoriosas, llenas de logros, pero… ¿qué sucede? ¿Por qué a veces no podemos alcanzar esta realidad? El apóstol Pablo dice en Romanos 7.19: -“No hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero hacer” (DHH). ¿Por qué?

La respuesta es el pecado. En otras palabras: todo lo que hacemos en oposición a lo que Dios quiere para nuestra vida, incluyendo las motivaciones impuras y los deseos egoístas.

El pecado consiste en desobedecer las leyes de Dios. Equivale a decirle a nuestro Creador: “Yo soy más importante que Tú. No acepto tu Palabra como mi autoridad final”. El pecado es sinónimo de “rebelión”.

La Biblia dice: “No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no les dejará ser tentados más de lo que puedan resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que puedan soportar” (1 Corintios 10.12-13). ¡Qué buena noticia!

Entonces, ¿cómo vencer la tentación? Siga estos consejos y Dios le ayudará a triunfar sobre toda tentación:

Huya – ¡Siempre hay una salida! (2º Timoteo 2.2).
Memorice versículos y llene su mente de pensamientos puros (Salmo 119.9-11; Fil. 4.8).
Cultive una vida de oración (Mateo 26.41).Ocupe su tiempo libre en cosas positivas, que sean de bendición para usted y los demás (Efesios 5.8).
Evite las malas influencias (1º Corintios 15.33; Jeremías 15.19).
Sea transparente (1 Juan 1.7).
Ponga límites. Aprenda a disciplinarse (1º Corintios 9.25-29).
¡Usted no tiene por qué vivir bajo la esclavitud de la tentación y el pecado! ¡Hay victoria en Jesús!
¡Vivamos una vida al 100%!

Por Pastor Rubén Kassabián

jueves, 9 de junio de 2011

-Las pequeñas zorras IV- Cazando la zorra azul: la Depresion

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí?”, Sal. 42:5
Es difícil permanecer siempre “en la cumbre”, enfrentando los obstáculos de la vida sin sentirnos abrumados, deprimidos o tristes. La zorra azul representa la depresión, la melancolía o la tristeza. Esta zorra causa infelicidad. Existe un mito muy fuerte en el cristianismo: “cuando alguien acepta a Cristo, todas sus tristezas desaparecen”. No siempre obtenemos lo que deseamos; no siempre tenemos éxito en lo que hacemos. Los fracasos, las desilusiones, las enfermedades y la muerte traen desesperanza y desaliento. Job se deprimió. El profeta Jeremías también conoció esta experiencia. La depresión puede llegarnos a través del recuerdo, por el persistente sabor de un fracaso o una mala experiencia.
Ejemplo Bíblico: (1ª Reyes 18), el cuadro más claro de la zorra azul en la Biblia es Elías. En el Monte Carmelo él estaba cansado de ver cómo la gente adoraba a los Baales, así que hizo una convocatoria. Los profetas de Baal, sajándose el cuerpo con espadas y lanzas clamaron a su dios desde la mañana hasta el mediodía, pero no pasó nada. Elías oró a Dios y cayó fuego del cielo que consumió el holocausto. La gente se arrepintió, los profetas de Baal huyeron, la muchedumbre se volvió a Dios. PERO, llegó la zorra azul por medio de la reina Jezabel (1ª Re. 19:2). Elías escapó, fatigado y deprimido (v. 4).
Factores que produjeron la depresión:1- Elías sufrió una baja en su estado de ánimo después de un evento muy esperado
2- Todos llevamos en nuestro interior un sentido básico de soledad. Elías era un solitario. Pensaba que era el único que sentía un vivo celo por Dios.
Elías, deprimido y solitario, buscó un cambio de ambiente. Huyó a otro lugar donde pudiera estar solo. Estaba tan deprimido que ansiaba morir (19:4).
¿Qué hacer?• Cuando estamos deprimidos necesitamos el compañerismo y la ayuda de otros
• Aun los cristianos tienen derecho a sentirse deprimidos, PERO no a permanecer en esa condición
• La depresión es una emoción caracterizada por un sentimiento de desesperanza, insuficiencia, melancolía, desaliento, tristeza, dificultad para pensar claramente y concentrarnos, e inactividad
• Puede ser una reacción ante situaciones adversas, derrotas o reveses
• Puede ser el resultado de desobediencia espiritual o algún pecado sin resolver
• Puede ser el resultado de establecer normas o metas incalculables
• Debemos buscar la revelación de Dios y escuchar su dulce voz

miércoles, 8 de junio de 2011

-Las pequeñas zorras III- Cazando la zorra roja: El enojo

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo”, Ef. 4:26 y 27
La mente humana es como una bodega: almacena con detalle todas nuestras experiencias. Casi todos hemos sido ofendidos por otros, directa o indirectamente. La mayoría no recibe el aprecio que merece o no son reconocidos. Ante esto, reaccionamos con enojo por ofensas pasadas. La zorra roja representa el enojo:
• La zorra roja se disfraza de ira, malicia, venganza, amargura, odio
• El enojo se da en varios grados de intensidad: podemos sentirnos moderadamente disgustados, pero también podemos sentirnos muy afectados por algo que nos causa tanta ira que llegamos a ser destructivos.
 Un ejemplo bíblico (2ª Samuel 21): en este pasaje vemos un ejemplo de una zorra roja y el daño que causó. Saúl era rey de Israel; había obtenido grandes logros, entre ellos la conquista de los amonitas. Dios le dijo que tuviera misericordia de ellos y Saúl prometió que lo tendría, pero no cumplió. En contra de la voluntad de Dios, destruyó no sólo a los amonitas, sino también a los gabaonitas. Después de la muerte de Saúl, David le sucedió en el trono. La tragedia y el caos azotaron a la nación y Dios le dijo que se debía a los pecados de Saúl y le ordenó que buscara a los gabaonitas y los vindicara. Éstos pidieron en compensación siete hombres de los descendientes de Saúl para ahorcarlos. La zorra roja de la VENGANZA. David los entregó y éstos fueron llevados a la montaña, atados y dejados ahí hasta que murieron. Los cadáveres fueron exhibidos durante todo el verano. Los gabaonitas habían albergado amargura y resentimiento y en cuanto tuvieron la oportunidad se vengaron. El que siente amargura y está lleno de odio con frecuencia sufre más que el que es el objeto de la amargura y el odio. El odio, el enojo incontrolado, el rencor, el resentimiento, son venenosos para la mente y el cuerpo
¿Cómo podemos tener la victoria?
1- No esperemos demasiado de la vida
: las injusticias, los abusos y el rechazo son realidades en este mundo
2- No juzguemos un libro por su primer capítulo: el primer rechazo no es necesariamente el final de la historia de nuestra vida. Podemos hacer que algo bueno suceda a pesar de las cosas que nos sucedan
3- Rendirnos a Cristo: rendir todo, incluyendo relaciones, excusas y amarguras. Él puede crear un corazón puro y renovar un espíritu firme en nosotros

martes, 7 de junio de 2011

-Las pequeñas zorras II- Cazando la zorra gris: Mis palabras

Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa!
Santiago 3. 5

¿Qué tan grande es lo grande? ¿Qué tan pequeño es lo pequeño? El tamaño es relativo: lo que para una persona no significa mucho, para otra puede ser algo enorme. La zorra es un animal PEQUEÑO que puede destruir GRANDES viñedos. En especial, vamos a referirnos a la zorra gris: un color que ni es negro ni es blanco. Cuando hablamos de algo dudoso o cuestionable decimos que es algo turbio o gris. Así, algunas acciones no son blancas ni negras, sólo grises.
La ZORRA GRIS: nuestras palabrasPor medio de nuestras palabras nos mostramos a nosotros mismos. Las palabras expresan ideas, sentimientos. Las palabras pueden dañar o destruir, así como bendecir (Stgo. 3:5 y 6). ¿Dónde debemos buscar esta zorra?
1- Palabras hirientes: maldiciones, palabras soeces, groserías, críticas. Si las palabras profanas llegan a ser parte de nuestra vida nos será difícil dejar de usarlas. Muchos no refrenan su lengua cuando se enojan.
2- Mentira: palabras engañosas que usamos cuando tratamos de obtener algo que deseamos. La gente las utiliza para obtener lo que desea o para cubrir la culpabilidad. La mentira se da en muchas formas y tamaños; a veces se presenta como un total engaño, otras como una mezcla de verdad y error. En otras ocasiones es una insinuación o deducción (Prov. 12:22 y 19:22).
3- Chisme: es lo que alguien habla en relación a otro; es una enfermedad. Es tan destructivo como el egoísmo, la avaricia y la lujuria. El chismoso puede herir y destruir a otros. Una buena idea sería no decir nada que no estuviéramos dispuestos a firmar para validarlo.

¿Quién puede ser una zorra gris?
a) La persona a quien le gusta ser el centro de atención
b) La persona que es culpable de lo que acusa a la otra

¿Cómo podemos deshacernos de la zorra gris?• Rindiendo nuestra vida al señorío de Jesucristo
• Nuestras palabras no pueden ser mejores que nuestro espíritu; “… porque de la abundancia del corazón habla la boca”, (Luc. 6:45)

lunes, 6 de junio de 2011

-Las pequeñas zorras- Cazando zorras

Atrapen a las zorras, 
      a esas zorras pequeñas 
   que arruinan nuestros viñedos, 
      nuestros viñedos en flor. La amada 
Cantares 2.5

 Las zorras pequeñas son muy comunes en Palestina. Estas zorras son muy aficionadas a las uvas; cavan hoyos en los jardines y desarraigan las viñas. Si no se les vigila estrictamente pueden destruir viñedos enteros. Las zorras representan cualquier cosa que puede dañar, a hurtadillas y con astucia, nuestras vidas. La mayoría de nosotros da mucha importancia al tamaño de las cosas; en el mundo se enfatiza la condición física, una casa grande, autos grandes, grandes ciudades, grandes negocios, dinero a lo grande. Las pequeñas necesidades, las pequeñas consideraciones, no cuentan. En algunas ciudades ocurren ciclones que arrasan con las cosechas causando grandes pérdidas; sin embargo, las plagas de langostas ocasionan más daño que los ciclones. LAS COSAS PEQUEÑAS SIGNIFICAN MUCHO. Más gente se pierde por las pequeñas cosas que hacemos los cristianos, que por los grandes pecados que cometemos. En Palestina, la belleza y productividad de una viña se veía reducida por la invasión de zorras pequeñas. Las pequeñas cosas pueden acabar con nuestra vida. Debemos cazar esas pequeñas zorras, PERO tomando en cuenta lo siguiente:
1- No pasemos por alto las cosas pequeñas: generalmente las tratamos como si no importaran. Esto no significa que debemos ser quisquillosos con todo. Significa que las pequeñas molestias de la vida pueden estorbarnos para gozar de cosas más grandes.
2- Las cosas pequeñas tienen la capacidad de crecer: si dejamos que crezcan, sin hacer nada al respecto, pueden causar grandes daños.
El Sermón del Monte: Jesús cazó las zorras pequeñas en Mateo, capítulos 5 a 7; la gente a la que Jesús hablaba estaba preocupada por las zorras grandes. Eran estrictos respecto al asesinato, pero al Señor le preocupaban más la ira y el odio que llevaban al hombre al asesinato. A esta gente les molestaba el adulterio; al Señor, la manera en que la gente miraba a los del sexo opuesto, las miradas lujuriosas y el codiciar el cuerpo ajeno. Ellos estaban enojados con los ladrones, mientras que a Él le preocupaba más la codicia del hombre por las posesiones del otro, pensando que la vida vale por la abundancia de bienes.


¡Atrapemos los pequeños pecados que nos roban la paz interior!

domingo, 5 de junio de 2011

Bendiciones de la obediencia

Por Diana Carolina Mendoza Corrales

Buenos dias amig@s. Les presento excusas por estar ausentes de mis mensajes personales los ultimos meses.
En estos meses de distanciamiento directo he crecido mucho. He podido experimentar y entender de forma mas personal
La maravillosa y exquisita Gracia de nuestro incomparable Padre y SENOR de todo en todo, CRISTO.

Todos y cada uno de los mensajes escritos, se han vuelto una vivencia, un aprendizaje, y necesidad de obediencia continua,
Para experimentar bendiciones; no digo que ya todo lo haya alcanzado, de hecho aun comienza el correr
Hacia el supremo llamamiento xa ganar a CRISTO.

Me encuentro en estos instantes en familia, disfrutando el resplandor de la gloria del SENOR sobre mi rostro, Gracias SENOR por tu tierno amor, y por que eres tu quien hace posible que mi corazon estalle de alegria y paz.

Todos mis suenos estan en ti, mi vida entera eres tu, quiero mas de ti SENOR, dame de beber de tu presencia y amor.

Aun faltan muchas cosas que anhelo, pero gracias DIOS por que me ensenas a esperar en ti y gozarme en lo que TU me das.
Espero disfruten este compartir y sea de gran bendicion para sus vidas.

Anhelo lo mejor de DIOS xa ustedes.

Abigail ;)

sábado, 4 de junio de 2011

la oracion de Jabes IV

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió”, 1ª Crónicas 4:9 y 10

Y ME LIBRARAS DEL MAL, PARA QUE NO ME DAÑE
(v. 10d): después de pedir y recibir las bendiciones de Dios, de haber recibido influencia y poderío, no podemos imaginar a alguien con la mano de Dios sobre él pidiendo ser guardado del mal. La última petición de Jabes es una estrategia para conservar la existencia plena de bendiciones. A medida que trascendemos lo ordinario y comenzamos a movernos en un territorio nuevo, estamos invadiendo el terreno del enemigo.
Debemos suplicar el auxilio sobrenatural para ser protegidos. Sabemos que los triunfos traen consigo mayores oportunidades de fracaso, porque tienden a embotar nuestros sentidos y dar lugar a la presunción. Mientras más victorias obtengamos, mayor necesidad tendremos de la oración final de Jabes, porque van a venir más ataques y necesitamos discernir cada uno de los dardos de fuego del maligno: distracciones, obstáculos, opresión.
Después de una victoria espiritual es cuando más necesitamos orar por protección, para que se nos guarde del mal. Uno de los errores es que casi todos los cristianos oramos solamente por fortaleza para soportar las tentaciones. Sin embargo, Jesús enseñó a sus discípulos: “Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal” (Mat. 6:13). Dios quiere que le pidamos bendiciones, territorio y poder; pero también que le pidamos ser guardados a salvo del mal. Alguien dijo: “El mayor peligro no es estar al borde del precipicio, sino el no estar alerta”. Por medio de Cristo podemos vivir de triunfo en triunfo, no en tentación ni derrota.
Y LE OTORGÓ DIOS LO QUE PIDIÓ (v. 10e): nuestro reto es implementar en nuestra vida diaria la oración de Jabes. Un buen plan para hacerlo sería: orar la oración de Jabes todas las mañanas, mantener un registro de los cambios en nuestra vida, sobre todo de las “citas divinas” y de las nuevas oportunidades, y pronunciar la oración de Jabes por nuestra familia, amigos e iglesia.
Conclusión: a medida que lo hagamos, se pondrán en movimiento un ciclo de bendiciones; vendrá entonces un crecimiento ilimitado: clamaremos y recibiremos más bendición, más territorio, más poder y más protección. A medida que el ciclo se repite nos estaremos moviendo hacia esferas más amplias de bendición. Llegará el día que estaremos tan abrumados con la gracia de Dios, que estaremos seguros que Él ha abierto los depósitos del cielo, y esto se repetirá durante nuestra vida. Lo único que puede interrumpir este ciclo de vida abundante es el pecado. Adentrémonos en la presencia de Dios: Él tiene mucho aun para nosotros y nuestra familia.

