viernes, 1 de junio de 2012

La medicina de la risa

Pastor Joel Osteen
Cuando estamos alegres nos sentimos de buen humor, nos reímos y divertimos, y esto constituye una excelente medicina para mantenernos sanos. (Prov. 17:22). 


“Un corazón alegre le hace bien al rostro, pero las penas del corazón abaten el ánimo”.Proverbios 15:13



Una gran cantidad de enfermedades que se padecen en nuestro mundo se deben simplemente a la falta de alegría en la gente. Vivir una vida tensa y llena de preocupaciones causa dolores de cabeza, problemas digestivos, falta de energía y no poder dormir bien.
Gran parte de estos síntomas se irían solo si vivimos una vida sin estrés; y para vivir sin estrés Dios nos dio la medicina de la risa, que viene a ser como una medicina natural que debemos utilizar que nos hace sentir mucho mejor.

Al reírnos Dios nos rejuvenece y nos restaura de las presiones que tenemos. En Proverbios 17:22 dice así:
“Un corazón alegre es la mejor medicina; un ánimo triste deprime a todo el cuerpo”. (Reina Valera contemporánea)

Cuando estamos alegres nos sentimos de buen humor, nos reímos y divertimos, y esto constituye una excelente medicina para mantenernos sanos. La ciencia médica nos dice que las personas que ríen más fortalecen su sistema inmunológico, reducen la presión arterial y tienen un 40% menos de probabilidades de sufrir un ataque al corazón que las personas que no se ríen con regularidad. También activa el lado derecho del cerebro, que nos ayuda a liberar la creatividad y tomar mejores decisiones. La risa activa tranquilizantes naturales del cuerpo que nos ayudan a relajarnos y dormir mejor.
Conozco a un a mujer que por años no había podido dormir bien, y para ello tomaba tranquilizantes, los tomó por tanto tiempo que ya no le hacían mucho efecto. Lo había intentado todo, dietas, fue a muchos médicos y probó varios tipos de medicinas, pero nada parecía funcionar. Sin embargo un médico le dio una receta muy inusual, le dijo: “Todas las noches antes de ir a dormir debe ver algo divertido, una película, un video, algo que la haga reír”. Ella comenzó a practicarlo noche tras noche, y mes tras mes fue mejorando, hasta dejar totalmente los medicamentos. Ahora puede dormir como un bebe. ¿Qué sucedió? Ella solo utilizo la medicina que Dios puso a nuestra disposición, que funcionaron mejor que los tranquilizantes que dan los hombres.

¿Será que usted también podría mejorar su salud y sanarse si tan solo aprende a despejarse un poco más y reír más a menudo?, ¿Podría ser que los dolores de cabeza, espalda, migrañas, dolor crónico, fatiga crónica, incluso la depresión se iría si solo tendría tiempo para jugar, reír y disfrutar de la vida que Dios le ha dado?

Cuando mi madre fue diagnosticada con cáncer terminal en 1981, esta es una de las cosas que ella hacía, además de orar y reclamar las promesas de Dios. Durante el día, en vez de ir a la cama, en lugar de sentarse o sentir lástima por sí misma, pensando en sus problemas, ella se iría y veía dibujos animados en la televisión. Se sentaba allí a reír y reír. ¿Qué estaba haciendo? Ella liberaba por la risa la medicina que Dios puso en nuestros cuerpos. Si no podía encontrar algo divertido para ver  terminaba buscando a mi hermano Pablo y ¡eso siempre la hacía reír!.

Cuando yo tengo un día duro con muchas presiones y me siento tenso, eso me lleva a tener un dolor de espalda justo en el centro de mi columna vertebral y se que es solo de tensión. Hago lo que estoy diciendo que hagamos, divertirme, y voy a jugar con mis hijos. Ellos siempre me hacen reír, o bien voy a ver algo divertido en televisión. Inmediatamente después de unos minutos de risa el dolor desaparece totalmente.

(…) “porque el gozo del Señor es nuestra fuerza”. Nehemias 8:10 (RVC)
Es como si tuviera un buen masaje, ¡pero mucho más barato! El medicamento que estoy hablando de hoy le puede ahorrar mucho dinero. Le puede ahorrar la comprar de las pastillas para dormir, tranquilizantes y antidepresivos. La risa libera medicamentos naturales del cuerpo. No sólo puede traer la curación física, también la risa ayudará a fortalecer nuestras relaciones.

Tengo un buen amigo que es médico. Contó que llegó una señora que tiene un caso grave de fibromialgia. Es muy doloroso. Pasaba horas al día con sufrimiento en la cama. Tenía fatiga crónica, falta de energía. Ella estaba en mal estado de salud tanto física como emocionalmente. Ella había pasado por tiempos difíciles y vivió una vida depresiva. El médico le dio medicamentos para tratar el dolor, pero él sabía que eso solo alivia los síntomas y no cura la causa raíz del problema. Después de haber hablado con ella un rato se dio cuenta de lo deprimida que estaba. Él le hizo una pregunta muy interesante, le dijo: "¿Cuánto tiempo ha pasado desde que usted ha tenido una buena risa, abundante?" La mujer pensó un momento y le dijo: "Doctor, no me he reído como en más de 30 años, desde que yo era un niña." Él dijo: "Bueno, aquí está la receta. Tienes que ir a buscar todas las películas divertidas que puedas encontrar. Ve a buscar a todos los libros divertidos que pueden leer y reír tanto como le sea posible”. Ella comenzó a hacer precisamente eso. En lugar de sentarse a sentir lástima por ella se echó a reír. Poco a poco volvió su alegría. Todos los días se reía más y más. Ella comenzó a sentirse mejor. El dolor comenzó a ceder. Ella recuperó su energía de vuelta. Tres meses más tarde volvió al médico para su chequeo. El médico dijo que al momento en que entró al consultorio él notó algo diferente en ella, había un brillo en sus ojos y una sonrisa en su rostro. Ella dijo: "Doctor, yo nunca me he sentido tan bien en toda mi vida."

“Buen remedio es el corazón alegre, pero el ánimo triste resta energías”. Prov. 17:22 (Versión: Dios habla hoy)

Cuando usted tiene un espíritu alegre, eso produce que la medicina de Dios fluya naturalmente en todo su cuerpo. Permítame preguntarle lo que el médico le preguntó: "¿Por cuánto tiempo ha pasado desde que usted ha tenido una buena risa, abundante?" ¿Un día?, ¿Una semana?, ¿Un mes? ¿Un año? ¿Diez años?.

Esta medicina que nos da la palabra de Dios es totalmente gratuita, no tiene efectos secundarios. Se puede tomar tantas veces como desee.

Voy a darle una receta hoy: Todos los días, por lo menos tres veces, busque algo divertido que le haga reír a carcajadas. No es una risa interior, es una risa en voz alta, una carcajada de alegría. Suelte las endorfinas en el interior. Active los tranquilizantes naturales.

Cada vez que te ríes refuerzas tu sistema inmunológico. Reduces la presión arterial. Bajas la tensión y la creatividad viene. 


Si usted va a permanecer con esta receta y va a reír todos los días con un corazón feliz, si adopta una mente alegre, entonces va a dormir mejor, va a hacer más cosas, tendrá más energía. Usted va a tomar mejores decisiones, será más creativo.

Creo incluso que algunas de estas zonas de dolor crónico o fatiga, comenzará a desaparecer. ¡No olvide tomar su medicina! ->