sábado, 28 de febrero de 2015

{Ester} Dia XVII...Decir “sí” en el aquí y el ahora - Desayuno Espiritual 02 de marzo de 2015







Leer: Ester 4.8-11 / Meditar: Proverbios 20.28


Estaba de pie en la cocina con un bebé llorando en mi cadera y otro a mis pies, y lo vi salir por la puerta.




Sin mí. Una vez más.


Esperé hasta que lo oí partir en su auto antes de caer acurrucada en el suelo de la cocina y dejar que las lágrimas se deslizaran silenciosamente por mis mejillas. Lágrimas que yo no quería que él viera. No sólo había sido un día largo, habían sido unos meses largos sin final a la vista. Bebés de dieciséis meses de diferencia con muchas necesidades y no haber dormido durante muchas noches pueden cobrar su cuota en una chica.


Mis lágrimas podrían haber parecido un poco más apropiadas si él se dirigiera a algún lugar un poco más – no sé – cuestionable. Pero ¿saben qué chicas?, él iba… la iglesia. Habíamos hablado dulcemente sobre esto, y que sólo sería durante una temporada. Las tomas, un bebé con cólicos y un horario temprano para ir a la cama significaba que yo iba a quedarme, y que él iría. No había otra manera, después de todo, de satisfacer a este bebé que tan rotundamente se había negado al biberón. Así que allí estaba yo, sentada cubierta de buches de bebé, pensando en todas las cosas que ya no podía hacer para Dios.






“Señor, haré lo que sea para Ti”, había dicho.


Cuando era pequeña, me sentaba cautivada semana tras semana, mientras veía a la esposa de nuestro pastor tocar el piano al inicio de cada servicio de la iglesia. Su hermoso cabello largo y castaño colgaba en rizos por toda su espalda mientras ella se balanceaba con elegancia al ritmo de la música, y recuerdo que pensaba que ella estaba haciendo algo realmente grande para Dios.”Si quieres que sea la esposa de un pastor, lo seré”, le había ofrecido a Dios a través de una oración sincera. Y después de ocho largos años de clases de piano, me casé con un hombre increíble, piadoso…


Que resultó ser un farmacéutico.


Ese farmacéutico y yo nos sentamos rodilla con rodilla en un banco, años más tarde, y nos sentimos profundamente conmovidos por el mensaje. Había misioneros de todas partes, y sus fascinantes historias hablaban de la necesidad de promover el Evangelio de una manera que nos había tocado en lo más profundo. Después de no poder soportar la puntada en nuestros corazones por más tiempo, caminamos por el pasillo, caímos de rodillas y juntos con las manos agarradas firmemente dijimos en voz baja: “Señor, envíanos, si es Tu voluntad.” Y quisimos decir cada palabra.


Y luego no lo hizo.


Con el tiempo, la profunda necesidad de ser parte de algo “grande” para Dios continuaría yendo y viniendo, pero nuestros corazones inquietos se sintieron contentos al dedicarnos a servir más en nuestra iglesia local. Nos encantó aceptar tareas y cumplirlas y ser parte de los equipos. Nuestras contribuciones no eran de lujo, pero estábamos dispuestos, y se sentía bien ser útil para Dios.


Y entonces esos dos bebés llegaron en un torbellino.


Y allí estaba yo sentada en esa cocina, con dos bebés llorando en mi regazo, añorando esos días en los que me sentía realmente útil para Dios. Oh, amaba a aquellos bebés con todo lo que tenía. Yo había orado por ellos. Esperado por ellos. Agradecía a Dios por ellos una y otra vez. Pero si ni siquiera podía ir al baño sola, ¿cómo iba yo a empezar a hacer una diferencia para el Reino?


Y en el proceso de esperar a ser grande para Dios, me había perdido un millón de pequeñas oportunidades para dar honra a Su gran nombre allí mismo, en mi propia casa.


Verás, “para esta hora” no solo incluye las cosas grandes. Oh, puede haber algunas grandes, audaces, emocionantes y arriesgadas oportunidades de Dios, para las que Él te llama a lo largo del camino. No te las pierdas.


Pero todos los días, Dios nos está llamando al aquí y al ahora.





{Seis años atrás: un día después de convertirme en madre de cuatro, y un día después de enterarme de que este viaje podría incluir una niñita valiente después de todo…}


¿Dónde estás? Eso no es un error. Y sea lo que sea en que consistan tu aquí y ahora, te prometo que si te paras a tomar un momento para mirar a tu alrededor, encontrarás un montón de trabajo para el Reino que hacer. ¿Esa preciosa generación de gente pequeña justo en frente de tu cara? Son la iglesia del mañana. ¿Tu vecino de enfrente y el que está frente a tu cubículo? Puedes ser el único Jesús que verán en su vida. ¿Esa comida que hiciste, la nota que enviaste, ese cheque que giraste, la oración que oraste? Tú solo puedes estar inspirando a alguien a amar a Dios grandemente con su vida.


Todo porque decidiste decir “sí” al aquí y al ahora.


Mucha gente quiere hacer las cosas “grande” para Dios, pero hay nobleza en la vida, en los lugares apacibles, humildes, coherentes e invisibles, donde nadie más que Dios ve. Él se deleita en los que son fieles en lo poco, porque sabe que ellos son en los que se puede confiar también en lo mucho cuando sea el momento adecuado. En el aquí y el ahora, Dios está trabajando a propósito en nuestra preparación y refinación de maneras que tú y yo no podemos ver. Él lo hizo por Esther, y lo está haciendo todavía hoy en día.


“Para un tiempo como este.”


“¿Incluso esto, Señor?”


“Sí, mi niña, incluso esto.”


Así que nunca me convertí en una misionera en el extranjero y no puedo tocar el piano hoy para nada en la vida, pero hay una niña valiente en mi casa que está enamorándose de Jesús más y más cada día…


Y lo poco resulta ser no tan poco, después de todo.


“El que es fiel en lo muy poco, también es fiel en lo mucho…” ~ Lucas 16:10


¿Y quién sabe si no has llegado a tu trono precisamente para un momento como este?” ~ Ester 4:14


A sus pies,


fuente:amaadiosgrandemente

miércoles, 25 de febrero de 2015

{Ester} Dia XVI... Consuelo - Desayuno espiritual 28 de febrero de 2015




Leer:4.4.7/Meditar 2 Corintios 1.4




Hadasa (Ester)era una hermosa mujer que sufrió durante su niñez. Ella simplemente perdió a sus padres, las condiciones o detalles de esto no son tan claras pero pudo tener algo que ver el hecho que ocurrió por el año 597a.C., cuando el imperio Persa destruyó casi todo rastro de lo que quedaba del pueblo de Judá. Eta hermosa chica era de la tribu de Benjamín, así que bajo condiciones claramente difíciles ella queda bajo el cuidado de su primo Mardoqueo quien la adopta y cría como a su propia hija. Vivía en pobreza y opresión de un imperio dominante, el imperio persa. Es arrancada literalmente de su hogar y llevada a palacio.

En el texto que nos relata Ester 4:4-7 vemos que ella estaba nuevamente pasando dolor, esta vez su primo y padre adoptivo Mardoqueo estaba sufriendo. Tanto era su dolor que traía ropa de duelo y cilicio y no aceptaba los vestidos que Ester le había enviado, ¿Pero qué estaba sucediendo? La Biblia tampoco nos narra que Ester perdiera la cabeza, tratando de saber qué tenía. Ella guardó la compostura como una verdadera reina, pero también con prudencia y sabiduría que solo Dios puede dar, nadie más. Así que envió al eunuco Hatac quien más adelante la puso al tanto de lo que sucedía con Mardoqueo.

Ahora, nuestro buen Dios la estaba preparando para una noticia que desagarraría su corazón. Tenía que permanecer tranquila, ocultando la ansiedad que por dentro podría tener, mientras que Hatac recibía la respuesta de Mardoqueo “declarando todo lo que había acontecido” (4:7) todo aquello que ese malvado Aman había planeado para el pueblo judío, su pueblo.

Solo alguien que conoce el dolor, la pérdida, la opresión, el sufrimiento y la humillación, pero que ha salido de todo eso en victoria y gloria por la mano fuerte del único Dios verdadero, entenderá a quienes estén en esa posición de dolor y sufrimiento, será sensible a los que sufren, perceptiva a los que lloran. Y más aun podrá consolar con el consuelo con que fue consolada.


2 Corintios 1:4 – “El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”.

1. Dios nos consuela:

Dios no permite el dolor, es decir El no es el orquestador quien infringe el dolor y la prueba, ya que En el no hay ninguna sombra de maldad. Pero sí permite que las cosas malas lleguen como consecuencia de nuestros actos. El nos advierte vez tras vez que lejos de El solo hay muerte y desolación. Pero cuando algo malo pasa (Una prueba) a quienes permanecen cerca de El sin duda encamina todo para bien. La Palabra de Dios afirma que El tiene cuidado de nosotros y que nunca nos dejará ni desamparará.


Deuteronomio 31:6 – “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejara, ni te desamparará”.

1Pedro 5.7 -“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”

Su gran amor y ternura está con los que le aman y obedecen eternamente. Así que no importa lo que padecemos, si permanecemos fieles a Dios El nos dará un fin glorioso y bueno.

2. Nuestro sufrimiento sirve para consolar a quien lo necesita:


Nuestros sufrimientos sirven a un glorioso y superior propósito. Están determinados, no solo para madurar nuestro carácter, y forjar nuestra fe, además para sacarnos de un pensamiento egoísta en el que creemos que lo que nos pasa a nosotros a nadie más le pasa. Dios quiere que nuestra experiencia nos lleve a sentir compasión y misericordia por los demás, a ser parte no de una condolencia solamente sino a dar solución a los que creen que no la hay, a brindar apoyo a quien cae, aliento al desamparado, y fuerza al que no tiene ninguna, creo que hay mucho de verdad en la afirmación de que nosotros los que tenemos a Dios como nuestro Salvador y Señor somos sus ojos, sus pies y sus manos.

3. Compartir el consuelo que recibimos


Lo que un día recibimos en las horas de oscuridad, aquel amor y esperanza del que disfrutamos, Dios espera que no nos quedemos con él solamente y disfrutemos de la restauración nada más. El en verdad requiere que seamos capaces de compartir su amor con los que sufren, si el santo Dios del cielo quiso hacer su morada con los desamparados, con los contritos y humillados, ¿por qué nosotros solo queremos estar bien y nunca sufrir, no tener nunca problemas y aflicción? Apenas estamos en aflicción y rogamos: sácanos de esto Dios!!! Pero deberíamos de decir haz tu voluntad mi Dios y que sirva para bendecir a alguien más.
Tanto Ester como Mardoqueo disfrutaron de la consolación de Dios en sus vidas, sin duda tú también podrás, sé fiel a Dios, sufre pero no pierdas la fe en el futuro que Dios te dará, deja que tu buen Señor te consuele y consuela a alguien más.



Al único y sabio Dios, sea la gloria


fuente: amaadiosgrandemente

lunes, 23 de febrero de 2015

{Ester} Dia XV...Para esta hora has llegado - Desayuno espiritual 25 de febrero de 2015


Leer: Ester 4.1-3 / Meditar Salmo 51.17Eso es… esta es la semana en el que aparece este conocido versículo.




“Para esta hora has llegado”.


Parecería que, hasta llegar a esta conocida porción del libro, hemos estado en una novela romántica, pero, la verdad es que el glamour y las escenas de banquetes y tratamientos de belleza, riqueza y honor que parecen sacadas de una escena de película, desaparecen cuando llegamos al capítulo 4 de Ester.


Sin glamour. Sin gloria. Sin salidas fáciles desde aquí. Ni siquiera la posoción de Ester como reina le garantiza su futuro.


Y este drama imprecedible me recuerda mucho a la vida cristiana. Oh, no te confundas, sabes bien cómo termina esta historia, pero la victoria final no garantiza un recorrido sencillo.


Recuerdo bien la belleza, la emoción y el gozo desbordante que tenía al principio de mi caminar con mi Salvador. Había experimentado el sacrificio de Jesús por mí y la gracia había llegado hasta lo más profundo de mi ser. Era joven, tenía esperanza y estaba deseando arriesgar las cosas de este mundo para elevar el nombre de Aquel que dio Su vida por mí.


Y entonces, de algún lado, de alguna manera, en medio de todo este esfuerzo de vivir, la vida se complicó y se volvió un poco demasiado cómoda, y esos riesgos, esos sacrificios que una vez merecían la pena, de repente parecían demasiado para poder soportarlos.


“Para esta hora has llegado” Dios, creo que voy a pasar de esta, creo que es el turno de alguien más por ahora…


No fue Dios quien cambió.


“No, Dios no se ha vuelto menos soberano o menos confibale o menos merecedor de todo mi ser. Solo que yo he fallado en verle tal y como antes lo hacía.”


E incluso ahora, en mi humanidad, mi fallo suele ser el de limitar a Dios antes de que tenga tiempo para actuar. Quiero saber cómo van a salir las cosas antes de arriesgarme a ver si el sacrificio merece la pena. Pero cuando limitamos a Dios de obrar a través de nosotras, somos las únicas que perdemos. Decir “yo no, no ahora…” no limita el cumplimiento del plan de Dios, limita tu participación en una historia más grande que Él está escribiendo y que aún no podemos ver”.


Así que, ¿de qué formas nos preparamos para ser utilizadas por Dios? Considera estas lecciones del capítulo 4 de Ester –


1. Invierte con sabiduría ahora porque va a tener importancia después.


La influencia de Ester no comenzó con una decisión arriesgada en el palacio. Una serie de elecciones correctas (facilitadas por la Soberanía de Dios) la guiaron a una posición de realeza y respeto, que serán cruciales para su efectividad a la hora de defender a su pueblo. Lo que haces ahora importa. Tengas 16 ó 60, invertir de manera intencional en el hoy puede abrir puertas que sean usadas por Dios mañana.


