La oración cambia...

La oración cambia las cosas y nos cambia a nosotros también. Hoy, en lugar de llevar los asuntos a tu mente, llévalos a Dios en oración. En lugar de preocuparte por tu próxima decisión, decide dejar a Dios hacerse cargo. No limites tus oraciones al momento de comer y al acostarte. Ora constantemente por todas las cosas, grandes y pequeñas. 
Dios está escuchando y quiere saber de tí ... ahora. Dios siempre está escuchando.
Stormie Omartianartian

Comentarios

Entradas populares de este blog

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015

Las Doce Combinaciones Temperamentales III