Oremos - Desayuno espiritual 20 de febrero de 2014

02192014.mmitm.mjb2
La oración del Salmo 46:10-11

Dios, yo te digo "sí" a ti. Elijo permitir que tu manera d y tu voluntad sean en mi, para dar forma en dirigirme a lo que es mejor. Me entrego en vez de resistirme, me rindo en lugar de luchar, creo  en lugar de dudar.

-Padre, que Tu  Su paz abunde dentro de mí. Dame la Tranquilidad sobre toda la ansiedad que preocupa a mis pensamientos y perturba mis emociones. 

Puedo traer a mi alma bajo el control del Espíritu Santo, me paro firme sobre los cimientos inamovibles de su reino, que recibo la suficiencia de su gracia y el fomento de sus promesas para calmar mi alma.

Señor, te doy gracias porque tu palabra es segura, inmutable, e indiscutible. Tu palabra es verdad. Estoy seguro de ello. 

Tú me has salvado de conjeturar, el preguntarse, deseando, o fingiendo.¡Lo sé! Yo creo!

Tú eres quien dices ser. Haz lo que dices que haces. No hay otra! Usted es el más alto, el más grande, el mejor. Usted no tiene ninguna debilidad, no falta, y no tiene igual. Tú eres mi Dios, y mi Padre Celestial. Encuentro consuelo en su cercanía, la seguridad en su voz, el valor de su fuerza, la esperanza en sus promesas. Usted es lo suficientemente. Más que suficiente! Tú estás conmigo. Tú eres mi refugio. Estoy a salvo en su cuidado.

Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones, enaltecido seré en la tierra! El Señor de los ejércitos está con nosotros; El Dios de Jacob es nuestro refugio. Salmos 46:10-11 NVI

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III