2. Hay un tiempo para el duelo, pero no te quedes en él.


El capítulo 4 comienza con una intensa escena en la que Mardoqueo se duele por su pueblo y de manera comprensible: acaban de ser condenados a muerte. Piensa en lo diferente que hubiera terminado todo si Mardoqueo hubiera seguido con esa actitud derrotista. En un punto, Mardoqueo tomó la decisión de cambiar de ser alguien en desesperación amarga a ser la clave que comenzaría el plan de acción para salvar a la nación Judía. Haz duelo por el tiempo apropiado, pero no dejes que ese estado quite tu esperanza de Dios y te lleve al punto en el que Dios no pueda utilizarte. “Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.” – Salmo 30:5


3. Prepárate para la batalla comenzando por quedarte quieta.


Aunque la oración no se menciona específicamente en este capítulo, se asocia con el ayuno en el Antiguo Testamento. Antes de apresurarse a una decisión riesgosa, Ester y otros pasaron tres días ayunanado y orando. ¿Cuántas veces has actuado con rapidez, tomando decisiones apresuradas antes incluso de consultar a Dios, sólo para mirar atrás y arrepentirte? Cuando humildemente nos sometemos a la autoridad de Dios, a Su sabiduría y Su fuerza en nuestra debilidad, inclinándonos ante Él en reverencia y sumisión, estaremos apropiadamente preparados para la batalla.


4. Reconoce el potencial de tu posición.


Dios puso a Ester en un lugar específico para un momento específico. Su respuesta no fue “quizás después” o “No estoy tan preparada como otras” o “mi vida no está muy bien ahora mismo y no siento que pueda hacerlo”. Por el contrario, ella se adueñó de su papel de influencia y no se echó para atrás cuando se vio que el camino no sería fácil. Dios nos pone en nuestras relaciones, en el trabajo, en el hogar, el el campo de fútbol, en la iglesia, en el hospital y en miles de lugares y nos da esferas de influencia únicas en las que podemos vivir con valentía para Él. ¿Reconoces el potencial de tu posición o estás pasando el tiempo deseando desesperadamente que Dios escoja a alguien más?


5. Prepárate para tomar los riesgos correctos.


El riesgo es algo engañoso, porque hay una diferencia profunda entre un riesgo tonto y un riesgo que exalte a Dios. Dicho eso, hay muchas historias en la Biblia en las que personas ordinarias tomaron riesgos que exaltaban a Dios, lo que motivó que Dios las usara de maneras extraordinarias para Su Reino. En palabras de John Piper, “está bien arriesgrse por la causa de Dios” y, en palabras de Ester, aunque suene arriesgado, está bien decir, “Y si perezco, que perezca”.


6. Recuerda a Quién perteneces


Cuando hay decisiones arriesgadas, los finales no siempre serán claros. No hay atajos en este mundo, solo la promesa de la victoria vinal que tenemos a través de Jesús sobre el pecado y la muerte. Pero con Dios de nuestro lado, podemos decir de manera obediente “sí” a donde Dios nos guía, porque Su soberanía siempre va a ser para nuestro bien y para Su gloria. Cuando pasamos tiempo en la Palabra de Dios, recordando quién es Jesús y lo que ha hecho por nosotras, de nuevo se nos recuerda que estamos seguras en Sus brazos, que es más que capaz de cumplir Su voluntad y que Él es más que digno de nuestras vidas.


No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; – 2 Corintios 3:5-12


A Sus pies,


fuente: amaadiosgrandemente

sábado, 21 de febrero de 2015

{Ester} Dia XIV...Nuestro Anillo de Sello - Desayuno Espiritual 21 de febrero de 2015

Leer: Ester 3. 14.15 / Proverbios 25.19


“Y salieron los correos prontamente por mandato del rey, y el edicto fue dado en Susa capital del reino. Y el rey y Amán se sentaron a beber; pero la ciudad de Susa estaba conmovida.” Ester 3:15

Yo no sé ustedes, pero yo soy muy rápida para condenar este rey, el rey Asuero, por su actitud descarada y el corazón insensible a lo que acaba de hacer. Él se va a beber con Amán, sin importarle cómo está decisión afectará a los demás. Él se contenta con comer, beber y ser feliz, porque no le afecta {o porque le afecta positivamente}

Pero ese es mi Corazón pecador, buscando apuntar con mi dedo para evitar mirarme a mí misma. ¡Qué cerca está la comparación entre este rey egoísta y yo!

Cuando apunto el dedo señalador a mi alrededor y enfrento los hechos, en realidad no soy tan diferente a este rey por el que estoy tan sorprendida. Deja que tú y yo demos una mirada honesta a nosotros mismos antes de tirar la primera piedra.
Aquí están algunas ideas sobre el tema desde el Comentario de Ester por Iain Duguid. Lea atentamente estas palabras.


“Si nos fijamos en nuestra vida personal, podemos encontrar que no somos realmente diferentes. ¿Qué nos impulsa a hacer las cosas que hacemos? ¿Pensamos cuidadosamente antes de actuar? ¿Estamos impulsados ​​por la lógica dictada por el Evangelio en toda nuestra toma de decisiones? ¿O hemos entregado el anillo de sello de nuestras vidas al enemigo de nuestras almas, que nos ha engañado a través de su lógica superficial, lo que nos convierte en esclavos de nuestros apetitos?Muchos de nosotros hemos vendido nuestra integridad por mucho menos que Asuero. ….Estamos a menudo orgullosos de nosotros mismos porque no hemos cometido ningún gran pecado, pero ¿no nos condena a veces la propia pequeñez de nuestros pecados? ¡Lo poco que hemos recibido a cambio de nuestra integridad!¡Qué barato hemos permitido que se nos compre!”

Es pesado, ¿eh? Y cuando me veo a mí misma y mi pecado, me siento tentada a “las profundidades de la desesperación.” Y esto es importante, porque sin darnos cuenta de lo malo que es, no podemos entender cuán grande es la esperanza que tenemos.

Por la Cruz, ¡tengo esperanza!

Por la Cruz, ¡soy redimida!

Por la cruz, ¡mi anillo de sello se ha entregado al Señor de Señores!

Por la Cruz, ¡mañana es un nuevo día sin ningún error en él!

Y esta buena noticia rompe la esclavitud a nuestros apetitos y vuelve a nuestros corazones en la adoración al Todopoderoso Rey, que siempre actúa con nuestro bien en la mente. Si estamos en Cristo, Nuestro Anillo sellador le pertenece. Nosotros no somos más esclavos a nuestros apetitos, como el rey Asuero era, ¡sino que somos esclavos de la justicia!


Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. Romanos 6: 17-18

¡Regocíjense en esta buena noticia de hoy, hermanas!

Todo por Jesús,

Fuente: amaadiosgrandemente

miércoles, 18 de febrero de 2015

{Ester} Dia XIII...Adar “Liberación y Gozo”- Desayuno espiritual 18 de febrero de 2015

Leer: Ester 3.12-13 / Meditar: Salmos 63.9
Salmos 63:9 “Los que tratan de matarme caerán al fondo del sepulcro;”

Desde el inicio de la creación Satanás ha querido destruir a los hijos de Dios, no se cansa de tratar y de tratar. Pero hay una promesa para nosotros como sus hijos y no importa lo que él trate de hacer, nuestro Dios nos lleva a la victoria.

Hoy leemos en Ester 3:13-14 acerca de cómo los judíos (jóvenes, niños, hombres, mujeres- no habría acepción de personas, todos) iban a ser destruidos por órdenes de Aman, su enemigo. Pero ese plan se viene abajo usando Dios a una mujer: Ester.

El mes de Adar entonces es la máxima expresión y culminación del gozo de un ciclo anual, que comienza con el gozo de la celebración de la Fiesta de la salvación de la esclavitud en la Pascua, en el primer mes de Aviv, y termina con el gozo de la celebración de la liberación de la muerte en Purim, en el mes de Adar.

El pueblo judío no era la primera vez que celebraba la liberación y salvación, lo recordamos con Moisés y ahora con Ester. Dios ama tanto a Su pueblo que trae Su liberación, Su salvación una vez tras otra. ¡Cómo no habrán de gozarse!

Ahora hoy en día el enemigo sigue trabajando con las mismas artimañas para destruir a Su pueblo, pero se necesitan “Esteres” que se levanten para hacer que esos planes se vengan abajo.

2 Timoteo 3:1-6 dice que vendrían tiempos difíciles, tiempos malos; Estamos hoy en día viviendo esos días en donde sutilmente el enemigo quiere destruirnos, ¿y de qué forma?

Los hombres serán egoístas, amantes del dinero, orgullosos y vanidosos. Hablarán en contra de Dios, desobedecerán a sus padres, serán ingratos y no respetarán la religión. 3 No tendrán cariño ni compasión, serán chismosos, no podrán dominar sus pasiones, serán crueles y enemigos de todo lo bueno. 4 Serán traidores y atrevidos, estarán llenos de vanidad y buscarán sus propios placeres en vez de buscar a Dios. 5 Aparentarán ser muy religiosos, pero con sus hechos negarán el verdadero poder de la religión… ¿Te suena conocido?

Él quiere matarnos, destruirnos sutilmente con Muerte espiritual, falta de gozo, temor, apatía, apartándonos de Él, etc. No importando quien sea, jóvenes, niños, hombres, mujeres a todos quiere destruir.

Celebremos nosotros también que Él es nuestro liberador, y El que nos llena de gozo.

lunes, 16 de febrero de 2015

{Ester} Dia XII... Un año - Desayuno espiritual 16 de febrero de 2015


Leer: ester 3.7-11 / Meditar: Salmos 52.2



“En el año duodécimo del rey Asuero, en el primer mes … echaron el pur en presencia de Amán para seleccionar un día y el mes. Y la suerte cayó en el mes duodécimo … “Ester 3: 7

Un año… ¿Te das cuenta?

Los Judíos tuvieron un año para prepararse para el día de su muerte. El mes y el día para el exterminio de todos los Judíos establecido por Amán estaba a un año de distancia. ¿Te imaginas escuchar que dentro de un año, los cristianos en nuestro país del menor al mayor, los hombres, las mujeres y los niños serán todos asesinados? Me estremezco al pensar lo que debe haberse sentido al vivir con la amenaza que se cernía sobre sus cabezas durante todo un año. El estrés, la angustia… el miedo.

Una vez que la fecha fue fijada, Amán se acercó el rey Asuero con su malvado plan. Observa lo astuto y malicioso que fue Amán cuando le habló al rey Asuero sobre ese “cierto pueblo” en los versículos ocho y nueve.

En primer lugar vemos que Amán despersonaliza a los Judíos al no mencionar sus nombres, en lugar de eso se refiere a ellos como “cierto pueblo.” Hemos visto esta misma táctica en los campos de exterminio nazis de la Segunda Guerra Mundial, cuando Hitler hacía tatuar números en los brazos de los prisioneros judíos y deliberadamente excluyeron sus nombres. Los números son anónimos, vagos y no promueven las emociones… pero los nombres hacen que “Mardoqueo el Judío”, sea personal, específico y reconocible.

Amán pasa a describir cómo los Judíos están “dispersos y esparcidos en todas las provincias”, a lo largo de todas las áreas del reino del rey Asuero… un reino que incluía a Israel.

Sus costumbres son “diferentes a las de todas las demás personas”, en otras palabras no caben en el reino. Nada podría estar más lejos de la verdad. Aprendimos del Artículo de Joy este lunes, que los Judíos se asimilaron casi totalmente en la cultura persa. El propio rey Jerjes ni siquiera se dio cuenta de que su propia reina era judía.

“Ellos no obedecen a sus leyes”… si no me equivoco, ¿no era Mardoqueo, un Judío, el que protegió al rey Jerjes de un intento de asesinato por sus propios guardias personales?

“Al rey nada le beneficia”. En otras palabras, no era en el mejor interés de Amán dejarlos vivir. Recuerda, Amán era un descendiente de Agag y era descendiente del rey Agag de los amalecitas que resultaron ser antiguos enemigos de los Judíos (Éxodo 17:16, 1 Samuel 15:20 y Deuteronomio 25: 17-19). El odio tiene una historia y se transmite de generación en generación. Nadie nace con prejuicios; los aprendemos y luego nos encargamos de pasarlos a la siguiente generación.

Finalmente vemos que Amán incluso presenta la ventaja añadida que le ayudará a pagar por esta malvada acción en el versículo nueve. ¿De dónde crees que Amán planeó conseguir el dinero para pagar a los hombres que llevarían a cabo este decreto? ¡De los propios Judíos, por supuesto! Amán planeaba saquear las casas y negocios de todos los Judíos que serían asesinados, embolsarse algo para sí estoy segura, e incitar al rey con el resto.

Nota que a pesar de que Amán era un orador de verdades a medias, un engañador y finalmente un completo mentiroso, él no era mudo. Mediante el uso astuto y mañoso de sus palabras, Amán fue capaz de convencer al rey Asuero de poner este horrible plan en acción.

Pero recuerda, lo que Satanás planea para el mal, Dios lo usa para el bien.

Aunque este decreto fue inconcebiblemente malvado, Dios lo usó para unir a sus hijos. A pesar de lo que afirmó Amán, tal vez los Judíos se habían asimilado demasiado bien en la cultura persa. Tal vez, sólo tal vez Dios estaba permitiendo que esto sucediera, para que sus hijos recordaran quiénes eran, cómo los había librado del mal en el pasado a través de su dependencia a Él, ellos una vez más vuelven a Él.

Creo que todas nosotras en un momento u otro tendremos “Amans” en nuestras vidas. Las personas que hablan mentiras sobre nosotras, nos odian por lo que representamos, los hombres o las mujeres que son prejuiciosos contra nosotros por una razón u otra, e incluso a veces van a idear “decretos” para hacernos daño. Pero no te desanimes mi querida amiga, aunque en esta vida vamos a tener aflicción, Jesús nos recuerda en Juan 16:33 que ¡Él ha vencido al mundo!


Creo que es hora de que Sus hijos se unan una vez más, se mantengan firmes en Su Palabra, orando con nuestros corazones por un mundo que no lo conoce y con fe confiar en Él en los días duros sabiendo que Él está trabajando.



Nuestras vidas son muy parecidas a Esther, aunque no lo podamos ver, sin embargo, sabemos que Él está con nosotras, trabajando en y a través de todos los diferentes eventos de nuestras vidas. Nada es por azar.

Querida amiga, yo no sé qué “Amans” tienes en tu vida ahora mismo, pero sí sé esto, Dios puede traer crecimiento de tu dolor. Aunque puedas sentirte invisible, Él te ve justo donde estás. Justo cuando tu “enemigo” parece tener la sartén por el mango, pon tu confianza en Dios y date cuenta de que el día señalado para tu destrucción puede ser en realidad el día de tu liberación. ¡Insiste, persevera y busca Sus huellas digitales en tu vida!

sábado, 14 de febrero de 2015

{Ester} Dia XI...Huyendo de las maquinaciones - Desayuno espiritual 14 de febrero de 2015

Leer: Ester 3.5-6 / Meditar: Proverbios 16.18

936696_10154578459880223_1634930185868130013_n
 

En el capítulo 3 de Ester, concluye la aparición de los personajes de este emocionante y controversial relato:

El rey Asuero.- Manipulado por sus allegados y soberbio.

Ester.- La heroína.

Mardoqueo.- Consejero fiel.

Amán.- El villano.

Habían pasado cinco años después de lo sucedido en el capítulo 2.

No se explica por qué Amán, hijo de Hamedata, fue promovido.

Cabe destacar que era descendiente de los reyes de los amalecitas, a los cuales, Dios había declarado la guerra perpetua (lee Ex. 17.8-16):




“y dijo: Por cuanto la mano de Amalec

se levantó contra el trono de Jehová,

Jehová tendrá guerra con Amalec

de generación en generación.”

Ex. 17.16.



Por orden oficial, Amán debía ser reverenciado como segundo después del rey (primer ministro). M. Henry explica que el Midrash (estudio exegético que facilita la explicación de los versículos del Torá) dice que ”llevaba en el vestido la imagen de un ídolo”.

Otros comentan que Mardoqueo rehusó arrodillarse ante un hombre simple, especialmente si era un amalecita, como ya explicamos en la porción anterior.


“La ley de Moisés no prohibía mostrar el debido respeto a aquellos que estaban en autoridad, pero prescribía que había que adorar solamente a Dios. Era común que los monarcas orientales demandaran adoración”. (Comentario al Antiguo Testamento. W. MacDonald.)

Y aquí empieza el drama, los siervos del rey vieron que Mardoqueo no se arrodillaba ante Amán, y luego de un tiempo de fastidiarlo “cada día” preguntándole sobre su “desobediencia”, fueron a acusarlo ante Amán, que ¡ni cuenta se había dado!

La reacción del primo de Ester es admirable para mí, pues la Biblia dice: “Y no escuchándolos él”, o sea, no les hacía caso. A mí me saca de mis casillas cuando están sobre de mí diciéndome algo. ¡No lo soporto! Tengo una persona muy cercana que hace eso.

Estoy trabajando en mi reacción (pues es mi responsabilidad lo mío, yo no puedo cambiar al otro). Antes contestaba de una; ahora ya puedo quedarme callada, pero la mayoría de las veces, cuando ya lleva más de 5, le contesto y por desgracia ¡mal!


Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder,

de amor y de dominio propio. 2 Tim. 1.7.

¡Auch, ya empezamos con los golpes! El dominio propio es ser fuerte en una cosa (magistralmente), bien controlado, dueño de sí mismo.

¿Qué tal eh? Me llegó el adjetivo “magistralmente”. Así debemos ser con las personas que son hábiles para molestar y exasperar, muy fuertes para ser ecuánimes. Ahí todavía tengo tarea :S

Y continuando con la historia, estos consiervos de Mardoqueo fueron, como decimos en México, a “calentarle la cabeza” a Amán de que no se arrodillaba ante él.


Agravios maquina tu lengua;

Como navaja afilada hace engaño. Sal. 52.2.

Según la Real Academia Española, agravio es la ofensa que se hace a alguien en su honra o fama con algún dicho o hecho; humillación, menosprecio o aprecio insuficiente.

Más que claro en la historia.

Maquinar en el original es tejer o fabricar; en sentido figurado complot o tramar maliciosamente; requiere esfuerzo mental; valorar, calcular, inventar, entre otros.

Qué tremendo este concepto. No en balde David decía:




Oh Señor, líbrame de los impíos;

protégeme de los violentos,

de los que urden en su corazón planes malvados

y todos los días fomentan la guerra. Sal. 140.1-2. (NVI)

Es evidente que estas personas querían ganarse el favor de Amán.

Dice la Biblia que cuando lo constató “se llenó de ira” y no solo quiso ir en contra del primo de Ester, sino en contra de todo el pueblo judío que estaba en el reino de Asuero.

El Primer Ministro, ahora inflado en soberbia y altivez de espíritu, sintiéndose con el poder de acabar con la vida de las personas, repitió esa maquinación para obtener el permiso del rey y así satisfacer su deseo de venganza.

“Luego Amán se acercó al rey Jerjes y le dijo:

—Hay cierta raza dispersada por todas las provincias del imperio que se mantiene aislada de todas las demás. Tienen leyes diferentes de los demás pueblos y se niegan a obedecer las leyes del rey. Por lo tanto, no conviene a los intereses del rey que ese pueblo siga con vida.” Ester 3.8 (NTV)

¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder!  Miqueas 2.1.

Y quiero parar aquí. ¿Qué hago cuando procuro estar viendo qué hacen los demás en lugar de tener cuidado de mí misma? En otras palabras, cuando veo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Dice el Salmo, ¡todos los días fomentan la guerra! ¿Cómo está el ambiente en tu iglesia y en tu hogar?

Estos siervos estaban atentos a lo que hacía Mardoqueo y fueron a murmurar en lugar de hacer su trabajo.

¿Cómo reacciono cuando hacen o dicen cosas que me molestan? ¿Me enciendo de inmediato o espero a que se me baje para reflexionar por qué me enfado, y si vale la pena que me inquiete por eso?

… ¿O voy rápida como “navaja afilada” para tomar venganza y pegar donde más le duele, e inducir a alguien a tener por cierto lo que no lo es, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas (engaño)?


Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Mt. 12.34-36.


Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida. Evita toda expresión perversa; aléjate de las palabras corruptas. Prov. 4.23-24.

Señor: Perdónanos, permite que huyamos de las maquinaciones y que te honremos con nuestras actitudes y reacciones. En nombre de Jésus, amén.

Solo por Su Gracia:

Fuente:amaadiosgrandemente

miércoles, 11 de febrero de 2015

{Ester} Dia X ...Cuándo ponernos de pie y cuando arrodillarnos - Desayuno espiritual 11 de febrero de 2015


Leer: Ester 3.1-4 / Meditar: Salmos 95.6


10624699_10154576206695223_7724558274349132796_n
¡Hola! Las saludo desde Uganda. Bienvenidas damas a nuestra tercera Semana de estudio de Esther. Estoy muy emocionada de estar aquí con ustedes.
Vamos a la directamente al tema de hoy …
Nuestros versículos son Esther 3: 1-4 y Salmo 95: 6. Observamos que Mardoqueo ha decidido finalmente defender aquéllo en lo que cree. Hasta ahora había estado bastante tranquilo, haciendo reverencia al rey y manteniendo sus costumbres y prácticas de acuerdo con las costumbres a su alrededor .Ha animado a Ester a “mantenerse por debajo del radar” a mantener su identidad en secreto y a seguir con lo que le piden que haga en el palacio.
Pero ¿por qué decide Mardoqueo tomar posición ahora? Cuando se le pide que se incline ante Hamán, se niega, y esto trae consecuencias. Pero ¿por qué ahora? Una de las razones es que Amán es un descendiente de Agag, y los agagueos son un enemigo de largo plazo de los Judios. Mardoqueo finalmente ha decidido que ya es suficiente y que no va a contaminar sus creencias por más tiempo haciendo una reverencia a su enemigo.

1. Nunca es demasiado tarde para tomar una posición.

A pesar de que Mardoqueo no se posicionó desde el principio, decidió tomar una posición en ese momento. Y nosotras podemos hacer lo mismo. Podemos elegir este día para decir “No más” a las cosas que hemos estado dejando pasar y de las que sabemos que no deberíamos tomar parte. ¿Es un programa de televisión que sabemos que realmente no nos beneficia? ¿Una conversación en la que el chisme ha tenido parte y que sabemos que tenemos que dejar? Incluso si hemos fallado en tomar una posición en el pasado, no es demasiado tarde para decir ¡hoy es el día!

2. Podemos elegir inclinarnos ante el Señor nuestro Dios

El Salmo 95:6 nos invita a adorar, a postrarnos ante el Señor nuestro Dios, nuestro Creador. Toma un momento para leer este versículo y deja que se haga parte de ti . ¿A qué has estado haciendo reverencia más que al Señor? Los ídolos encuentran siempre la forma de meterse en nuestro interior sin que lo notemos. Toma un momento para pensar acerca de lo que se ha convertido en un ídolo en tu vida, y confiésalo .¡Y elige inclinarte ante el Señor!

3. Arrodillémonos

“Vamos a arrodillarnos ante el Señor nuestro Dios, nuestro Creador.” Hágamoslo realmente, pongámonos de rodillas físicamente ante nuestro Señor esta semana. Y que este sea nuestro desafío en esta tercera semana.
Todo Para Jesus
Fuente: amaadiosgrandemente

lunes, 9 de febrero de 2015

{Ester} Dia IX...Sabiduría y zapatos de plástico - Desayuno espiritual 9 de febrero de 2015


Leer Ester 2.19-23 / Meditar: Proverbios 19.20



Debería haber escuchado a mi madre cuando me dijo que no fuera al río con mis nuevas sandalias de plástico brillantes. Hombre, me encantaban esos zapatos. Me encantaba cómo se sentían y cómo se veían. Los míos tenían brillantes incrustados, como me imaginaba que eran las zapatillas de Cenicienta. Sobre todo me encantaba el sonido que hacían cuando caminaba en ciertas superficies, casi como zapatos de tacón alto. Esas sandalias estaban “de moda” en los años 80 y me habían dado un nuevo par justo antes de ir al río con mi tía y mis primos.

El problema era que no me gustaba caminar por el río. El sentir de las algas, el temor de que algo podía morderme, y las rocas que me pinchaban los pies tenían que ser evadidos. Así que cuando tomamos el bote hacia el otro lado, me puse mis sandalias de plástico en el agua. ¡Esa era otra cosa buena sobre ellos, se podían mojar!

Estaba sumergida hasta la cintura cuando me golpeé mis pies y uno de mis zapatos se me cayó. Yo frenéticamente busque por todas partes, pero se había ido. Horror no está ni siquiera cerca de lo que yo sentí al caminar fuera del agua. Lloré, por supuesto, pero eso no trajo de vuelta mi maravilloso zapato.

Es una historia chistosa, pero dice la verdad acerca de la sabiduría y la locura. Una persona sabia escucha el consejo dado por otros, especialmente de aquellos que son mayores y más sabios en la fe y en la vida.

Si hubiera escuchado la sabiduría de mi mama podría haber conservado mis zapatos. En Ester, vemos sabiduría compartida y destinada a un resultado mucho más importante.

Ester era reina ahora. Dios la había puesto en el trono por un propósito muy especial de proteger a Su pueblo. Esta historia debe recordarnos que Dios nos ha puesto a cada una de nosotras en condiciones muy específicas. Puede que no conozcamos todos esos planes en este momento, pero sí sabemos muchos de los propósitos de nuestra vida. Si tienes un marido y una familia, entonces es ministrarles y apuntarlos a Cristo, su única esperanza de salvación. Si tienes amigos, entonces es ser un ejemplo piadoso para ellos y animarlos. Si tienes que “marcar tarjeta” en el lugar de trabajo, entonces es honrar a Dios a través de tu fidelidad y ética de trabajo.

Aunque Ester era la reina, ella no ignoró el consejo que Mardoqueo le dio (para mantener su etnia en secreto). Ella lo honró no sólo escuchando su consejo, sino haciendo lo que él había aconsejado.

Hay dos cosas hermosas para observar aquí:
El Honor de la Edad



Muchas personas ignoran a los ancianos. Son vistos como irrelevantes e innecesarios. En Occidente, los colocamos en comunidades donde puedan vivir con otras personas de su edad. A veces hacemos esto para aliviarnos a nosotras mismas de tener que cuidar de ellos, escucharlos, y amarlos. En su mayor parte no honramos aquellos con el pelo gris en la cultura americana. Pero Ester respetaba a Mardoqueo, un hombre mayor, y escuchó lo que tenía que decir. Con la edad viene la experiencia y la sabiduría. ” Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia.” Proverbios 16:31
El honor de la Sabiduría



Ester respetaba a Mardoqueo. Ella no solo asintió con la cabeza. Ella escuchó y siguió su consejo. Ella sabía que él tenía una visión más clara que ella. Sabía que “En los ancianos está la ciencia, Y en la larga edad la inteligencia..” (Job 12:12)
Necesitamos sabiduría. Pero fiel es Dios que la proporciona a los que la buscan; a los que piden por ella (Santiago 1: 5). Debemos estar dispuestas a buscarla cuando la necesitamos, y prestar atención cuando la escuchamos. El libro de Proverbios nos habla una y otra vez acerca de la belleza y el valor de contar con ella. Es una marca de alguien que teme al Señor, que es madura en la fe y que tendrá un impacto en los demás.

Mirando a Jesús,
Fuente:amaadiosgrandemente

sábado, 7 de febrero de 2015

Versiculo de la semana

sem3

{Ester} Dia VIII...Porque quizás no sea capaz de alcanzar el mundo, pero puedo alcanzar a uno - Desayuno espiritual 07 de febrero de 2015


leer Ester 2.8-11 / Meditar: Salmo 112.1

Tengo mucho que aprender sobre la maternidad, pero si hay una cosa de la que estoy segura, es de los viernes de Taco en la escuela.

Lo sé, sé que no es muy saludable. Físicamente hablando… Pero cuando estás en la escuela, los Tacos son el lenguaje del amor, y eso vale la pena. “No me abraces en público mamá”. ¿Pero tacos? Los tacos tienen onda.

Así que cada dos viernes, espero en la vieja minivan, pido un paquete de doce tacos en la ventanilla de órdenes para llevar, y oro fuerte por las conversaciones que tendré. Puedes aprender mucho en treinta minutos en la mesa del almuerzo de la escuela. Puedes aprender aún más cuando los tacos están presentes. Je. Hablan sobre el partido de fútbol de la noche anterior, ​​la tarea de matemáticas, y lo mala que es la comida de la cafetería. Y no dejan de hablar, porque alguien está realmente escuchando.

Y luego está este muchacho al que llamaré Max.

La primera vez que conocí a Max, él se acercó a mí con sus brillantes ojos marrones y me dio las gracias por su taco. Y entonces él me abrazó de la nada, y luego salió de su boca – como si no fuera gran cosa – ” Yo soy adoptado, ya sabes. “Y antes de que yo pudiera decir una palabra, procedió a hablarme sin parar los treinta minutos completos. Dijo un montón de cosas en ese tiempo, pero lo que realmente quería decir era…

“¿Me ves? Mi historia se ve diferente a la suya, pero ¿soy digno de ser amado de todos modos? “

En 2010, recuerdo el terremoto de Haití como si fuera ayer. Fotos de la ciudad capital destruida parpadeaban en la pantalla, y yo me vi afectada profundamente. Había estado allí durante la universidad. Yo caminaba por las calles. Me había enamorado de la gente, y clamé a Dios en su nombre una y otra vez. Y ahora – después de tantos años – era una madre, y no podía apartar la mirada de sus profundos ojos marrones. Ojos huérfanos que hablaban de su dolor. Su pérdida inimaginable.

Y quería salvar al mundo en ese momento.

Max tenía la misma mirada en sus profundos ojos marrones. Ya no era un huérfano, pero sus palabras y sus ojos elocuentes todavía estaban llenos de vacío.

Se dirigió de nuevo a su mesa – tú sabes, esa en la que se sentaba completamente solo – ahora con mi corazón conectado a él de una forma abrumadora. Le pedí a Dios en ese momento cómo podría ser alguien que hiciera la diferencia en su mundo. ¿Cómo podía mostrar el amor de Dios a Max?

Porque quizás no sea capaz de alcanzar el mundo, pero puedo alcanzar a uno…

Al leer a través de las páginas de Esther, estoy asombrada de cómo brilla la providencia de Dios cada vez en cada giro único. Una chica hermosa es huérfana, y su primo interviene para cuidar de ella.

“La religión de Dios el Padre, pura y sin mancha es esta: Visitar a los huérfanos ya las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo “~ Santiago 1:27.”

Una mano extendida.

Un acto desinteresado.

Un paso de fe.

Una decisión intencional que le dijo a una niña huérfana, “Tu historia se ve diferente que la mía, pero tú eres absolutamente digna de ser amada de todos modos”. Poco sabía Mardoqueo que cuando él se acercó a satisfacer las necesidades de una persona, terminaría impactando toda una nación.

¿Sabes cuando Dios te sigue poniendo algo – o alguien – justo en frente de tu cara y no puedes ignorarlo por más tiempo?

Bueno, en mi vida – en esta temporada – su nombre es Max.

Cuando le pregunté al Señor cómo podría hacer una diferencia en la vida de Max, en mi pequeña fe, sinceramente, no creí que fuera demasiado. Pero, por si acaso: cada Viernes de Taco – antes de que los niños devastadores como palomas corran al centro de la mesa y saqueen la codiciada caja marrón, intencionalmente guardo un taco sólo para Max. Y porque Dios ve al niño en lo más profundo y sabe que su alma necesita ser alimentada más de su vientre, no se detuvo allí.

Apenas la semana pasada, Max se mudó a una casa justo en nuestra misma calle.

Me siento aquí sacudiendo la cabeza con una sonrisa en mi cara, porque me cuesta creerlo. Sin embargo, no debería sorprenderme. ¿No es así como es Dios?

Toma nuestros panes, peces… y nuestros tacos para el amor de Dios… y los convierte en algomucho mejor.

Una mano extendida.

Un acto desinteresado.

Un paso de fe.

Aun cuando esa fe era mucho más pequeña de lo que debería haber sido …

Cielos soleados y setenta grados de calor me encontraron con las ventanas abajo, música a todo volumen, y mi canto desinhibido en la vieja minivan camino a casa la semana pasada. Y luego me vio.

“¡Oye, mamá de Jack!”

Pero lo que realmente quiso decir Max decir era…

“Estoy aquí. ¿Puedes verme? Mi historia se ve diferente a la suya, pero ¿soy digno de ser amado de todos modos?

Justo en mi calle. Justo en frente de mi cara una vez más, pidiendo ser amado. Y en ese momento, me acordé de que yo también había sido adoptada. No, no por una familia terrenal como Max, pero por un Padre Celestial que me vio en todo mi pecado, y que se agachó y me amó de todos modos. Y si Jesús podría haber susurrado a mi corazón en ese mismo momento, creo que Él podría haber dicho algo como esto:

“Whitney, te veo. Sé que su historia se ve diferente que la mía, pero no ves… es por eso que vine. Ahora ve y llega a uno solo en mi Nombre, y ve lo que mi poder puede hacer“.

Dime, ¿quién está en frente de ti… a la espera de ser visto y ser amado con el amor de Cristo?

Tu hijo… ¿que quiere que dejes de mirar el teléfono y le mires a él a los ojos y realmenteescuches lo que tiene que decir?

Tu amiga… ¿que anhela que alguien pregunte cómo le va realmente?

Un miembro de tu familia… ¿que no pueden explicar su vacío, sin embargo sabe que hay algo mucho más en la vida?

Tu marido… ¿que anhela tu sonrisa, tu respeto y la afirmación que una vez le diste libremente?

La viuda. El huérfano… ¿que desesperadamente quieren saber que no están solos en este mundo?

El alma perdida… ¿que nunca se sentirá completa hasta que se presente ante Aquel que le ve y le conoce y le ama a la perfección, sin importar lo que haya hecho?

“El Rey les responderá:” En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de los más pequeños de estos hermanos y hermanas míos, a mí lo hicisteis. “~ Mateo 25:40

Una mano extendida.

Un acto desinteresado.

Un paso de fe.

¿Vas a ser esa, en nombre de Jesús? Porque nunca se sabe si cuando se alcanza a uno sólo podríamos alcanzar al mundo …

A sus pies,

Fuente: amaadiosgrandemente

miércoles, 4 de febrero de 2015

{Ester} Dia VII...Huérfanos…pero no desamparados - Desayuno espiritual 04 de febrero de 2014

laura semana 2 martesLeer: Ester 2.5-7 /Meditar: Santiago 1.27

Sabemos que un huérfano es una persona que se queda sola porque ninguno de sus progenitores vive y en el proceso de crecimiento y desarrollo se encuentra solo o acompañado por personas que no son sus padres. Es común pensar que un huérfano está desprotegido, desamparado y es una persona vulnerable, frágil y débil. Pero en esta historia que empezamos a leer hoy y que nos abre las puertas para conocer los orígenes de la mujer que más tarde sería la reina de Persia y salvaría de la destrucción al pueblo judío, vemos que ser huérfano no fue un impedimento ni obstáculo para los planes de Dios.

Sí, lo estamos leyendo, la mujer que más tarde se convertiría en esposa de Asuero, el rey de Persia y de Media y, por tanto, en reina, es quien intervendría y salvaría al pueblo judío. Era huérfana pero, a pesar de su condición, nunca estuvo sola. De su cuidado se hizo cargo su primo Mardoqueo, un hombre que había sufrido el exilio de Jerusalén a Babilonia y había permanecido en cautividad pero que la adoptó como hija suya al morir sus padres.

Hay varios conceptos en este texto que debemos rescatar y que nos hablan del amor, cuidado y plan de Dios. Se habla de orfandad y adopción. En la condición de huérfano, Ester, probablemente, era una jovencita frágil, débil, delicada que podría sentir un vacío o soledad por la ausencia de sus progenitores. Pero Dios, que todo lo planea a la perfección, había destinado a Mardoqueo para el cuidado de esta chica de hermosa figura y buen parecer que más tarde cumpliría un propósito en los planes divinos del Señor al redimir al pueblo de Israel, convirtiéndose en reina de Persia.

Me emociona leer versículos que se enfrentan al concepto y percepción humanas. Parecen contradecir la mentalidad injusta y pecaminosa del hombre. A lo largo de la historia, un huérfano siempre ha sido visto con lástima y pena porque está desamparado pero Dios nos dice, en repetidas ocasiones, que de lo mínimo él hará algo grande; nos dice que en la debilidad veremos su poder y su gloria. La Biblia dice que más son los hijos de la desamparada que los de la casada y esto nos demuestra la infinita misericordia de Dios.


Y aunque tu principio haya sido pequeño,
Tu postrer estado será muy grande.

Job 7:8


Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.

2 Corintios 12:9


Porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová.

Isaías 54:1


Para él no hay lástima, hay misericordia. La misma que nos salvó y redimió porque nosotros también fuimos huérfanos en otro tiempo, estábamos exiliados de la presencia de Dios y éramos débiles, frágiles, susceptibles y vulnerables, pero hoy, gracias a Jesucristo, hemos sido adoptados y considerados hijos de Dios.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad. Efesios 1:3-5

Siendo una mujer huérfana y humilde, Ester hacía parte del plan de Dios y, de esa misma forma, el Señor tiene un plan y un llamado para ti y para mí en Su obra. Quizás no para conquistar naciones pero sí para representar y ser embajadoras de Su reino, practicando, como lo hizo la reina Ester, la bondad y misericordia con los demás.

En Santiago 1:27, se nos habla de la verdadera religión, de la auténtica espiritualidad. Y se nos dice que ésta consiste en visitar a las viudas y huérfanos en sus tribulaciones y guardarnos sin mancha del mundo. ¿No está claro el propósito? Ester hizo lo mismo, puso en práctica la verdadera religión y ayudó a los huérfanos y desamparados del pueblo judío, siendo ella una huérfana también.

Que la actitud de Mardoqueo con su prima, de sacrificio y esfuerzo por ayudarla, protegerla, aconsejarla en la ausencia de sus padres nos mueva a misericordia y sirva para ayudar a los huérfanos y desamparados porque nosotros también lo fuimos pero hoy, gracias a la misericordia de Dios hemos sido rescatados y amparados por su amor y gracia.

Revisemos si en nuestra actitud estamos aplicando la verdadera espiritualidad o nos limitamos a leer la biblia, ir a la iglesia y diezmar. Dios quiere que amemos con autenticidad, a pesar de todo, que visitemos a los enfermos, a los desamparados, a las viudas y huérfanos. Hay muchos huérfanos a tu alrededor aunque tengan padres. Están huérfanos de Dios. Sé el instrumento que les acerque al reino del Señor y permite que tengan vida y sean libres de la orfandad.

Trabajando y sirviendo al mejor de los jefes,
Fuente: amaadiosgrandemente

lunes, 2 de febrero de 2015

{Ester}Dia VI... Viviendo como sabios / Desayuno espiritual 02 de febrero de 2015

Leer: Ester 2.1-4 / Meditar: Efesios 5.15
sem 2 lunes
El versículo del devocional de hoy se encuentra en Efesios 5. He estado pensando sobre esto desde hace un tiempo y quiero compartir un de cosas con ustedes hoy.

Efesios 5:15

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios”

¿Por qué tenemos que vivir como sabios? Pablo nos lo dice en el versículo 16: “porque los días son malos“.

Había mucha maldad en los tiempos de Ester…del mismo modo que la hay hoy en día. Esta semana, Ester será llamada a la corte del rey, que tenía un estilo de vida extravagante y excesivo. Esto es claro cuando estudiamos la manera en la que el rey buscó una nueva reina. Ester tendrá que comportarse con cuidado y vivir con sabiduría para salvar a su pueblo.

Cuando de maldad se trata, nuestra cultura no es muy diferente. No puedes encender la television sin ver algunas de las cosas horribles que pasan en el mundo. Algunas de ellas son tristes y otras aterradoras. También sé con seguridad que hay maldad en nuestras ciudades, grandes o pequeñas. El mal está en todas partes.

Pablo nos está recordando que, porque hay pecado y maldad en el mundo, debemos vivir cuidadosamente.

Así que, ¿de qué manera nos conectamos con una cultura que tiene tanta maldad? Aquí hay tres puntos que nos ayudarán a pensar sobre la cultura en nuestras comunidades.


1. Rechaza lo que es malo

Hay un montón de cosas terribles en nuestro mundo. Cosas como el tráfico humano, la pornografía o el racismo son sólo algunas de las más obvias. Pero otras más sutiles como el materialismo, el descontento, el egoísmo, la flojera, el reclamo constante…también deben ser rechazadas y tenemos que luchar en contra de ellas.


2. Acepta lo que es bueno


Así como hay maldad, hay también cosas hermosas en este mundo. Todos los seres humanos somos creados a imagen de Dios, lo que nos da a cada uno de nosotros valor y significado. La creatividad es una de las características que tenemos por ser creadas a imagen de Dios. Por tanto, po demos disfrutar y apreciar las maravillas en el arte y en la música. Podemos sumarnos también a causas humanitarias, ayudar ante los desastres, tener gestos de amabilidad o participar en los festivales y las ferias que celebran nuestras comunidades.


3. Arregla lo que está dañado


Hay algunas cosas en nuestra cultura que están dañadas y necesitan ser reparadas y redimidas. Cosas como el sistema educativo, el gobierno, familias y matrimonios, vidas de personas y vecindarios, solo por nombrar algunos.


El mundo es un lugar peligroso, pero hemos sido enviadas a él. Aunque no podemos ver este mundo como nuestro hogar, tenemos que estar en el, aun no siendo parte de él…y esto requiere sabiduría. La misma sabiduría que Ester necesitó para salvar a los judíos.