viernes, 31 de diciembre de 2010

dar de comer a más de cinco mil personas?

Pasaje bíblico: Mateo 14.14-15:
“Al bajar Jesús de la barca, vio la multitud; sintió compasión de ellos y sanó a los enfermos que llevaban. Como ya se hacía de noche, los discípulos le dijeron: -Ya es tarde, y este es un lugar solitario. Despide a la gente para que vayan a las aldeas y compren comida”.
La respuesta del Señor fue desconcertante: “¡Dénles ustedes decomer!”. Y los discípulos naturalmente quedaron asombrados: ¿dar de comer a más de cinco mil personas?
En muchas ocasiones también nosotros nos sentimos impotentes ante algún pedido que entendemos está mucho más allá de nuestras posibilidades.
De todas maneras, creo que nunca debemos quedar indiferentes ante los eventuales problemas de nuestro prójimo. Cuando escuchamos algún pedido, lo menos que debemos hacer es prestar atención y demostrar nuestra compasión. Atender a las personas, e intentar prestar la ayuda que esté a nuestro alcance, siempre es algo que hace bien.
Nuestra simpatía y buena disposición, siempre le hará bien al que sufre. Y si analizamos la situación, es muy probable que nos daremos cuenta que hay maneras de ayudar.
Tampoco debemos olvidar (como ocurrió con los discípulos), que el Señor está con nosotros y sigue siendo poderoso para hacer milagros. Seguramente que podremos prestar una muy valiosa ayuda invitando a orar, a quien requiera de nosotros una ayuda que está totalmente fuera de nuestra capacidad de realizar, poniendo su necesidad en las manos de Dios.
Siempre, orientar a las personas a Jesucristo, y ayudarlas a entrar en contacto con él, representará una magnífica opción que podemos ofrecerle.
Lo importante es no permanecer indiferentes ante la necesidad de nuestro hermano. ¿Sabe? al escribir esto me he quedado pensando en las veces en que habré eludido el compromiso de ayudar a personas, considerando que lo que se requería de mí superaba mis posibilidades. Y esto no está bien.
Oración: Padre celestial, ayúdanos a ser muy sensibles alsufrimiento y el dolor de quienes nos rodean. Haz que nopermanezcamos indiferentes y sepamos mostrar simpatía y compasión.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Por La Buena Semilla, 2008.

Durante muchos meses la revista “Time” procuró determinar a quien elegiría como “la personalidad del siglo XX”. Después de muchas y variadas propuestas, Einstein quedó como ilustre vencedor. Fue un investigador, recibió el premio Nobel de Física, fue un convicto sionista y un filósofo.
Una eminente personalidad dijo de Einstein: “Él amplió la investigación de la humanidad acerca de un universo infinito, pero al mismo tiempo demostró que el ser humano es un ser finito”. Einstein se colocaba el mismo en esta posición y hablaba de Dios con cierta humildad y temor.
“Dios no juega a los dados con el universo que creó”. Con esta palabras el físico se colocaba en una posición contraria a la de algunos científicos que piensan que el universo se originó casualmente del caos mediante un estallido inicial.
Ese genio de las ciencias incluso dijo:”Por medio de las matemáticas sé que existe un Dios, pero con las matemáticas no puedo encontrar a Dios”.
No sabemos si este hombre halló la paz con Dios, pero una cosa sabemos; el gran Dios todopoderoso se acerca a  aquel que se inclina humildemente ante él y cree en su Hijo Jesucristo, quien fue hecho hombre y vivió en esta tierra. Al morir en la cruz por los pecados de cada persona, el Salvador nos abrió el camino hacia Dios. La fe en Jesucristo es el único medio para acercarnos a Dios y obtener la vida eterna.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

chocolate amargo

El chocolate amargo no es menos chocolate. Contiene las mismas propiedades; de hecho, diríamos que se encuentra en su forma más elemental, sin la añadidura de azúcar, leche y otras sustancias que componen el chocolate que más comúnmente conocemos.

Supongo que en la vida las relaciones de pareja son así también. La sociedad nos vende un chocolate más comercial (con azúcar y leche), donde el galán nos abre la puerta del auto, nos recita palabras románticas, nos sorprende con regalos costosos y nos conquista.

Sin embargo, cuando llegamos al matrimonio, la diaria convivencia nos muestra —en muchas ocasiones— el chocolate en su forma más elemental, con un sabor semi-amargo. Entonces nos quejamos. ¿Dónde ha quedado el romance? ¿Qué de las flores? ¿Cuándo volverán las canciones románticas?

Quizá es cuestión de enfoques. ¿Qué es lo que nos gusta del chocolate? No es simplemente su dulzura, pues en ese caso compraríamos miel. No es tampoco su consistencia, pues podríamos optar por goma de mascar o algo crujiente como unos cacahuates (maní). Son las propiedades mismas del chocolate las que conquistaron a los aztecas, luego a los españoles, y hoy a las mujeres.

El chocolate amargo no es menos chocolate. Una relación de matrimonio del día a día no es menos romántica, ni especial, ni real, solo por los roces naturales de la convivencia.

¿Qué hago cuando recibo un trozo de chocolate amargo? Me lo como. Lo disfruto. Lo combino con otros sabores. Del mismo modo, en aquellos días de fricción con mi pareja, debo hacer lo mismo. Seguir adelante. Poner de mi parte. Combinarlo con buenos recuerdos.

Finalmente la vida tiene días buenos y malos, altos y bajos, dulces y amargos, pero sigue siendo vida. No nos quedemos solamente con las ideas que nos han vendido de modo comercial (chocolate americano o romance hollywoodense), sino que aprendamos a encontrar el valor y la belleza de las cosas, desde un chocolate (aún sea amargo), hasta una relación de pareja (al paso de los años).

Keila Ochoa

¿Que tan bueno tienes que ser para ir al cielo?

Cuál es su miedo más grande? ¿Qué le quita el sueño?

¿ Hay muchas cosas para elegir. En Estados Unidos, hay gente angustiada por las elecciones que vienen. Están convencidos que todo se va a derrumbar si su candidato no sale victorioso. Para otros, el horror del día es la economía. Los bancos cierran, la bolsa cae, los gobiernos intervienen utilizando el dinero del pueblo… las noticias son peores cada día. Para otras personas, la destrucción causada por los desastres naturales todavía les afecta. Hemos tenido tormentas tropicales, huracanes, ciclones, terremotos, inundaciones, incendios y otros catástrofes. Para muchas personas, mañana no es el problema; no saben sobrevivir el día de hoy.

Muchos de nosotros tenemos nuestros terrores personales. Problemas de salud. La muerte de un ser querido. Problemas en nuestras relaciones. Adicciones. Problemas legales. Los problemas no tienen que salir en el diario para impactar nuestras vidas. Algunos son nuestra culpa, otros no. Pero todos nos afectan.

¿Cuál es su miedo más grande? ¿Qué le quita la paz? ¿De dónde vienen las nubes en su horizonte? Lo que sea, ¿no sería bueno deshacerse de él? No puedo resolver todos sus problemas, pero puedo decirle cómo recuperar la paz y quizás dormir mejor de noche. El apóstol Pablo escribió: “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6-7)

“Claro,” usted me dice, “Fácil para Pablo. No enfrentaba lo que yo estoy enfrentando.” Es cierto, pero Pablo no vivía una vida fácil cuando escribió esas palabras. Estaba en cadenas en una celda romana. No servía una sentencia; esperaba la pena de muerte.

Atienda sus palabras. El sabe enfrentar le muerte. Como dijo Pablo, Dios le puede dar una paz más grande de lo que podemos entender. Nos puede enseñar a recoger nuestros problemas, envolverlos y entregárselos a El.

Paz más grande de lo que el hombre puede entender… y está disponible para todo el mundo.

¡Son buenas noticias!

Gracia y paz,

Timothy

martes, 28 de diciembre de 2010

Puedes conquistar lo imposible, cuando tienes fe y determinación. Dios te dio fuerzas y ganas de triunfar, saca tu máximo potencial y dedídete a logra

Si Dios existiera...

Un hombre fue a una barberia a cortarse el pelo y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos, entablo una amena conversacion con la persona que le atendia.

Hablaban de muchas cosas y tocaron varios temas. De pronto, hablaron de Dios. El barbero dijo:

Fijese caballero, que yo no creo que Dios exista, como usted dice...

- Pero, ¿por que dice usted eso? - pregunto el cliente.

- Pues es muy facil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o digame, acaso si Dios existiera, ¿habrian tantos enfermos?, ¿habria ninos abandonados?. Si Dios existiera, no habria sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.
El cliente se quedo pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusion. El barbero termino su trabajo y el cliente salio del negocio. Recien abandonaba la barberia, observo en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo. Al parecer, hacia mucho tiempo que no se lo cortaba y se veia muy desarreglado.

Entonces entro de nuevo a la barberia y le dijo al barbero:
- ¿Sabe una cosa? los barberos no existen. . .

- ¿Como que no existen? - pregunto el barbero - Si aqui estoy yo, y soy barbero.

- ¡No! - dijo el cliente - No existen porque si existieran no habria personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

- Ahh, los barberos si existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mi.

- ¡Exacto! - dijo el cliente - ese es el punto, Dios si existe, lo que pasa es que las personas no van hacia El y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria...WFP1-8

Estoy harto de la vida....

Estoy cansado de trabajar y de ver a la misma gente, camino a mi trabajo todos los días, llego a la casa y mi esposa sirvió lo mismo de la comida para cenar, la cual no me gusto mucho que digamos y tengo que comer la comida que no me gusta.

Voy a entrar al baño y mi hija de apenas año y medio no me deja por que quiere jugar conmigo, no entiende que estoy cansado y quiero entrar al baño. Después, tomo mi revista para leerla plácidamente en mi sillón y mi hija nuevamente quiere jugar y que la arrulle entre mis brazos, yo quiero leer mi revista y sale mi esposa con su: -¿Qué tal me veo?, me arregle para ti. -Le digo que bien sin despegar mis ojos de mi revista.

Para variar, se enoja conmigo porque dice que no la comprendo y que nunca la escucho, no sé por qué se enoja si le pongo toda mi atención, es más, aun viendo la TV le pongo atención, bueno, siempre y cuando haya malos comerciales.

A veces quisiera estar solo y no escuchar nada, yo solo quiero descansar. Suficientes problemas tengo en el trabajo para escuchar los de mi casa.

Mi padre también me molesta algunas veces y entre clientes, esposa, hija, padre, me vuelven loco, quiero paz. Lo único bueno es el sueño, al cerrar mis ojos siento un gran alivio de olvidarme de todo y de todos.

- Hola, vengo por ti.
- ¿Quién eres tu?, ¿Cómo entraste?
- Me manda Dios por ti, dice que escuchó tus quejas y tienes razón, es hora de descansar.

- Eso no es posible, para eso tendría que estar…
- Así es, si lo estás, ya no te preocuparás por ver a las mismas gentes, ni por caminar, ni de aguantar a tu esposa con sus guisos, ni a tu pequeña hija que te moleste, es mas, jamás escucharas los consejos de tu padre.
- Pero… ¿Qué va a pasar con todo? ¿Con mi trabajo?

- No te preocupes, en tu empresa ya contrataron a otra persona para ocupar tú puesto y por cierto, está muy feliz porque no tenía trabajo.
- ¿Y mi esposa y mi bebé?
- A tu esposa le fue dado un buen hombre que la quiere, respeta y admira por sus cualidades que tu nunca observaste en ella y acepta con gusto todos sus guisos sin reclamarle nada, porque gracias a Dios y a ella, tiene algo que llevarse a la boca todos los días a diferencia de otras persona que no tienen nada que comer y pasan hambres hasta por meses, y además, se preocupa por tu hija y la quiere como si fuera de él y por muy cansado que siempre llegue del trabajo, le dedica tiempo para jugar con ella, son muy felices.

- No, no puedo estar muerto.
- Lo siento, la decisión ya fue tomada.
- Pero… eso significa que jamás volveré a besar la mejillita de mi bebé, ni a decirle te amo a mi esposa, ya no veré a mis amigos para decirles lo mucho que los aprecio, ni darle un abrazo a mi padre, ya no volveré a vivir, ya no existiré mas, me enterrarán en el panteón y ahí se quedara mi cuerpo cubierto de tierra.

Nunca más volveré a escuchar las palabras que me decían: Hey amigo, eres el mejor; Hijo mío, estoy orgulloso de ti; Cuanto amo a mi esposo; hermano mío, que bueno que vino a mi casa; papito… NO, NO QUIERO MORIR, QUIERO VIVIR, envejecer junto a mi esposa, NO QUIERO MORIR TODAVIA…
- Pero es lo que querías, descansar, ahora ya tienes tu descanso eterno, duerme para SIEMPRE.
- NO, NO QUIERO, NO QUIERO, POR FAVOR DIOS… !!

¿Qué te pasa amor?, ¿Tienes una pesadilla? -dijo mi esposa despertándome.

No, no fue una pesadilla, fue otra oportunidad para disfrutar de ti, de mi bebé, de mi familia, de todo lo que Dios creó. ¿Sabes?, estando muerto ya nada puedes hacer y estando vivo puedes disfrutarlo todo.

Una vez cerrando tus ojos, nadie te garantiza volver a abrirlos. QUE BELLO ES VIVIR. HOY LO LOGRÉ, MAÑANA………………….. MAÑANA DIOS DIRÁ.

Recuerden que despertar a cada día es maravilloso aún que las cosas no vayan nada bien, Dios nos da la oportunidad de despertar.

"Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrála luz de la vida." Juan 8:12

lunes, 27 de diciembre de 2010

DE QUE ESTA HECHA LA VIDA????

La vida no se mide ganando puntos (como en un juego). Tampoco se mide por el número de amigos que tienes, ni por como te aceptan los otros, ni por los planes que tienes para el fin de semana, ni por si te quedas en casa solo. No se mide según con quién sales, o con quien solías salir ni por el número de personas con quien has salido, ni por si no has salido nunca con nadie.

La vida tampoco se mide por la persona que has besado. No se mide por el sexo. No se mide por la fama de tu familia, ni por el dinero o bienes que tu familia posea, ni por la marca del carro que manejas, ni por la escuela a que asistes. No se mide por lo feo o guapo que seas, ni por los zapatos que uses o el tipo de música que prefieras. No importa si tienes el pelo rubio, castaño, negro o rojo, o si tu tez es blanca o morena. No se mide por las notas que recibes, ni por lo inteligente que seas, ni por lo inteligente que dicen los exámenes estandarizados que eres. No se mide por las organizaciones religiosas o sociales a las que perteneces, tampoco por que tan bueno seas en “tu” deporte.

La vida simplemente no es nada de eso. Pero la vida sí se mide según el amor que des o según el daño que hagas. Se mide según la felicidad o la tristeza que proporciones a otros. Se mide por los compromisos que cumples o las confianzas que traicionas. Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como una arma. Se trata de lo que dicen y lo que quieres decir, sea dañino o benéfico. Se trata de murmurar o de contribuir a los pequeños chismes. Se trata de los juicios que formulas y de por qué los formulas, y a quien y con que intención se los comentas.

La vida se trata de a quien no le haces caso o ignoras…adrede y a pleno propósito. Se trata del celo, del miedo, de la ignorancia y de la venganza. Se trata del odio que puedes llevar adentro, de como lo borras o como lo riegas y lo cultivas. Pero la mayor parte se trata de si usas la vida tuya para tocar y amar o para envenenar el corazón de otros, de una manera que habría sido imposible que ocurriera de otra forma. La vida se trata de vivir una vida plena, que impacta y transforma vidas.

Tú y sólo tú escoges la manera en que afectarás para bien o para mal el corazón de tus semejantes…….y esas decisiones son de lo que se trata la vida. El corazón de este asunto es un asunto del corazón.

“Te traigo más que una canción, porque ella en sí no es lo que me pides. Buscas más adentro que a lo que simple vista parece: miras dentro de mi corazón”.

Autor: Matt Redman

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cuando tenemos una relación profunda y personal con el Señor Jesús....

Cuando tenemos una relación profunda y personal con el Señor Jesús, nuestros tiempos difíciles no son los mismos que para la gente que no la tiene.

Queremos que las cosas siempre vayan bien, pero esos tiempos de desafío y tristeza no se quedan  sin su lado bueno, ya que nos ocurren cosas durante esos tiempos que son tan  preciosas como diamantes, porque es entonces cuando tenemos la oportunidad de experimentar la presencia del Señor de una manera más profunda. Si abrazamos el momento, veremos al Señor en él.

El primer invierno después de que mi familia y yo nos habíamos trasladado a Tennessee desde el soleado sur de California, nos vimos envueltos en una tormenta de nieve y más tarde me dijeron que esa fue la peor tormenta que habían visto en Tennessee desde hacia cien años. La temperatura estaba bastante por debajo de cero y todo estaba cubierto de hielo. Cada rama de los árboles, cada casa, cada palmo de tierra incluyendo nuestra carretera y todas las calle adyacentes. Todo! Era como el paisaje centellante de un cuento de hadas. Parecía Liberia.

El peso del hielo en los árboles hacia que grandes ramas se desprendieran y cayeran sobre los cables de la luz, cortando la electricidad en toda la ciudad. Nos quedamos sin luz, sin calefacción y sin teléfono. No podíamos ir a ningún lugar, así que hicimos un fuego en la chimenea, nos juntamos alrededor de él y esperamos a que la luz y el teléfono volvieran a funcionar. Eso no sucedió ese día, ni al siguiente, y con ese frío la chimenea no aportaba el calor suficiente para poder apartarnos unos metros de ella sin casi congelarnos.

La primera noche me hice una sopa caliente en un  gran tazón que estaba justo encima del fuego y oré: "Señor, ayúdanos. Necesitamos saber que estás aquí!"

Inmediatamente sentí que en vez de desesperarme por la mísera situación, abracé la experiencia y descubrí la bondad de Dios.

Cuando lo hice, el resultado me sorprendió y le di gracias  por que nos había mantenido juntos como familia.

Caminar paso a paso con Dios requiere abrazar el momento por el que todo merece la pena. Cuando estes tentado a tener miedo, a sentirte frustrado, a tener inseguridad o pánico por lo que está ocurriendo en tu vida, detente y ve que Dios está ahí.

Es increíble que cuando abrimos nuestros ojos al cuadro completo, encontramos diferentes perspectivas. la Biblia dice: "Abre tus ojos y te saciarás de pan" (Proverbios 20.13).

Cuando le abrazamos a Él, vemos las bendiciones que están junto delante de nosotros. Podemos estar contentos ahí donde estamos sin importar en qué estado nos encontremos (literal o figurativamente) porque Él esta ahí. (ver Filipenses 4:11).

A pesar de la situación en la que estés en este momento, Dios tiene abundancia de bendiciones para ti. Justo ahí donde estás, Dios está obrando poderosamente en tu vida. Él quiere que cierres tus ojos, que clames a Él y le digas: "Señor, muéstrame tu mano en mi vida", por que Él quiere que sientas su presencia, que confíes en que siempre que tengas miedo puedes dirigirte a Él y encontrar su paz . Cuando estés débil, encontrarás fuerza; cuando estés vacío su llenura; cuando estés triste su gozo, y cuando estés en medio de una fuerte tormenta, su cobijo y provisión. pero con demasiada frecuencia quedamos cegados por nuestras circunstancias, temerosos de lo que está ocurriendo, desanimados fácilmente, caminando hacia la amargura o prestos a quejarnos, y nuestro primer instinto no es buscar a Dios en medio de nuestras circunstancias.

Cuando tenemos una relación profunda y personal con el Señor Jesús, nuestros tiempos difíciles no son los mismos que para la gente que no la tiene. Para los incrédulos, sus tiempos oscuros y problemáticos no tienen esperanza, e incluso  para los creyentes que no comprenden todo lo que Dios tiene para ellos, sus experiencias difíciles, están llenas de temor y duda en vez de están llenos de la presencia de Dios que los sostiene.

Cuando tú das el primer paso para abrazar a Dios en tus circunstancias, Él vendrá corriendo para abrazarte. No importa lo que esté pasando en tu vida, abraza el momento. En vez de enojarte cuando las cosas van mal
o cuando algo no sale de la manera que habías planeado, busca a Dios en la situación y verás que Él no te ha abandonado. Entenderás que tú no vas a sufrir toda la vida.

Si Dios conoce tus pensamientos (Salmo 94.11), tu corazón (1º Samuel 16.7), cuando te levantas y cuando te sientas (Salmo 139.2=, y cuántos cabellos tienes en tu cabeza (Mateo 10.30), entonces Él sabe donde te encuentras en cada momento. Él ve tus circunstancias, y tan solo por que tu no puedas ver mas adelante no significa que Él no pueda, Él puede y de hecho lo hace. Él sabe dónde has estado, hacia dónde te has dirigido y dónde se supone que deberías ir, y él sabe cómo llevarte allí.

