sábado, 17 de agosto de 2013

La Soledad - Desayuno Espiritual 17 de agosto de 2013



Desayuno espiritual 17 de agosto de 2013
La soledad - por Esperanza para el corazón

Cómo estar solo sin sentir soledad

Es interesante que la palabra solo aparece 118 veces en las Escrituras, pero en pocas ocasiones es sinónimo de la palabra soledad.

¿Qué es la soledad?
La soledad es el estado emocional de tristeza causado por sentirse solo, aislado o alejado de los demás. Una persona puede sentir la falta de cercanía con otros aún cuando estén en su presencia.

¿Qué significa estar solo?
Estar solo es la condición de estar sin compañía, separado de otros. Con frecuencia, Jesús buscó estar a solas. Se apartaba de los demás para poder tener comunión con el Padre  (Mateo 14:23).

La soledad se refiere al estado emocional (por sentirse rechazado y desolado).  Estar a solas se refiere al estado físico (el estado de estar separado de los demás).

La soledad se puede describir más fácilmente de lo que se puede definir. Es una sensación de vacío en el fondo del vientre que experimentamos cuando alguien a quien amamos nos abandona o cuando creemos que no le importamos a nadie. Nos sentimos rechazados y pensamos que nadie nos necesita. Estamos completamente solos a pesar de estar rodeados de una multitud. Puede ser que experimentemos soledad y nos sintamos aislados en medio de una muchedumbre. Comenzamos a sentir que no tenemos nada ni nadie por quién vivir. Nuestro ser interior desfallece y comenzamos a debilitarnos…

Todas las personas batallan con sentimientos de soledad. Nadie está exento de sufrir separaciones, muertes, duelo, aislamiento y tampoco estamos exentos de la necesidad que tenemos de relacionarnos con los demás…Su deseo de pertenecer a alguien o a un grupo es natural, pues Dios ha puesto en cada uno de nosotros la necesidad básica de relacionarnos con él y con otros.

No intente mitigar el dolor de la soledad buscando sustitutos para llenar su vacío. En lugar de centrarse en su necesidad personal, vuelva a enfocarse en su relación con Cristo. Si construye su relación con Dios, también estará construyendo puentes hacia los demás… 

¡Puede sentir soledad, pero nunca está solo! Tome consuelo en la promesa de Dios de que no importa cuál sea la circunstancia…

Deuteronomio 31:8 NVI

<<El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.»


No hay comentarios: