viernes, 29 de julio de 2011

Usa lo que tienes

Por Cash Luna

Siempre que te mantengas viendo lo que no tienes, no usaras lo que sí posees.

 

La gente está tan pendiente de lo que no tiene, que su cerebro piensa en lo que les falta, usa lo poco que tienes en lugar de quejarte de lo que no tienes y lo vas a lograr.

En el libro de Jueces 6:12 dice: Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas, ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manases, y yo el menor de la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

La Palabra de Dios dice que Gedeón estaba en medio de una crisis, y el ángel del Señor se le apareció y le dijo: varón esforzado, Dios esta contigo. Y él respondió diciendo: sí Dios esta conmigo ¿por qué me esta pasando todo esto y dónde0 están las maravillas que nuestros antepasados nos contaban? En ese momento imagino que Dios quitó al ángel y viendo a los ojos a Gedeón le preguntó por qué no usaba su fuerza en contra de los madianitas, en lugar de usarla en contra de Él, y creo que prosiguió diciéndole que fuera con toda su fuerza y conquistara a los madianitas. Pero Gedeón le respondió: ¿Yo?, Pero si mi familia es pobre y yo soy el menor de mis hermanos.

¿Quién dice que para llegar a ser rico se tiene que nacer así? La mayor parte de gente rica a sido pobre alguna vez. El problema que tienes para llegar a ser rico es que crees que no lo puedes alcanzar, y si piensas así, tu actitud necesita mejorar.

Dios le dijo a Gedeón ve y usa tu fuerza, ataca y lucha con tu fuerza. Dios está a tu favor, no en contra tuya.

¿Cuánta gente hay en nuestros países que siendo inteligentes arriesgan sus vidas para estar en los negocios ilícitos? Si tú eres una de ellas, no te has dado cuenta de lo que llevas dentro de ti, Usa la fuerza, la astucia e inteligencia que tienes para lo puro y lo correcto. Si lo que te interesa es el dinero, hazlo de la manera apropiada y Dios estará contigo y te prosperará.

Algunas personas, en su tiempo de colegio, hacían uno papelitos diminutos, en los que escribían con letra casi microscópica el contenido de una materia, y los usaban para sacarlos en los exámenes cuando no estudiaban. Cuándo escribí uno de esos papelitos me di cuenta de lo inteligente que era, porque cuando termino de hacerlo ya me sabía todo. Porque teniendo inteligencia para hacer todo eso, no la usas para estudiar bien.

En la guerra murió mucha gente sin querer. La gente miraba una sombra y la mataban. Hubo gente que llego a despertar a alguien a la trinchera, y el otro atribulado le ensartaba la bayoneta a su propio amigo. ¿Cuántas virtudes estamos usando en mala manera? Haz buenos negocios con la inteligencia que tienes, en lugar de estar estafando gente. La peor manera de hacer negocios en las personas es cuando llegan y se presentan diciendo que son cristianos. No te van a dar un trabajo por ser cristiano, sino por tu capacidad. Además, sí quedas mal, blasfemias el nombre de Dios. No hagas eso, preséntate diciendo lo que usted es capaz de hacer. Si te presentas como cristiano es para orar, no para pedir trabajo. No te dejes engañar por una persona que es así. Si alguien se te parece haciendo eso es un ladrón. ¿Cuánta gente ha hecho negocios usando el nombre de Dios? No uses el nombre de Dios para hacer esas cosas. Has negocios para Dios, pero no manosees el nombre de Dios para presentarte. Has un buen trabajo y cuando te feliciten di: Le cuento que soy un hijo de Dios y por eso trabajo así.

Todo el tiempo estamos viendo que no tenemos en lugar de ver lo que sí tenemos. ¿Cómo va a salir adelante una persona que esta sentado viendo que va a hacer Dios? Dios es quién esta sentado esperando ver que harás. La Palabra de Dios dice que en Dios haremos proezas, pero somos nosotros quienes debemos hacerlas. Si quieres salir adelante en la vida, deja de ver lo que no tienes y pon a producir lo que sí tienes.
Mucha gente de Latinoamérica se va ilegalmente a Estados Unidos, Canadá y Europa. Cada una de ellas deben pagar 5 mil dólares o más a una persona llamada coyote para que les pase la frontera. Esta gente, consigue el dinero, los tiene en la mano y dice que debe irse porque en su país no hay trabajo. Se arriesgan a morir en un contenedor, pero se van. Consiguen un trabajo y se van, en lugar de invertir en un negocio propio, trabajar y producir en su país.

Siempre que te mantengas viendo lo que no tienes, no usaras lo que sí posees. La gente está tan pendiente de lo que no tiene, que su cerebro piensa en lo que les falta, sus ideas ni siquiera fluyen para usar lo que sí tienen. Cuando hacen sus primeros 100 quetzales dicen, ya tengo aunque sea para una camisita. No sea así ahórrelo y llegue a ser millonario, pero si tiene 300 dice vamos a los toboganes a descansar en este arduo trabajo, para divagar mi mente de estos problemas.

Proponte como hacer que lo que tienes produzca esta semana. Te aseguro que podrás ver que Dios si dejo en ti el poder de hacer riquezas. No te gastes esos 100 que ya tienes, has que produzcan 20 sobre ellos. Si ya conseguiste 5 mil dólares para irte, no te vayas, ya tienes el recurso.

Muchas personas cuentan con un problema, tienen el recurso, pero no la mentalidad. Los limites no están en lo físico. En esta iglesia sordomudos anunciaron su encuentro y lo están llevando a cabo. Lograron juntar 33 sordos y los están ministrando. Existe un joven que ciego escaló y llegó a la cima del Monte Everest Las limitaciones no están en lo físico. Están en la mente. La diferencia es que miras las limitaciones en lugar de ver las posibilidades.

No temas a usar el poder del pensamiento. Dios nos dio la inteligencia para usarla. La gente dice que ese es humanismo, pero Dios es humanista porque hizo al ser humano. Las iglesias están llenas de gente que gritan Gloria a Dios, peor no solo lo digas, has obras que lo demuestren.
Un día Jesús dijo a sus discípulos que dieran de comer a la multitud que estaba con Él. Entonces ellos le preguntaron si conseguían 200 denarios para darle de comer a la gente; y empezaron a ver lo que no poseían diciendo que no tenían dinero. Entonces el Señor les preguntó que tenían. Uno de ellos dijo que un niño tenía cinco panes y dos peces. Entonces Jesús les envió llevárselos para bendecidlos, estos se multiplicaron. Alcanzó para darle de comer a toda la gente y también sobro. (Marcos 6>34-44) ¿Por qué no miras lo que tienes y empiezas a bendecidlo para que produzcas algo más? El secreto no esta en hacer cosas grandes, esta convertir algo pequeño en grande. Pídele al Señor que te ayude en convertir lo pequeño en algo grande.

Los discípulos de Jesús estaban enfocados en lo que debían hacer. Su mente estaba en otro lado. Y el Señor los desafió preguntándoles que tenían. Esta semana me preguntaron que haría si te llegara a quedarme sin nada y lo único que tuviera fuera una pluma. Yo pensé que me volvería escritor. No veas lo que no tienes, mira lo que puedes hacer con lo que sí tienes. En marcos 8:17 dice: ...¿Qué discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón?¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? Cuándo partí los cinco panes entre cinco mil, ¿cuántas cestas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Doce. Y cuando los siete panes entre cuatro mil, ¿cuántas canastas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Siete. Y les dijo: ¿Cómo aún no entendéis? Dios se le acercó. El Señor les estaba diciendo: ¿Acaso no se recuerdan cuando solo tenia 5 panes y 2 peces, no nos sobro después de haber lo multiplicado? No entienden que con algo pequeño se puede lograr algo grande un día. Duros de corazón no lo hacen porque no lo creen. Con algo pequeño se puede hacer algo muy grande.

Date una oportunidad. Toma un billete de 100 y has que produzcan 20 sobre ellos. Dios le habló a Moisés diciendo: ¿que tienes en la mano? Con esa vara abre el mar. David tenía una onda en sus manos y derribo gigantes. Eliseo golpeó el río con un manto. Y una viuda endeudada llegó con Eliseo a pedir ayuda por que le quieran quitar a sus hijos como pago de la deuda, y el profeta le pregunto: ¿Qué tienes? Ella respondió que aceite. Él le dijo: Ve y presta vasijas y llénalas y véndelas.

¿Que tienes?. Puedes mejorar tu empresa, tu profesión y él puesto que tienes. Pero debes cambiar tu actitud. Moisés tenia un palo, David una honda, y Eliseo un trapo, pero creían que Dios estaba con ellos. Estas personas tenían menos que nosotros y lo lograron.

Mírame, mido 1.69, mi voz no es de un predicador, no sabía leer en voz alta. Vengo de un hogar separado. Soy hijo único y estudie becado. Si yo he podido tu también puedes. Tienes más de lo que yo un día tuve. La diferencia es que hay gente sentada esperando que Dios haga algo, y otros están haciendo algo para Dios. Si habemos personas que hemos podido, tú también puedes. Usa lo poco que tienes en lugar de quejarte de lo que no tienes y lo vas a lograr.

Piensa en lo mucho o poco que tienes y pregúntate si es justo no poner a producir eso. ¿Crees que lo que tienes es de Dios? Si crees que es de Dios, por qué no crees que Dios lo va a multiplicar. Si de verdad crees que es del Señor, toma la responsabilidad y hazlo producir para Él.

El éxito consiste en tomar aquello que aún no tienes y se te esta ofreciendo. Hay una cosa que seguramente necesitas y no la tienes, es la vida eterna y la salvación. Jesús esta aquí para perdonarte y darte la vida eterna.

 

Recibe ese regalo poderoso. Si quieres recibir a Jesús haz esta oración: Señor Jesús, reconozco que eres mi Señor y mi salvador, Perdona mis pecados y dame la vida eterna. Gracias por perdonarme y por salvarme. Amén.

jueves, 21 de julio de 2011

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

Nos escribe un amigo oyente y dice lo siguiente: Saludos y bendiciones para todos. Gracias por la respuesta que dieron a mi consulta. Quisiera hacerles otra consulta con respecto a Caín. Después de haber matado a su hermano Abel, la Biblia dice en Génesis que se fue a un lugar distante, pero tenía miedo de que allí le maten. Mi pregunta es: ¿Había otros hombres en la tierra, aparte de la descendencia de Adán y Eva? ¿De quiénes tenía miedo Caín, al punto que Dios tuvo que poner una señal sobre él para que no le maten? Gracias y bendiciones.

Después que Caín mató a Abel, Dios castigó a Caín con maldición. Esto implica varias cosas. El relato está en Génesis 4:11-15. La Biblia dice: Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra. Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.

Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.
Como parte de su castigo, Caín tenía que vivir como errante y extranjero en la tierra. Caín tomó plena conciencia de lo que esto significa y clamó a Jehová por misericordia.

Grande es mi castigo para ser soportado, dijo. Me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé y seré errante y extranjero en la tierra. Caín realmente temía por su vida, por eso dijo a Jehová: Y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. Este peligro era real y por ese motivo, Jehová ofreció a Caín una doble protección. Primero, advirtiendo de un severo castigo a cualquiera que le mate. Cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Segundo poniendo una señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.

Su inquietud amable oyente tiene que ver con la identificación de las personas que podrían atentar contra la vida de Caín. ¿Quiénes eran? En respuesta, esas personas eran también descendientes de Adán y Eva, tal vez hijos, o nietos, o bisnietos, o tataranietos o quienes sabe qué más. Al llegar a saber lo que hizo Caín a su hermano Abel, era muy factible que alguno de los descendientes de Adán y Eva quiera tomar la justicia en su propia mano y matar por venganza a Caín.

Sin importar cual lejos huya Caían siempre podía cruzarse con algún descendiente de Adán y Eva que estaría dispuesto a matarle. Si damos por sentado como un hecho el relato bíblico de la creación, es imposible que sobre la faz de la tierra hubiera seres humanos que no sean descendientes de Adán y Eva.

Fuente: La biblia dice

miércoles, 20 de julio de 2011

Servirle a Dios de Corazon

Y yo dije: ¡Ah!, ¡ah, Señor ! He aquí no sé hablar, porque yo soy niño. Y me dijo El Señor: No digas soy un niño, porque a todo lo que te envíe irás tú y dirás todo lo que te mande. Jeremías 1:6-7.

Jeremías era joven y se espantó cuando Dios le confió una misión difícil.
Mas el Señor, que le envió, no admitía esta excusa: «Soy niño».
Debía olvidar lo que en sí mismo era para fijarse únicamente en que era el escogido para hablar en lugar de Dios.

No tenía que inventar el mensaje, ni elegir a los oyentes, sino comunicar lo que Dios le ordenaba y hablar en el lugar que Dios le señalaba, y esto lo haría con una fortaleza que no era suya.

¿No es por ventura este el caso de algún predicador o joven evangelista que lee estas líneas?
Dios sabe que eres joven, cuán mezquinos son tus conocimientos y experiencia; pero si Él te llama, no te pertenece a ti negarte a su divino llamamiento.

Dios será glorificado en tu pequeñez.
Aun cuando fueras más viejo que Matusalén, ¿de qué te servirán tus muchos años?
Si fueras tan sabio como Salomón, tal vez te extraviarías como él.
Cíñete a tu mensaje, y en esto consistirá tu sabiduría.
Sigue tu orden de marcha y en eso consistirá tu prudencia.

Hoy se que nada me impedirá servir al Señor, Ni la edad, ni me educación ni mis problemas que pueden rodearme.
Señor, Gracias por darme la oportunidad de servirte y si tu me llamas , tú me capacitas. Hoy lo que anhelo más es ser obediente a ti. En el Nombre De Jesús. Amén.



Charles Spurgeon.
Libro De Cheques del Banco De La Fe.

martes, 19 de julio de 2011

EL DECAIMIENTO ESPIRITUAL

El decaimiento es la falta de ánimo y fuerza, el desaliento, la debilidad y la flojera espiritual. Es ir en descenso en mi relación con Dios por no confiar o hallar refugio en Él. Cualquier cosa en la que haya siquiera un indicio de decaimiento espiritual siempre es incorrecta. Si estoy deprimido o cargado, la culpa es mía, no de Dios, ni de nadie más. El abatimiento proviene de una de estas dos fuentes: O he satisfecho un deseo pecaminoso o no lo he podido satisfacer. En cualquiera de los casos, el resultado es el decaimiento. La concupiscencia o deseo pecaminoso se expresa con estas palabras: “Quiero tener eso inmediatamente”. La concupiscencia espiritual me hace exigir una respuesta a Dios, en lugar de buscarlo a Él mismo, el dador de la res
puesta. ¿Qué he estado esperando que Dios haga? ¿Hoy es el tercer día de espera, y todavía no ha hecho lo que yo pensaba? Por lo tanto, ¿eso justifica que me encuentre decaído y que culpe a Dios? Cuando insistimos en que Él siempre debe responder a nuestras oraciones, vamos por el camino equivocado. El propósito de la oración es que nos aferremos a Dios y no a la respuesta. Es imposible estar bien físicamente y a la vez decaídos, porque el decaimiento es signo de enfermedad. Lo mismo sucede espiritualmente. El abatimiento espiritual es incorrecto, y nosotros siempre somos los culpables de que ocurra.

Para ver el poder de Dios buscamos visiones celestiales y sucesos estremecedores, lo cual se comprueba con el hecho de que estemos decaídos. Sin embargo, nunca nos damos cuenta de que todo el tiempo Él está obrando en nuestros acontecimientos cotidianos y en las personas que nos rodean. Si solamente lo obedecemos y realizamos la tarea que ha puesto más cerca de nosotros, lo veremos a Él. Una de las más asombrosas revelaciones de Dios surge cuando aprendemos que, por medio de las experiencias diarias de la vida, entendemos la magnífica Deidad de Jesucristo.
Tomado de En pos de lo Supremo de Oswald Chambers

lunes, 18 de julio de 2011

. El rey Anonimo

En INGLATERRA, cuándo los carros empezaron a ser lo suficientemente comunes para amenazar a los peatones, alguien propuso la idea de hacer áreas de cruce (cruza calles) en los cuales la gente podría cruzar de manera segura de un lado de la calle a la otra. Se pintaron rayas blancas en las calles, y se pusieron postes con rayas blancas y negras con grandes esferas anaranjadas encima para identificar estas áreas de cruce para tanto peatones y los conductores.

Un día, poco después de pintar las áreas, el Rey Jorge y la Reina María iban paseando por Londres y vieron los cruza calles pintados. El rey decidió ver cómo eran personalmente. "Estaciona al final de la calle por un minuto.", el rey ordenó a su chofer, "Quiero ver cómo funcionan estos cruza calles." El chofer se detuvo y se estacionó. El rey, sin mirar para ver si alguien venía, bajó de su carro y comenzó a cruzar la calle.

Un coche venía bajando la a prisa calle hacia él. El conductor pisó los frenos y vino a parar a apenas unas pocas pulgadas del monarca asustado. "¿Qué haces idiota?" gritó el conductor. "¿No sabe que debes mirar en ambas direcciones antes de cruzar la calle?" Entonces, con coraje siguió su camino. Cuando el rey volvió a su carro, él se quejó a la reina, "Nunca me han hablado de ese modo así antes. ¿No sabía ese hombre quién soy?" "Estoy segura que él no sabía quien eres", dijo la reina apaciguando al rey, "o él habría sido más cortés. La mayoría de la gente no esperan ver al rey cruzando la calle llevando la ropa común. Ellos te reconocen sólo por los retratos, en que usted viste en ropa de gala y llevando una corona."

Cuando Jesús vino a la tierra como un bebé, muy pocas personas Le reconocieron. Ellos pensaban que el Mesías vendría como un gran rey. Aún Su propia familia no Le reconoció. Sólo un puñado de pastores y hombres sabios reconocieron a este bebé como El Dios Viviente, venido a la tierra para morar entre nosotros. Hoy, todavía hay muchas personas que no saben reconocer a Jesús. Pero, EL VIVE y vive entre nosotros mediante Su iglesia y el Espíritu Santo en nosotros.

Cuando Jesús vuelva, entonces vendrá como un rey acompañado de huestes angelicales y vestido en gloria y honor. Entonces cada ojo Le reconocerá.

lunes, 11 de julio de 2011

El cocinero y su hija

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un bol. Sacó los huevos y los colocó en otro bool.. Coló el café y lo puso en un tercer bool.. Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿qué ves?"

"Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta. La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: "¿Qué significa esto, Padre?" El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil. su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.
Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

¿Cual eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?. ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan , te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, un divorcio o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido? ¿O eres como un grano de café?

El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. ¿Cómo manejas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

viernes, 8 de julio de 2011

¿Qué opinas de tu vida?

El fin de semana ya casi terminó. Siento que no hice ni la mitad de las cosas que debía de hacer. Lo curioso es que me la pasé trabajando en la casa. Haciendo las tareas del hogar. Además, también me la pasé cuidando a los niños.



El lunes, al igual que muchas otras personas, tengo que ir a trabajar. Después de un largo día de trabajo, llegaré a casa cansada, a cocinar y a ayudar los niños con sus tareas escolares. Los llevaré también por un ratito al parque. Luego los bañaré, cenarán y se acostarán a dormir. Como siempre yo seré la última en acostarme, a menos que mi esposo trabaje doble turno.


Me considero una persona dichosa. Tengo buena salud. Tengo una familia y un buen esposo. Tengo trabajo y un buen jefe. Sin embargo, me gustaría trabajar menos y descansar más. Tal vez, un día me gane el premio gordo de la lotería y mi sueño se haga realidad.

jueves, 7 de julio de 2011

Mujer de Fortaleza

Una mujer fuerte trabaja cada día,
El orgullo en su apariencia que retrata,
Pero una mujer de fortaleza se arrodilla a orar,
Mantener su alma en forma, Dios a la cabeza.

Una mujer fuerte no teme a nada,
Mirando hacia el futuro a los desafíos de cada día traerá,
Mujeres de mostrar el valor de la fuerza en medio del miedo,
Conocer el triunfo por la fe, porque el Señor está cerca.


Las mujeres fuertes no deja que nadie lo mejor de ellos,
Tan hábil en la defensa, incluso si tienen que fingir,
Sin embargo, una mujer de fortaleza da lo mejor para todos,
Sabiendo que es ungido con la sangre del Unigénito.

Una mujer fuerte comete errores y evita la misma para mañana,
Negarse a tomar el tiempo mirando hacia atrás con temor y tristeza según Dios,
La mujer de fortaleza se da cuenta de los errores de la vida no importa cuán delgado,
Si bien gracias a Dios por las bendiciones que ella aprovecha de ellos.

Una mujer fuerte camina seguro footedly sin duda en su mente,
Una vez más, no importa qué, no voy a cometer este error por segunda vez,
Pero una mujer de fortaleza sabe que Dios la captura cuando se enamora,
Así que cuando una situación se plantea de nuevo, ella no tiene miedo de contestar la llamada.

Una mujer fuerte viste la mirada de confianza en su rostro,
Siempre haciendo lo que sea necesario a fin, buscando sólo el primer lugar,
La mujer de fortaleza compite con un sentido emocional de la gracia,
Entender que es más importante para ejecutar una carrera llena del Espíritu Santo.

Una mujer fuerte tiene fe en que para el viaje que va a tener suficiente,
No importa qué tan desigual del terreno o los caminos que se rocoso y áspero,
Una mujer de fortaleza sabe que en el viaje que va a ser fuerte,
Y el amor de Dios es para siempre con ella, no importa cuán difícil o largo plazo.


- Se utiliza con permiso -
© 2006 por Lucas de Pascua y Mejillas Dee

miércoles, 6 de julio de 2011

Estoy Llena de Problemas, Parte 2

Nuestra mente es perezosa, le cuesta lo nuevo y por eso queremos resolver las cosas como lo hacíamos antes o como nuestros padres.Muchas mujeres están aferradas a lo aprendido porque antes les dio resultados pero no siempre es así, Dios quiere mostrar otra solución. ¡No seas necia! ¡No seas odre viejo! No te encasilles, aceptá las nuevas soluciones de Dios.
Hay mujeres que no quieren los cambios tienen miedo a lo nuevo porque creen que no tienen capacidad y defienden la vieja manera de hacer las cosas.


Dios tiene un recurso nuevo y mejor para tu vida. ¡Abrite!

Si tus problemas son raros es porque tenés una vida extrema, con problemas extremos.
Si tus problemas son extraordinarios es porque vivís una vida extraordinaria.
Si tu vida es loca, tus problemas serán locos.
Si es una vida llena de fe, de energía, de cosas nuevas, tus problemas serán igual.

Dios te dará la capacidad para resolver.
Rodeá a tu problema: adelante fe, atrás bendición y te mantendrás en esperanza. delante palabra de fe, atrás viene la bendición y sobre el problema está parado Jesucristo.

Según tu declaración, cosecharás.

Doris Machin observó que, estando en un país de Europa, los argentinos residentes allí adoran con dificultad y se debe a que cuando se establecieron en el lugar, maldijeron la tierra añorando Argentina, y declaraban: “Por qué no puedo estar en mi país”, “Qué hago en este maldito país.”

Y, como maldijeron la tierra, la tierra les devolvió maldición, por eso no pueden estar nunca contentos.

Cuando tengas un problema pensá: “Detrás hay una gran bendición para mi vida.”
Declará: “Este problema traerá más gloria de Dios; lo atravesaré en victoria porque Dios me está mostrando una bendición y los que me rodean verán la victoria”, “Me gozo, río y alegro porque la solución está viniendo a mi vida”.

Alégrate, reí.

La mujer de Proverbios se reía de “lo por venir”.
Cuando lo rodees el problema se ahogará, no será más tu señor sino tu esclavo, lo vencerás y disfrutarás de la victoria. Dios te dará la solución tarde o temprano.

Celebrá por adelantado, tomá la decisión de ser feliz.

No digas: “Voy a ser feliz cuando se termine mi problema”, porque no es así, detrás de un problema siempre vendrá otro y entonces nunca vas a ser feliz. ¡Gozate!

Dios te dice: “Este es el día, lo hice para que te alegres”

El pueblo de Israel en el desierto debía tomar el maná cada día y no guardarlo porque se pudría.
“El día que sea feliz disfrutaré de eso”, “Cuando termine esta situación me pondré la pilas”, “Seré feliz cuando pase esto o aquello”. Nunca ocurrirá, eso es guardar.

¡Alégrate! Sos parte de algo grande, porque lo que haces es parte de una visión preciosa que disfrutarás y dejarás como herencia a tus hijos, tus nietos y los hijos de tus nietos.
Disfrutá, hoy. Sé feliz hoy y no mañana porque dará olor feo.

Dice Isaías: “Olviden las cosas de antaño, ya no vivan en el pasado, voy a hacerlas todas nuevas, y ya está sucediendo ¿no se dan cuenta?”

Dios ya está actuando sobre lo que le hablaste, está trayendo la solución, será una cosa distinta, nueva.
Cambiá la manera de pensar, de proceder, los recursos de antes, porque dice el Señor:
Abro camino en el desierto y ríos en la soledad. Hago brotar agua en el desierto, ríos en los lugares desolados para dar de beber a mi pueblo escogido, al pueblo que formé para mí mismo, y proclame mi alabanza.

Pasaje clave: Lucas 8:11-15.
Por Alejandra Stamateas

martes, 5 de julio de 2011

Hoy quiero comenzar de nuevo en Cristo Jesus

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”.
Jeremías 31:3


En la vida luchamos diariamente con situaciones que no son de nuestro agrado, situaciones que no nos permiten ser felices a totalidad o que simplemente nos roban momentos de paz porque nos llevan a hacer cosas que realmente no quisiéramos hacer y que muy en el fondo de nuestro corazón quisiéramos cambiar.

Quizá en algún momento lograste estabilizar tu vida, lograste vencer aquello que tanto te incomodaba cuando llegabas delante de la presencia del Señor, aquello que hacía eco en tu mente cuando decidías tener momentos a solas con Dios, aquellos pensamientos que te atacaban tratando de desestabilizar tu vida intima con el Señor, mas sin embargo por alguna razón volviste a lo mismo, y eso ya se convirtió en un círculo, en donde te arrepientes, pasas un tiempo estable y luego vuelve al mismo error.

Y es que hay algunas áreas de nuestra vida que se tienen que ir restaurando progresivamente, quizá no será de la noche a la mañana, ni de una semana para otra, pero a pesar de ello, Dios está trabajando en nosotros y en especial en esas áreas que son un mal sabor de boca para nosotros.

Quizá ese proceso comenzó en tu vida, poco a poco comenzaste a vencer aquello que tanto daño espiritual te hacía, poco a poco comenzaste a dejar aquel habito maligno que lo único que hacía era acusarte delante del Señor. Por un tiempo te sentiste que por fin lo habías logrado, te sentiste seguro que ya todo había pasado y esa seguridad se convirtió en tu peor enemigo, ya que bajaste guardia y volviste al mismo error nuevamente.

Hoy quizá estás leyendo esto, confundido, triste y hasta cierto punto un poco enojado contigo mismo porque te dejaste vencer nuevamente por aquella área que creías superada.

Y es que nadie puede sentirse que ya lo ha vencido todo, pues cada día nos enfrentares a situaciones que ameritaran que estemos en guardia, que no bajemos ritmos y que sobre todo estemos apegados a nuestro Padre Celestial, porque de otra manera seremos presa fácil para el enemigo.

Y es que tampoco voy a negar que hay un sentimiento horrible que después de un tiempo de sentirte seguro, que ya todo había pasado y que por fin habías podido vencer esa área que te daba dolor de cabeza, vienes y nuevamente caes en el mismo error.

Ese sentimiento que ahora te invade, de fracaso quizá, de desesperación, de rendición y todo lo que te quiera llevar a no intentarlo mas no puede ser producido por Dios, pues Dios jamás te podría sentimientos de desanimo y derrota, al contrario, El siempre ha creído en ti porque te ve con ojos de amor.

Hoy quiero invitarte a que comiences de nuevo, a que no te des por vencido a que no creas que todo esta acabo o que nunca podrás vencer esa área, estoy seguro que en Cristo si la puedes vencer, dejándote tomar de la mano por El y estando apegado a El.

No creas que todo se ha acabado, no creas que eres un caso perdido, porque para Dios no hay caso perdido, El siempre tiene un oportunidad mas para ti, pero es necesario que esta vez no te confíes, que no creas que lo tienes todo bajo control, sino que al contrario, siempre dependas de El, que jamás te sueltes de su mano y sobre todo que mantengas esa comunión con El activamente y diariamente.

Hoy es necesario que lo intentes nuevamente, que comiences de cero, los errores son del pasado, ayer ya paso, el hoy es el que vale para que el mañana sea perfecto como Dios anhela que sea, ¡Levántate!, ¡No te rindas!, ¡Comienza nuevamente!

Quizá, sea difícil arrancar, pero si una vez pudiste, ¿Por qué no podrás nuevamente?, ¿Quién te ha dicho que no puedes, si con Cristo todo lo puedes?, además no estarás solo, Dios estará contigo en este proceso, solamente no te apartes de esa comunión con El, ¡Vamos! ¡Comienza nuevamente!

Dios te ve y mira en ti el potencial que hay para llevar a cabo muchas tareas para su beneficio, Dios quiere usarte pero para ello tienes que pasar por ese proceso en el cual El te moldeara exactamente como te necesita para esa determinada tarea, por lo tanto ¡Comienza nuevamente!

Quizá te cueste perdonarte, pero tienes que saber que cuando le pides perdón a Dios de corazón y sinceramente, Dios te perdona, entonces, ¿Por qué no te perdonas tu mismo?, perdónate ya, no te acuses mas, porque Cristo te pregunta: ¿Dónde están los que te acusaban?, El te toma de la mano y te levante y al ver que no hay nadie de los que te acusaban te dice: “Ni yo te acuso, ¡Vete y no peques mas!”.

Jesús no te acusa, al contrario, el te levanta y te da nuevas oportunidades, aprovecha esta nueva oportunidad para vencer y jamás volver a ser vencido, el enemigo te puede ganar una batalla, pero jamás te ganara la Guerra, porque tienes de tu lado a Jehová de los Ejércitos.

¡Vamos, Comienza de nuevo!

