domingo, 8 de abril de 2012

LA RESURRECCION

No está aquí, sino que ha resucitado”, Luc. 24:6

Veamos lo que sucedió después de la crucifixión de Jesús:

Mar. 16: 1 y 2: unas mujeres valientes iban a ungir el cuerpo de Jesús

V. 3 y 4: ellas sabían que había una piedra; para estas mujeres iba a ser un poco difícil mover la piedra o conseguir a alguien que la moviera, pero siguieron caminando y al llegar encontraron que la piedra estaba removida; a pesar de los obstáculos o problemas, debemos seguir caminando en fe

V. 5: al llegar y ver el sepulcro abierto encontraron a un joven dentro

V. 6: el Señor sabía que esas mujeres valientes iban para allá y proveyó un ángel para que les anunciara que Él había resucitado. Hoy, nosotros somos los encargados de darle esa misma noticia a la humanidad

V. 7 y 8: habían visto un ángel del Señor, pero se fueron con temor y espanto y no decían nada a nadie. Juan 20 dice que les avisaron a los discípulos, pero a ellos les dijeron solamente que se habían llevado el cuerpo del Maestro, y Pedro y Juan corrieron al sepulcro. Uno de ellos llegó primero, pero no entró; después llegó Pedro y entró y vio los lienzos y el sudario en un rincón y dice que creyeron a la Escritura.

Juan 20:14, Jesús se aparece a María Magdalena y ella lloraba. Primero ella lo confunde con el hortelano. Jesús estaba ante ella y ella lloraba sin saber quién era Él. Hoy, muchos viven con el montón de problemas y sufrimientos, y Jesús junto a ellos sin saberlo

V. 16 y 17: Jesús la llama por su nombre y ella se da cuenta de quién es; le da un mandato para que vaya a avisarle a sus hermanos; pero mientras Jesús y María hablaban, algo estaba sucediendo sin que ella lo supiera: ver Mateo 27:50 – 53

Cristo muere en la cruz, pero ahí muere la humanidad de María; su espíritu descendió al corazón de la tierra (Ef. 4:8 – 10). Ahí estaban muchos esperando por Él, y cuando llega el momento se les presenta y les dice: “yo soy aquel de quien ustedes profetizaron”; y sale de ahí seguido por una multitud

Por eso Mateo 27 dice que se abrieron los sepulcros y se levantaron santos que habían dormido. Imagine la escena: ¿Cómo estaría la santa ciudad con esos visitantes? Salieron de los sepulcros después de la resurrección de Cristo, y vinieron a la santa ciudad y se aparecieron a muchos

Se levantaron los santos del Antiguo Testamento; pero pronto lo harán los santos del Nuevo Testamento. Pronto, las tumbas se abrirán y los muertos en Cristo resucitarán y nosotros, los que estemos vivos, seremos arrebatados

RESUMEN: Cristo, el conquistador de la muerte

Juan 10:17, la muerte no pudo detenerlo

1ª Cor. 15:4, se sometió a la muerte por nuestros pecados

Mat. 9:25, Luc. 7:14 y 15, Juan 11:43 y 44, entró tres veces a los campos de la muerte y rescató víctimas

Rom. 1:4, demostró su victoria con su propia resurrección

Ap. 1:18, tiene las llaves del sepulcro

Juan 5:28 y 29, librará a todos los hombres del dominio de la muerte.

No hay comentarios: