Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

La gente más Feliz...

Por RenuevoDePlenitud.com  

Promesas de Dios para TiReflexión - Presencia  
Los pasajeros en el bus observaban con simpatía a la atractiva joven con bastón blanco cuidadosamente tras cada paso. Ella pagó al conductor, y usando sus manos para sentir el puesto de la silla, caminó el pasillo y encontró el sitio que él le dijo estar vacío. Luego de estar sentada, puso su maletín en sus piernas y colocó su bastón contra sus piernas.
Había transcurrido un año desde que Susan, de treinta y cuatro años, quedó ciega. Debido a un mal diagnóstico médico, ella había quedado sin visión, y fue súbitamente conducida al mundo de la oscuridad, frustración, enojo.
Habiendo sido una vez una mujer ferozmente independiente, ahora Susan se sentía condenada por este terrible giro de fatalidad, de llegar a ser impotente, sujeta a la ayuda de quienes estaban a su alrededor.
"¿Cómo pudo pasarme esto a mí?" expresaba ella y su corazón denotaba un terrible enojo.
Pero no importaba cómo había llorado…

“Hay poder en nuestras palabras” I

Por Alma Ponce


“… así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”, Is. 55:11

 La Palabra de Dios está provista de poder; Él cuida de Su Palabra para cumplirla. Son muchas y muy buenas las promesas que tenemos de Dios, pero no sólo debemos creerlas, hay que confesarlas también. Debemos pronunciar en voz alta esas promesas, decírnoslas a nosotros mismos, decírselas a la enfermedad, al dolor, al enemigo o a la montaña de problemas que tengamos.

Es necesario que confesemos la Palabra de Dios aun cuando estemos viendo que toda la evidencia está en nuestra contra; debemos decirlas aun cuando está presente el dolor o nos encontremos tan enfermos que casi ni podamos movernos. El Señor hará que sus promesas se conviertan en realidad. Cuando hablamos y confesamos su Palabra, Dios hace que el milagro se realice en nuestras vidas.

Empecemos por buscar las promesas de Dios que estén relacionadas con n…