Autor: Enrique Monterroza

viernes, 1 de julio de 2011

Estoy Llena de Problemas, Parte 1

Los problemas tienen una voz y nos hablan. Al enfrentar un problema, lo primero que sucederá es mantener un diálogo negativo interno. Por ejemplo, si tu problema es no tener trabajo, las voces internas dirán: “No vas a conseguir”, “A tu edad nadie te contrata”, “No tenés capacidad para conseguir nada bueno”, “Quizás tengas un buen trabajo pero no te pagarán bien.”

El problema quiere paralizar y quitar la esperanza.

Una mujer sin esperanza pierde la capacidad de actuar, dice: “No creo”, “Ya probé todo”, “No tengo fuerzas”, “Estoy vacía”. Y pone en marcha el Síndrome de la Impotencia Aprendida diciendo: “Nada de lo que haga me dará resultado.” Es lo opuesto a la esperanza y se auto convence de que no habrá solución.

¿Cómo salir de los problemas y resolverlos?

1º. No debo perder la esperanza.

Todo problema tiene una solución y debemos encontrarla pero sin esperanza no será posible.

Un pintor muy famoso, al envejecer, tuvo artritis en sus manos y cada vez que tomaba un pincel era muy doloroso para él. Le preguntaron por qué, siendo un hombre ya grande y padeciendo esa enfermedad, seguía pintando y respondió algo impactante: “El dolor se va pero la belleza queda”. Eso es esperanza.

Con esperanza existe la posibilidad de ver la solución.

Un músico muy famoso, Pablo Casals seguía tocando el chelo a pesar de su edad avanzada y que le costaba mucho hacerlo. Una vez le preguntaron por qué seguía practicando siendo ya famoso, y respondió: “Porque creo que estoy mejorando.”
Eso es tener esperanza.

Nunca pierdas la esperanza porque en Jesucristo todo problema tiene solución.

Miguel Ángel estaba pintado la Capilla Sixtina y cada vez que bajaba de ese techo, sólo quería dormir porque estaba muy cansado, pero se angustiaba pensando que no podría levantarse. Durante esos momentos escribía sonetos y, al finalizar uno, asentó: “No sé pintar”.
Pero al día siguiente subía nuevamente la escalera recobrando sus fuerzas cuando iniciaba la tarea.
Nunca perdió la esperanza y aunque el problema le hablaba internamente, no obedeció.


2º. Para los problemas terrenales hay soluciones divinas.

Queremos ver los problemas con códigos terrenales en vez de verlos con códigos celestiales. Creemos que todo lo debemos hacer como lo hicieron nuestros padres, y bajamos a Dios a nuestro problema terrenal; en vez de hacer de Dios una solución lo integramos al problema y pensamos que Dios no pueda hacer algo.

En lugar de ver a Dios como la solución lo vemos como dificultad.

Dios está atento a nuestra súplica para respondernos.
No tengas en tu mente un Dios pequeño, no le restes poder.

Dios es grande y el problema pequeño desaparecerá.

¿Cómo resolvían los conflictos tus mayores?
¿Se angustiaban? ¿Se paralizaban? ¿Se deprimían ante la dificultad económica? ¿Gritaban? ¿Se ponían violentos, con broncas hacia toda la familia porque no sabían descargarlo?
Y si reaccionamos igual es porque somos odres viejos.

Debemos tener en cuenta, que:

A. Hay problemas que debo resolver yo.
Por ejemplo, si la dificultad es por pecar contra Dios sólo con confesarlo, apartarme y ponerme en orden nuevamente delante de Dios se solucionará; pero mientras no me arrepienta el problema seguirá estando.

B. Hay problemas que deben resolver otras personas.

Por ejemplo, si mi problema es legal lo debe resolver un profesional, un abogado.
Si es una enfermedad no se solucionará quedándome en casa sino debo ir al médico.

C. Hay problemas que se resuelven solos.

Nos amargamos, angustiamos y con el paso del tiempo el problema se resuelve solo, porque solamente debía cambiarse algo un poco.

D. Y otros, solamente los resuelve Dios.
Hay problemas tan grandes que ningún recurso natural lo puede resolver, sólo la mano de Dios.
Debemos hablar un lenguaje sobrenatural, el código de Dios.

Si hemos buscado soluciones por un lado y otro, consultado a otras personas y no resolvimos la crisis es porque sólo Dios tiene la respuesta.
Dios tiene nuevas soluciones.

Pasaje clave: Lucas 8:11-15.
(CONTINÚA…)
Por Alejandra Stamateas