viernes, 3 de junio de 2011

La oracion de Jabes III

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió”, 1ª Crónicas 4:9 y 10

Y ENSANCHARAS MI TERRITORIO
 (v. 10b): lo que se está pidiendo aquí es que podamos convertirnos en personas dignas de impacto. En esta petición, Jabes quiso más INFLUENCIA, más RESPONSABILIDAD y más OPORTUNIDADES para distinguirse en el servicio de Dios. Cuando Jabes dijo: ¡Ensancha mi territorio! vio sus circunstancias presentes y dijo de manera convincente: ¡Nací para más que esto! ¿Es correcto que le pidamos a Dios que aumente nuestros negocios? ¡Claro que sí! Si lo hacemos en su voluntad. Nuestro negocio (profesión, trabajo o ministerio) es el territorio que Dios nos ha confiado y Él desea que lo utilicemos para tocar o impactar vidas, y para dar gloria a su nombre.
Para ensanchar nuestro territorio debemos mover los límites de nuestras fronteras. Cuando empezamos a orar así, suceden cosas sorprendentes. A medida que se ensanchan nuestras oportunidades, también se ensanchan nuestras capacidades y nuestros recursos de manera sobrenatural: las personas se aparecerán en nuestra puerta, o en la mesa contigua a la nuestra, comenzaremos a experimentar “citas divinas”. Mi voluntad y mis debilidades + la voluntad y el poder de Dios = mi territorio ensanchado. Cuando empezamos a pedir más influencias y responsabilidades para honrar a Dios, Él pondrá ocasiones y personas en nuestro camino. Orar por el ensanchamiento de nuestras fronteras es simplemente pedir un milagro, y un milagro es una intervención de Dios para hacer que suceda algo que normalmente no ocurriría. Dios siempre interviene cuando le damos la prioridad a SUS propósitos sobre los nuestros.
Y SI TU MANO ESTUVIERA CONMIGO (v. 10c): es común que después de estar caminando por un territorio nuevo empecemos a tropezarnos con dificultades. Es común también que, cuando nos enfrentamos con situaciones difíciles, inesperadas, nos sintamos abandonados o asustados. Como hijos de Dios, se espera que intentemos algo lo suficientemente grande como para que sea un fracaso garantizado… a menos que Dios intervenga. Fuimos creados para depender de Dios; por tanto, estamos obligados a clamar: “Si tu mano estuviera conmigo”. Cuando nuestras fronteras se ensanchan y comienza a llenarse la agenda divina con tareas enormes, necesitamos la mano de Dios para sostenernos y continuar. Depender de Dios es dejar que su poder esté bajo nosotros, sobre nosotros, en nosotros y a través de nosotros. Jabes estaba tan seguro que la mano de Dios sobre él era indispensable para bendecirlo, que no podía imaginarse la vida sin ella. La “mano del Señor” es un término bíblico que expresa el poder y la presencia de Dios. Cuando pedimos la presencia poderosa de Dios veremos milagros que sólo se pueden explicar porque vienen de la mano del Señor. Dios quiere que reclamemos el poder sobrenatural que nos ofrece (2ª Crónicas 16:9).

jueves, 2 de junio de 2011

La oracion de Jabes II

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió”, 1ª Crónicas 4:9 y 10

SI ME DIERAS BENDICIÓN (v. 10ª): algunos considerarían esta petición muy egoísta o codiciosa. Generalmente utilizamos la palabra “bendición” de diferentes maneras, por eso su significado se ha diluido y la mayoría de los creyentes hoy en día NO estamos tan desesperados como Jabes para decir: ¡Si me dieras bendición!

En el sentido bíblico bendecir quiere decir: PEDIR o IMPARTIR UN FAVOR SOBRENATURAL. Cuando suplicamos la bendición de Dios, estamos clamando por el ilimitado poder y bondad que Él tiene. Cuando Jabes pidió bendición dejó que Dios decidiera CUÁLES serían esas bendiciones yCUÁNDO, CÓMO y DÓNDE las iba a recibir. Nada que ver con la manera en que oramos nosotros (un auto, ingresos, etc.).
La bendición de Jabes se enfoca en lo que Dios desea para nosotros, en su voluntad, en sus propósitos; las necesidades vienen a ser secundarias. La búsqueda sincera de SUS bendiciones (de Él mismo) se reflejará en una vida de milagros, ¿Por qué? Porque Él lo promete (“Mas buscad primeramente…”). ¿Qué pasaría si nos diéramos cuenta que Dios pensaba enviarnos HOY 23 bendiciones y solamente recibimos 1?
Esta es la razón: si no le pedimos ayer a Dios una bendición no tuvimos todo lo que se suponía que alcanzaríamos; si no pedimos las bendiciones de Dios perderemos las otras que también nos deben llegar. Algunos hasta llegan a pensar que quizás las maldiciones familiares no nos hacen candidatos aptos para recibir las bendiciones. Tal vez algunos otros creerán que una vez salvos, las bendiciones vienen por sí solas como una lluvia, SIN IMPORTAR LO QUE NOSOTROS HAGAMOS. Tal vez se deba a que llevamos una cuenta de bendiciones con dos columnas, una para depósitos y otra para retiros… y nuestras cuentas no nos salen porque hay más retiros que depósitos, por eso ya no pedimos.
NOSOTROS LIMITAMOS LA GENEROSIDAD DE DIOS. Jabes fue bendecido sólo porque se negó a aceptar los obstáculos para las bendiciones. No importa quienes seamos, lo que nuestros padres hayan hecho, ni el futuro al que estamos destinados: sólo importa conocer lo que queremos ser y pedirlo.




Continuará…

miércoles, 1 de junio de 2011

la oracion de Jabes I

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió”, 1ª Crónicas 4:9 y 10

Esta breve y sencilla oración contiene lo que sucede cuando los cristianos deciden tener una vida extraordinaria. ¿Qué hizo Jabes para sobresalir? ¿Por qué contestó Dios su oración? ¿Por qué Dios permitió que se incluyera la breve reseña de Jabes en la Biblia?
Jabes se encuentra oculto en una de las secciones menos leídas de uno de los libros menos leídos de la Biblia. Los primeros nueve capítulos de 1ª de Crónicas incluyen el árbol genealógico de las tribus hebreas, desde Adán hasta el regreso de Israel de la cautividad. El capítulo cuatro empieza nombrando a los descendientes de Judá, pero después de 44 nombres raros irrumpe de pronto un relato: versículos 9 y 10. Después, a partir del verso 11 continúa la lista de nombres raros. Hubo algo acerca de Jabes que hizo que el historiador hiciera una pausa. ¿Cuál sería el secreto para la fama de Jabes? No hay en toda la Biblia ninguna otra información adicional sobre él, aparte de estos dos versículos.
Características importantes de Jabes: a) las cosas empezaron muy mal para un hombre del que nadie había oído antes; b) este hombre pronunció una oración poco común de tan sólo cuatro frases, y c) todo terminó extraordinariamente bien para él. Algo en esa pequeña oración cambió la vida de un hombre; detrás de esas cuatro frases se encuentran cuatro grandes principios.
Historia: Jabes vivió en el sur de Israel después de la conquista de Canaán, durante la época de los jueces. Nació en la tribu de Judá y fue cabeza de un clan. Su verdadera historia comienza con su nombre (v. 9). En hebreo, la palabra Jabes significa “dolor”. Algo en el nacimiento de Jabes fue más allá de lo usual, tanto que su madre decidió recordarlo con el nombre de su hijo. Jabes creció con un nombre que cualquiera odiaría, pero lo peor tenía que ver con la carga que su nombre le imponía. En aquellos tiempos, el nombre marcaba a la persona, era como una palabra profética sobre dicha persona con respecto a su futuro. Un nombre que significaba dolor no auguraba buen futuro. No obstante, a pesar de tal “adversidad”, Jabes creía en un Dios de milagros; así que actuó creyendo en ello y pronunció una petición difícil de imaginar.


Continuará...