Si tienes la luz para el momento en el que estás ahora mismo, es suficiente; tiene que ser suficiente, por que lo tienes a Él, y Él es todo lo que necesitas.

Oración de Luz

Señor, tú eres todo para mí. Gracias porque puedo caminar a cada momento contigo y no tengo que descubrir la vida por mí mismo, y cuando llego a un tiempo oscuro, puedo poner mi mano en la tuya y depender de ti a la vez que caminamos juntos y atravesamos ese momento. Sé que "los rectos morarán en tu presencia" (Salmo 140.13), y es ahí donde quiero vivir, por que en tu presencia encontraré sanidad , liberación, amor, paz, gozo, esperanza. Señor, ayúdame a abrazar los momentos de mi vida que son díficles de abrazar, capacita mis ojos para verte en ellos, y ayudame a reconocer siempre la abundancia de tu bondad hacia mí.

Levanto hacia ti mis luchas mas profundas de mi vida, confiando en que tú abrirás mis ojos para ver todo lo que tienes para mí en ellas. Gracias por que puedo ser llena del gozo de tu presencia en cada paso que doy, por que tú me has dado la luz que necesito para cualquiera que sea el pas en el que estoy.

(adaptado del libro: Suficiente luz para el próximo paso por Stormie Omartian).

Reflexionescortaorg 


La oración cambia...

La oración cambia las cosas y nos cambia a nosotros también. Hoy, en lugar de llevar los asuntos a tu mente, llévalos a Dios en oración. En lugar de preocuparte por tu próxima decisión, decide dejar a Dios hacerse cargo. No limites tus oraciones al momento de comer y al acostarte. Ora constantemente por todas las cosas, grandes y pequeñas. 
Dios está escuchando y quiere saber de tí ... ahora. Dios siempre está escuchando.
Stormie Omartianartian

martes, 21 de diciembre de 2010

Dios es mi guardador

Autor: Charles Stanley

Dios es bueno y soberano, pero, a pesar de saber esto, a muchos creyentes les cuesta entender por qué suceden cosas dolorosas en la vida. Se preguntan: ¿Por qué el Señor no me evitó este sufrimiento?


La pregunta se vuelve más intensa cuando leemos pasajes de la Biblia como el salmo 121:7, 8:

“Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre”.

Muchas personas interpretan esto como que Dios les evitará dificultades, sin embargo, lo que Él promete, más bien, es guardar sus almas. El Señor permite el dolor e incluso, a veces, lo provoca. Está consciente del sufrimiento, pero también se ocupa del significado más profundo de la situación. A menudo, las pruebas fortalecen nuestra fe, nos hacen más como Jesús y nos dan más compasión por los demás.

A veces, Dios puede usar las dificultades para evitar que vivamos mundanamente o que desaprovechemos las oportunidades. Su ayuda en medio de nuestro dolor nos ayuda más que el tratar de evitarlo. Por saber qué es lo mejor para nosotros, nuestro Padre celestial no nos evita el dolor, sino más bien nos permite soportar los problemas dándonos fortaleza y sabiduría. Cuando los superamos, podemos ver, con gratitud, cómo Su mano tierna y misericordiosa nos guió a través de toda la situación. Tenemos una esperanza inmensa, sabiendo que Dios nos guardará en los tiempos más difíciles. Lea el salmo 121, y pídale al Señor que le recuerde sus verdades cuando afloren en su vida situaciones dolorosas.

7 Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.
8 Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre. Salmo 121:7-8


Me amaste a mi cuando nadie me amo

Deprimido/a? hay solución...


El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos.
Proverbios 17:22.

Bajo el título de “Su nombre era Deprimida”, Jan McCray narra la siguiente historia:

“Conocí a Pati a través de un grupo de estudio bíblico, donde disfrutaba de su deleite y entusiasmo por Jesús. Es una de las personas más sinceras que he conocido; ama a Jesús con pasión. Pero no siempre fue así. Pocos años antes, Pati se auto describía como creyente “nominal”, desconectada de Dios, excepto por las oraciones de su madre, cristiana firme. Cuando los hijos de Pati tenían cinco y siete años, ella cayó en una severa depresión. Su médico la puso bajo antidepresivos, pero la oscuridad persistió.

Algunos días no podían recordar si les había dado desayuno a sus niños; se sentía aislada de todo. Desesperada, tomó el consejo de su madre de orar y leer la Biblia, pero no se podía concentrar lo suficiente.

Algunas noches se paraba frente a la ventana después que todo se acostaba y miraba al cielo oscuro. Deseaba que Dios la dejara morir y así salir de aquella miseria. Un día, mientras hacía sus deberes de madre y ama de casa, sintió que estaba haciendo algo que parecía una decisión involuntaria de su corazón.

Todo el día estuvo diciéndose a sí misma que tal vez sus hijos estarían mejor sin ella. Pero, en su desesperación, Pati elevó a Dios una petición desde su corazón: “por favor, ayúdame Dios, ¡si es que estas ahí!”, gritó. “Envía a alguien hoy mismo para que me ayude, ¡si es que eres real!”

A primera hora de la tarde, alguien llamó a su puerta. Al abrir, se encontró con una mujer, que le dijo: “¡He venido a decirle lo mucho que Jesús la ama!” Ella no sabía si llorar o explotar de alegría. Dios le respondió a Pati.

No solo envió a alguien para que la disuadiera de sus equivocados pensamientos, sino que instruyó a su sierva para que le diera una muestra del amor divino a través de su persona. La crisis depresiva de Pati le abrió el corazón a un anhelo por Dios que nunca supo que existía.

Probablemente su madre estuvo orando ese día en el que Pati no solo le gritó a Jesús, sino que comenzó a sentir hambre y sed de él. En esa ocasión, Pati le pidió a Dios que se le mostrara y él lo hizo de manera directa, personal e inconfundible, y le cambió su nombre de Deprimida a Amada. Pati desarrolló un hermoso ministerio para alcanzar a quienes, como ella en el pasado, sentían que no le importaban a nadie.

Si hoy tú estás deprimido lo único que debes hacer es clamar a Dios y con un corazón humillado y sincero simplemente dile: Dios! ayudame!

“Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. Jeremías 33:3

Dios y la depresiòn

DIOS, UNA CARTA DE AMOR DEL PADRE PARA TÍ

CARTA DE AMOR DE DIOS PARA TI


Hijo:

Puede que tu no me conozcas, pero Yo conozco todo sobre ti...
Salmos 139:1 Yo se cuando te sientas y cuanto te levantas…
Salmos 139:2 Todos tus caminos me son conocidos…
Salmos 139:3 Aún todos los pelos de tu cabeza están contados…
Mateo 10:29-31 Porque tu has sido hecho a mi imagen…
Génesis 1:27 En mi tu vives, te mueves, eres …
Hechos. 17:28 Porque tu eres mi descendencia…
Hechos 17:28 Te conocí aún antes de que fueras concebido…
Jeremías 1:4-5 Yo te escogí cuando planee la creación…
Efesios 1:11-12 Tu no fuiste un error, porque todos tus días están escritos en mi libro.
Salmos 139: 15-16 Yo he determinado el tiempo exacto de tu nacimiento y donde vivirías …
Hechos 17:26 Tu has sido creado de forma maravillosa…
Salmos 139:14 Yo te forme en el vientre de tu madre…
Salmos 139 Yo te saqué del vientre de tu madre el día que naciste…
Salmos 71:6 Yo he sido mal representado por aquellos que no me conocen…
Juan 8: Yo no estoy enojado y distante, Soy la manifestación perfecta del amor…Y es mi deseo gasta mi amor en ti simplemente, porque tu eres mi hijo y yo tu padre…Te ofrezco mucho mas de lo que tu padre terrenal te pudiera ofrecer Porque Yo Soy el Padre Perfecto Cada dádiva que tu recibes viene de mis manos…Porque Yo Soy tu proveedor quien suple tus necesidades…
Mateo 6:31 El plan que tengo para tu futuro está lleno de esperanzas. Porque yo te amo con amor eterno. Mis pensamientos sobre ti son incontables. Me regocijo por ti. Yo no pararé de hacerte bien, porque tú eres mi tesoro más precioso...
Éxodo 19:5 Yo deseo afirmarte dándote todo mi corazón y Yo quiero mostrarte cosas, Si me buscas con todo tu corazón, me encontrarás...

Con amor...

Tu Padre Celestial